Te gusta el rol, te gusta Naruto este es tu lugar
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Diviertete mucho e Invita a tus amigos!
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» NH Chronicles 4: El retorno de las Leyendas
Miér Jun 27, 2012 5:43 pm por Seishin

» Caseta de registro
Miér Mayo 30, 2012 7:14 pm por Kitsune

» La muralla
Miér Mayo 30, 2012 7:09 pm por Kitsune

» Bosque Azul. Area de entrenamiento de Ginsen
Mar Mayo 29, 2012 5:25 pm por Hyoshe Rimuseki

» Hola :/ La longitud del título del tema debe ser entre 10 y 255 carácteres
Vie Mayo 25, 2012 3:41 pm por Seishin

» Zona cerca del lago
Jue Abr 19, 2012 3:19 pm por ruiyoku

» Residencia de Estudiantes de Intercambio de Suna.
Sáb Abr 14, 2012 10:43 pm por Sabaku no Hachi

» Campo de Entrenamiento #17 Junto a la cascada
Sáb Abr 14, 2012 10:30 pm por Sabaku no Hachi

» Fuck the End! We are Back baby!
Miér Abr 11, 2012 4:02 pm por Nibori Satō

Afilianos
Naruto Historia
Afiliados
Academia Youkai Rol
Mejores posteadores
Kaito Murasame
 
Ginsen Himura
 
Seishin
 
Bara Kunasaka
 
Uwasa
 
Aria Hyo no bara
 
ruiyoku
 
Andrés
 
Ichisaru Tsukino
 
Roku
 
Reloj
Chat

[ Copy this | Start New | Full Size ]

Comparte | 
 

 "NH Gaiden"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: "NH Gaiden"   Mar Feb 21, 2012 3:45 pm

Prologo Inicio

¿Habéis escuchado alguna vez una de esas historias que hacen que tu piel se tense, tu vello se erice, y os haga querer saber más y más? Pues esta es una de esas historias. Permitidme, amigos, que os narre la historia que labró el futuro en que vivimos… La historia de guerra que forzó estos tiempos. Para ello os hablaré de la persona que desencadenó todo esto.



Akatsuki… Una organización que reunía a algunos e los ninjas más poderosos de los últimos siglos… En ocasiones, el destino es así de irónico, y reúne en un solo momento del tiempo a un grupo de personas que por separado pudieron ser grandes… Pero juntos, cambiaron la historia. Akatsuki tenía a gran parte de esa gente.



Durante la guerra, Akatsuki era inmensamente poderosa: Su líder, Shikamaru Nara, era ciertamente un hombre… Extraordinario. Creo que nadie sabe exactamente que pasaba por su mente. ¿Poder, malicia? No creo que fuera importante. Muchos le consideraban un loco, dicen que hasta él mismo se consideraba así, pero resulta cómico, ya que un loco jamás es consciente de su locura. Perdonad que divague, pero es difícil empezar una historia…



Como decía, Shikamaru, junto a Akatsuki, hizo cosas terribles, pero grandes. No quiero decir con ello deseables, si no destacables. Os contaré cuando las cosas empezaron a descontrolarse.



Arcthenas, uno de los más letales asesinos de la organización, había tenido un enfrentamiento con la Kazekage de la época, Shizune. En la cruenta batalla, el asesino de Akatsuki dio la vuelta al combate antes de su final, eliminando a la guardiana y líder de la aldea. Esto causó un gran revuelo, puesto que Akatsuki empezaba a llamar demasiado la atención, aunque no sería lo último que desencadeno el caos, ya que poco más tarde, el mismo asesino se vio envuelto en una situación que quedaba demasiado grande para él. Rodeado de dos demonios, el Hachibi y el Ichibi, consiguió atrapar al segundo, pero en el mismo combate, el 8 colas terminó por suprimirle, encerrándolo en otra dimensión para dejarle morir.



Esto causó un malestar en Akatsuki, lo cual llevó a la siguiente tragedia. Uno de los miembros más poderosos, que compartía nombre con el líder de la organización y mantenía una relación amorosa que culminó en matrimonio con una de las líderes de las aldeas, asesinó brutalmente a su esposa… O eso pareció. Unos Anbu de la lluvia encontraron a la Kusukage, la líder de la hierba, la esposa de ShikaII, y la llevaron a su aldea. Esta información fue un secreto durante algún tiempo…



Volvamos a lo principal. Tras estos acontecimientos, Shikamaru, acompañado de Anna Uchiha, otra miembro de la organización, causaron una de las mayores masacres que puedan recordar: El país de la estrella, la hierba, y la nieve, fueron destruidas, junto a sus aldeanos. Las noticias cayeron como una losa sobre todo el mundo ninja, que quedó conmocionado… Excepto una persona, que sin dudarlo actuó en consecuencia.



El líder de la lluvia, Tao-Rod, decidió entonces unirse a otra organización para poder preparar algún tipo de contraofensiva, pero la Tsuchikage, Divalu, miembro también de esa alianza, y enferma desde hacía un tiempo, recibió una visita por parte de unos inesperados visitantes.



Taka.



Atobe, líder de Taka, se enfrentó a Divalu en un combate de uno contra uno, pero el final de este fue prematuro: La enfermedad de Divalu impidió que esta pudiera seguir luchando. La muerte de la Tsuchikage hizo que ocurriese algo que pudo cambiar el rumbo de las cosas: Atobe decidió acabar con Akatsuki.



Este, amigos es el principio de esta historia. ¿Queréis saber más? ¿Por donde continuar? ¡Oh, ya se! Creo que es el mejor lugar…

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Feb 21, 2012 3:52 pm

Capitulo 2: Brillo oscuro



Divalu yacía en los brazos de Karlz, el mayor de la dinastía Von Schraider, ella respiraba pesadamente mientras sus ojos perdían su luz y estos débilmente buscaban al también llamado Atobe Keigo. – Yo lo detendré, dijo Atobe casi como un susurro. Divalu con las últimas fuerzas de vida sonrió ligeramente a Karlz y con su diestra trato de tocar rostro sin éxito. - Gracias Atobe kun. Divalu cerró sus ojos sin decir nada mas su diestra cayó lentamente, la Tsuchikage había muerto. Unos minutos de silencio pasaron sin que nadie se atreviera a decir una sola palabra. – Es hora de irnos, dijo Rima con una voz comprensible mientras tocaba su hombro. Karlz afirmo con la cabeza no había nada mas que hacer mas que cumplir su promesa.





No muy lejos en la montaña principal de Iwagakure una sombría figura observaba desde la oscuridad y protección de la noche todo lo que había acontecido en el campo de batalla. Su rostro oculto por las sombras y su cabellera no revelaban su identidad actual. - Vaya, pensaba que estaba solo. Dijo con un cierto tono de ironía mientras seguía observando el lugar donde había sucedido aquella batalla. - Una de las deshonras del clan no debería hablar tan a la ligera. Como si su cuerpo se formara de la nada Obito Uchiha probablemente el shinobi mas leal de todo Konoha. Madara soltó apenas una ligera risa mientras volteaba para ver ha aquel que compartía su misma sangre, la sangre Uchiha. – Lo dice aquel que oculta su rostro tras una mascara, Madara por fin desvelo su rostro, se notaba tenso, ansioso. – “El” se acerca. Sin decir nada mas Obito se retiro su mascara naranja enseñando un rostro idéntico al de Madara, acto seguido desenfundo su katana que tenia propiedades de chakra raiton el cual brillaba como si el filo fuese formado por luz - El destino es cruel e ironico, para poder salvarnos tendremos que luchar juntos por nuestra supervivencia hermano. Madara camino hasta quedar a la misma distancia de Obito tomando un kunai con su zurda. Ambos hermanos en guardia esperaban la tormenta que surgiría después de esa odiosa tranquilidad. De pronto la luna cambio; se tornaba oscura y reflejaba una extraña y perversa luz El sonido del metal se escuchaba por todas las montañas, frente a ellos se encontraba la figura que asemejaba a un angel de la muerte; El caballero negro.




Ambos hermanos lo veían incrédulos en verdad estaban observando al ser que con un golpe de su espada era capas de terminar con la vida de toda una aldea. Madara puso su diestra al frente sosteniendo su kunai, mientras sus ojos cambiaban al ya conocido Magenkyou Sharingan se disponía ah hablar. - ¿Por que tu un ser de tal fuerza se interesa en nosotros? Acaso representamos una amenaza? Obito se mantenía al margen mientras su sharingan también tomaba su última forma. El caballero quien portaba espada y escudo en ambos brazos tomaba su posición de combate. – Les doy el primer ataque, adelante. Apenas escucharon las palabras ambos hermanos se sintieron humillados, Madara nada peresoso inicio el ataque lanzando aquel kunai que traia en la mano después de unos sellos extraordinariamente rapidos ese kunai se convirtió en una lluvia de ellos. - Ame Kunai kage bushin no jutsu, Madara sonrio al ver que su ataque no tenia rango de falla, - Un shinobi verdadero no confía en que su primer ataque termine la pelea.




El caballero dio un golpe de diestra al aire con su espada, un instante después aquella lluvia de kunais habían terminado en no mas que polvo. – Gotcha!!! Se escucho a las espaladas del caballero Obito había utilizado el tiempo en que el caballero había blandido su espada para colocarse atrás de el con el Shiriashi no Jutsu, Obito intento una estocada a la espalda del caballero, cuando creía que su ataque había acertado el escudo del caballero se había interpuesto deteniendo el ataque y lanzando a Obito a unos 10 metros de distancia. Madara se reunió con su hermano ambos quedaron frente al caballero una vez mas. – Maldición Obito tu plan fue un asco, hora de intentar como un verdadero Uchiha. Dijo Madara con una voz que reflejaba algo de frustración. - Tsukoyomi . Inmediatamente el caballero bajo ambos brazos como si este estuviera en aquel genjutsu. Madara sonrió solo por unos segundos antes de que algo borrara su sonrisa.


- No… Déjame.... Nooooo, Madara termino en el suelo tomándose la cabeza mientras Obito no creía lo que veía. - Que carajos ha pasado. Dijo el sennin y ex Kazekage mientras trataba de reincorporar a su hermano, la voz del caballero se escucho mientras el sonido del metal. - Hakuryu. Obito no tardo en reaccionar su Sharingan empezó a girar el caballero noto la cantidad de chakra que intentaba devorarle. Obito se concentraba mientras el caballero empezaba a desaparecer y no dejar rastro alguno, pasados algunos segundos el caballero había desaparecido era una victoria Uchiha.



Obito tambaleante por el esfuerzo titánico que suponía usar su tecnica de tiempo y espacio lentamente se acercaba a Madara que empezaba a mostrar un poco de cordura después de que su propio Genjutsu había sido contraatacado. – Madara … te encuentras bie….. Un trueno cayo y arboles creccian en el lugar donde se había encontrado el caballero, con estos a la espada del caballero atravesaba el corazón del Sennin de Konoha. - "Sono Shizukanarukoto Hayashi no Gotoshi"( Tranquilo como el bosque “Rin”), "Ugokukoto Raitei no Gotoshi" (Impacta como el trueno”Rai” ), Subestimaste mis capacidades y sobre valoraste las tuyas Obito san es lo que te ha costado la pelea y tu vida. El caballero saco su espada del pecho de Obito dejándole caer enfrente de su hermano. Madara quedo en shock por un segundo. La ira tomo y de sus ojos la llama negra conocida como Amateratsu surgió pero antes que llegara al mismo caballero las llamas negras se extinguían y dejaban a su cambio a arboles que crecían en la arida rocas. - Sono Shizukanarukoto Hayashi no Gotoshi. Madara apenas veía por utilizar su Magenkyou Sharingan cuando observo los ojos del caballero quien tenía a apenas un metro de distancia. - No… eres tu … esos ojos … se quien eres. El caballero levanto esta hecha brillo por un momento. - Eso no importa, los muertos no hablan.




En la aldea de la lluvia, mas preciso en el despacho del Amekage Tao Rod Baransu Amekage y Kurenai Lider de la organización Hebi parecían discutir de algún tipo de plan para contraatacar la ofensiva que Akatsuki. Mientras Tao se encontraba serio, Kurenai ponía mas atención a su plato de Ramen que devoraba con alegría, al voltear a ver a Baransu esta detuvo su comida. – Que te preocupa baransu, y no me digas que nada por que tus ojos me dicen que es algo. Tao hizo una mueca de desagrado mientras se dispuso a contestar. – No es de tu importancia, sigamos con los planes. Kurenai se encogió de hombros al ver que no escucharía una verdadera respuesta de Tao rod. Intentaron seguir con los planes, discutían varios puntos pero el mas preocupante era la cuestión de evitar al Caballero. - Que yo entro!!!! Una voz juvenil se escucho antes de que la puerta fuera atravesada por un Anbu que protegía el despacho del Amekage, era Juroyi quien se notaba claramente disguistado, sin pensarlo se dirigió en contra de Tao rod saltando a su mentora Kurenai e intentando golpearle. Tao sin inmutarse se quito el golpe y con su diestra lo tomo del cráneo para mandarlo contra su propio despacho acabando en el suelo. –Tsk era un buen escritorio Dijo Baransu mientras se ponía de cunclillas para quedar cara a cara con Juroyi . - controlate eres el “elegido”. Tao Rod se levanto dejando a Juroyi en el suelo, volteo a ver a Kurenai solo para sorprenderse. – Ya se que hacer, Dijo la líder Hebi con entusiasmo. - Tu vas a rescatar a tu amada y yo me encargo de entrenar al chico, si … bueno esta dicho. Sin esperar a una contestación Kurenai pateo por la ventana lo que quedaba del Hyuga destruyendo el cristal y saliendo apresuradamente por la puerta, mientras tanto Tao había quedado sorprendido y un poco intrigado. – Hubieran salido por la puerta…. Dichas estas palabras se llevo su mano a su frente mientras caminaba saliendo del despacho. - Regresare en unos días… cuiden la aldea Los anbus que permanecían consientes contestaron unisonoramente ante las palabras de su líder.




Habían pasado algunos días desde la muerte de la Tsuchikage y los tres hermanos de la dinastía Von Schraider se encontraban en la aldea de la arena tratando de buscar algún tipo de pista de la localización del líder Akatsuki Shikamaru Nara, debido al poco tiempo con el que contaban ambos tomaron diferentes rutas para cubrir rápidamente aquella aldea que ahora se encontraba en ruinas por la Guerra Shinobi. Sus métodos de búsqueda eran diferentes uno con otro, Rima requería a la seducción de hombres para que facilitaran la información, mientras tanto Karlz le importaba poco y preguntaba muy francamente lo que la mayoría de las veces intimidaba a los aldeanos y por ultimo Garyuu quien entre quejido y quejido fue el que consiguió un descubrimiento importante en unas ruinas de lo que parecía un antiguo hogar. - Una Kunoichi viva!? … y un ave ninja… esto se lo tengo que decir a los ególatras.




Anna se encontraba de pésimo humor tirando kunais a cualquier ser vivo que se le atravezara, la actitud que había tomado Shika II no le era de su total agrado, - Maldito idiota… prefiere estar en el laboratorio por días en vez de hacerme compañía en lo que Shika despierta. Como si fuera invocado Shikamaru el Lider akatsuki aparecía de entre las mismas sombras de la cueva. Su rostro mostraba un sueño terrible y una terrible pereza, la rubia nada perezosa tomo la gemela de Yamato mientras se levantaba feliz de ver a su líder y probable amante. - Y bueno… ya que descansaste, en que nos vamos a divertir. Dijo con una sonrisa entre su fino rostro, Al escuchar las palabras Shikamaru bostezo fuerte mente mientras se tallaba los ojos como un niño pequeño lo haría. - No solo la espada Anna, recuerdas el regalo del otro día. Anna confundida trato de contestar ante la pregunta de Shikamaru. - ¿eso? Shikamaru afirmo con su cabeza mientras mostraba su típica sonrisa.- El rosario de las 1080




"Que planea Shikamaru ... ¿que es el rosario de las 1080?",


Siguiente Capitulo:¿ Tao vs Gabriel ?

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Feb 21, 2012 4:33 pm

Capitulo 3: Tao vs Gabriel


El grito de Garyuu se extendió por toda la aldea llegando rápidamente a sus hermanos, Atobe estaba sentando pensando en la situación … mientras que Rima seguía tratando de conseguir información, pero al momento que escucharon lo mas rápido acudieron con su hermano - Que pasa. Rima vio el cuerpo de aquella joven, rápidamente recordó algunos archivos de la Raikage en donde ella aparecia, Era Tsuyoku Otome la "novia" de Taorod - Ella es la amiga … si la amiga del Amekage … Tsuyoku Dijo entrecortado mientras Karlz llegaba a observar la situacion. El menor de los Von shcraider daba primeros auxilios mientras los otros dos observaban. La cara de Rima mostraba preocupación y hasta cierto miedo por lo que podría llegar a pasar, Atobe entonces … elaboro un plan rápidamente – Rima Garyuu … Ustedes dos lleven a la joven a la aldea de la Lluvia yo seguire buscándolo. Dijo en forma imperativa el mayor de los 3 – Estas loco somos un equipo vamos todos o ninguno Respondio Garyuu con un grito mientras dejaba de atneder a los heridos, - Por fin Garyuu tiene razón karlz somos... suplicaba la hermana. Atobe entonces los volteo a ver con una mirada de frustacion, esa mirada solo se habia visto pocas veces. Ambos hermanos entendieron esa mirada, solo afirmaron con la cabeza, prometiendose que se volverian a ver.


Tao Rod seguía su camino ya había pasado un día desde que había partido de la aldea de la lluvia pero no se podía detener la situación ameritaba que usara toda su velocidad para llegar lo mas rápido con Gabriel Uchiha el Heroe de la cascada, Tao noto la entrada de la puerta muy cerca... pero estaba cerrada y lo que mas le sorprendió era Gabriel que lo estaba esperando – No meteras a mi aldea en tu guerra somos la única aldea que sigue en paz Rod … no permitiré que mis aldeanos sufran de terror … Tao se mantuvo tranquilo ante la respuesta de Gabriel – Hmm… Ya veo ... Pero tarde o temprano tu aldea será alcanzada por la guerra de eso no tengo duda – Callate ... Contesto el ultimo Heroe

El estado Psicologico de Gabriel como no era nada bueno no habia dormido en noches pensando en como alejar la guerra de su aldea … era algo agotador, aunque el sabia que era verdad lo que decía Tao no iva permitir que se lo restregara en la cara

Gabriel se lanzo al ataque directamente contra tao tratando de golpearlo pero
Tao Intercepto su golpe con otro golpe de igual proporción.

Al chocar los golpes una onda de chakra se expandió por toda la zona derrumbando varios arboles, la pelea prosiguió tanto Tao como Gabriel eran excelentes luchadores cuerpo a cuerpo ninguno habia utilizado todavía ningún tipo de arma o jutsu, Gabriel atacaba ferosmente pero Tao contraatacaba de igual forma, cada vez que chocaban sus golpes el poderoso chakra se podía sentir cada vez tirando mas arboles y asotando la entrada a la aldea – Esto se acaba ahora mismo. Gabriel tomo de su espalda su poderosa espada mientras Tao tomaba sus Espadas gemelas utilizando su típica estrategia tao lanzo una de ellas directamente a Gabriel pero sucedió algo impensado la espada de Tao termino cortada en dos ante una sola movimiento de Gabriel Tao – Tsk…

Gabrel sonreia mientras alzaba a la vista a la poderosa excalibur. - Sorprendido Baransu iLa pelea habia tomado un rumbo diferente Excalibur era demasiado poderosa como para combatir con la espada sobrante Tao se encontraba en un momento bastante complicado pero su mente habia hecho que algo se liberara – Voy en tu lugar patetico idiota, no voy a permitir que nos maten por tu culpa. Suroku la personalidad alterna de Tao habia aparecido, y esta era mucho mas agresivo hasta en su forma de plantarse en el campo y mucho menos predecible.

Suroku ahora era el que tenia el control de la situación rápidamente sin importarle el salir lastiamdo se dirigió en una carga a Gabriel… Gabriel intento atacarlo con Excalibur pero sus ataques parecían no afectarle los estaba leyendo todo lo que Gabriel le lanzaba al final Suroku golpeo a Gabriel en el rostro mandándolo unos 30 metros en dirección a un árbol Sin embargo la mano de Suroku se congelo gabriel habia utilizado su ultima alternativa el Hyoton.

Cuando ambos ivan a utilizar sus últimos jutsus algo sucedió un cambio en el ambiente un chakra impresionante no solo si no eran dos …. Tao y Gabriel se habían alejado de la aldea pero solo vieron una inmensa luz color blanca unos segundos después ya no existía la aldea de la Cascada …

– Demasiado fácil, es hora de capturar al Hachibi, dijo el Lider akatsuki que miraba con indifrencia y aburrimiento. – Como digas … pero no pensé que fuera tan fácil destruir esto espero que el Hachibi sea mas divertido. La rubia se acomodaba su cabello mientras suspiraba tal como si hubiera visto una mala pelicula

Shikamaru y Anna se encontraban en la cima de lo que era la cascada central … la aldea habia sido destruida no se encontraba ningún rastro de ella solo se veía alrededor de lo que era la aldea … el rosario que aun cubria todo ese terreno el rosario habia mandado al mundo espiritual a toda la aldea.

La luz lastimo de gravedad tanto a Gabriel como a Tao quienes se encontraban el piso ambos alzaron la mirada para ver a ambos Akatsuki - Nooo Grito Gabriel desconosolado al ver la perdida de su aldea. El heroe se levanto furioso por lo ocurrido utilizando sus ultimas fuerzas trato de atacar a Shikamaru pero su batalla habia sido bastante agotadora solo se vio como Shikamaru lo atravezo con Yamato del abdomen y lo dejo caer varios metros a la tierra – Atacame cuando en verdad estes en condiciones de luchar. Shikamaru habia dejado a Gabriel vivo, en ese mismo instante desaparecieron ante la mirada de Tao … que terminaba desmayado por los daños recibidos



Kurenai permanecia con una rodilla al suelo mientras Juroyi se veía como estaba de pie bastante lastimado pero su chakra y cuerpo eran mas fuertes – Creo que ya aprendiste todo de mi. Decia la lider Hebi a su alumno que se mostraba igual de cansado que su tutora - Gracias por todo ahora se que puedo derrotarlo. Se tomo su brazo en señal de poder mientras su Sensei se acercaba para darle un golpe en la cabezai – No seas tonto tus habilidades mejoraron pero todavía no estas cerca de derrotarlo. - Sin embargo se de alguien que si puede derrotarle.

¿Quién es el ? Que trama Kurenai ...

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Feb 21, 2012 5:09 pm

Capitulo 4 La descision Hebi: Adios Kurenai.

Dos de los 3 hermanos habían llegando a las afueras de la aldea de la lluvia. En la entrada se toparon con la seguridad de la aldea la cual no permitio acceder a esta si no se identificaban, Garyuu no estaba para tramites por lo que noqueo al guardia de un solo golpe al igual solo emperoando la situacion, en poco tiempo un escuadron de Anbu de la aldea habia rodeado a los hermanos. – Parece que no entienden Garyuu. La chica rubia señalo a la espalda de su hermano y este descubrió lo que portaba en la espalda, se encontraba Tsuyoku muy mal herida en ese momento los anbus tomaron a la chica e inmediato la empezaron a trasladar al hospital. Raduu por su cuenta seguia a los Anbu volando en aquella lluvia apesar de sus heridas

Los Taka miraron hasta estar totalmente seguros de que la Kunoichi no se encontraba en peligro por lo que segundos despues desaparecieron. A pesar de ser las fuerzas de seguridad de la aldea quedaron en total confusion. Fue cuando se escucho una orden del lider de las fuerzas anbu – Llamen al escuadrón de Búsqueda envíen a Max Rine como líder y encuentren al amekage. Los anbus se dispersaron ante la orden



Los restos de lo que alguna vez fue una hermosa aldea ahora solo eran ruinas y ceniza debido al poder destructivo, todo era ruinas desde la calles, las construcciones la oficina de la kusukage y su casa.

El viento soplaba en las ruinas del que alguna vez fuera el hogar de la kusukage Aika Tsukino, en el una sombria figura se podia observar todo su cuerpo lo cubria una inmensa capa lentamente caminaba por lo que eran los pasillos de la casa, entrando a los cuartos destruidos se tomaba tiempo sin decir nada solo examinaba … – Por fin te encontré … Shikaii. Shikaii se descurio su rostro dejando ver su inmensa tristesa y melancolía que lo reflejaba hasta en su chakra. – Eres una enemiga no me queda otro remedio mas que el de asesinarte. Dijo la mano derecha del lider akatsuki. Kurenai no se inmuto nisiquiera izo un movimiento para defenderse, ante tal comportamiento Shikaii se detuvo - Tu actitud es confortable que quieres …

El viento soplo moviendo los cabellos de Kurenai… mientras la luz de la luna se reflejaba en sus ojos… – Derrota a Shikamaru . Shikaii mostro sorpresa ante tal proposición que le decia Kurenai – No… Soy leal a el , en que piensas. Shikaii en ese momento su voz se quebró un poco. Kurenai seguía en el mismo lugar el viento seguía moviendo su cabello por un momento el viento sopolo con gran fuerza arrancando la capa de Shika II mostrando que sostenía una foto de toda su familia – Tu familia no esta muerta, Nunca los asesinaste … La cara de Shikaii se congelo sus ojos se expandieron recordando ese momento




– Papa que haces ?! La espada había atravesado el cuerpo de Zuki mientras Kagome corría por su madre Sakura se escondía en su cuarto tratando de que su padre no las encontrara – Lo siento... Chire Senbonzakura. Los pétalos se expandieron en toda la casa … cortando miles de veces a sus 3 hijas pero sin que lo notara Shikaii habia estado fluyendo su chakra hyton en ellas haciendo las heridas muy poco profundas .. y congelando las hemorragias salvándole la vida a sus 3 hijas pero todo parecía muy real … demasiado para cuando llegara Aika. – Ya llegue niñas, Como… Aika había quedado en estado de shock era demasiado fuerte para ella ver a sus hijas en el suelo aparentemente muertas… en ese momento Shikaii apareció detrás de ella. Aika instintivamente utilizo su adaptación en Tortuga, Shikaii ataco aun con la coraza su golpe deveria haber sido mortal mas no lo fue shika II la dejo en estado de coma. – Te amo Aika, No mueras



Shikaii se mostraba todavía metido en sus recuerdos cuando Kurenai cerro los ojos y el viento por fin termino de soplar i – Entiendes Derrotalo pon fin a esto por tus hijas. Sin embargo el nego con los brazos – Es demasiado poderoso, Kurenai abrió los ojos mostrando un poco de lagrimas mientras sonreía .. - Matame … Obtendras mi chakra mi poder … y sellaras a mi bijuu interno obtendrás solo su poder, podras derrotarlo. Shikaii miro fijamente a Kurenai entonces se dio cuenta de algo, Kurenai sabia a lo que venia iva a morir. Pero por que morir por el bien de la humanidad – Por que quieres morir. Kurenai sonrio a Shika II después de unos segundo estaba enfrente de Shika II tomando su mano y a senbonzakura atravezandole el corazón i- Me di cuenta … que no es lo que quería mi sensei. Tomo la espada y se atravezo con ella el pecho, Kurenai murió con una sonrisa en su rostro sabiendo que se reuniría con su sensei y su familia, unos segundos después el Chakra de Kurenai fue transferido a Shika II de golpe. El aura rodeo a Shikaii por unos segundos en donde surgio como un pilar de luz.


Max Rine el encargado en búsqueda y su equipo seguían tratando de encontrar al amekage. El escuadron de varios hombres buscaban cualquier señal que les fuera a dar con el paradero de su lider cuando de su radio transmisor se escucho las palabras que el queria. – Lo encontré Lider, es el amekage!. Max y el equipo fueron hasta donde se encontraba el amekage que un se encontraba consiente este dijo palabras con su ultimas fuerzas que le quedaban –Rescaten a Gabriel yo estare bien.
El escadron fue en busca de Gabriel en cuanto lo encontraron partieron con el a la aldea de la lluvia con el Heroe y el Amekage
– Eso es todo ahora retirémonos Ordeno al escuadron pero este se vio se vio interrumpido por una figura sombria que le corto su paso que lanzo un kunai que izo un pequeño corte en su mejila izquierda. Koji lo miraba desde un arbol con una mirada fria y serena - Tu no vas a ninguna parte…



Tanto el lider como su bella acompañante estaban tranquilamente caminando por las calles de kumogokare, Anna se veía bastante feliz y llevaba un pergamino en la mano. Sonreia como una chica de colegio. – Shika fue divertido capturar al Hachibi Dijo sonriendo y viendo el pergamino en donde la bestia de 8 colas descanzaba. – Solo un poco. Contesto para enseguida detener su caminar abruptamente – Por que te detienes Shika. Pregunto la rubia con un toque de ingenuidad, Shikamaru entonces con su diestra señalo un punto – Por el … La figura del líder taka se mostraba era Atobe Keigo que en sus ojos ardian en furia y apretaba sus puños estaba decidido a acabar con el Lider akatsuki – Es hora de que seas deslumbrado por mi grandeza



Siguiente Capitulo: Destino ..

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Seishin
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 15/04/2011
Edad : 27

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Jue Feb 23, 2012 5:53 pm

Capitulo 5: “Hay quienes escapan de su destino, otros que van en busca de él”

Aldea de la nube

El ambiente se tornaba tenso y el aire soplaba con singularidad, como una muestra mas de su respeto a tan poderosos shinobis. Ninguno de los dos se movia, solo se mantenían mutuamente atentos, con la vista fija uno en el otro.

Shikamaru no se mostraba nervioso, su temple era sereno, contrario al de Anna, un poco sorprendida al ver que el oponente no era aquel a quien alguna vez llamó su subordinado. Atobe, por su parte, no hacía gala de la confianza que siempre lo habia caracterizado. Sus ojos mostraban su espíritu, que ardia en llamas con toda su furia y su promesa realizada a la Tsuchikage, Divalu.

Anna entendió la situación: Esta pelea era solo entre ellos. Con un paso, desapareció junto con el Hachibi, para al siguiente, aparecer unos cuantos metros mas alejada del lugar, esperando a que todo comenzase.

En un instante, ambos chakras empezaron a fluir al mismo nivel. Era como 2 geisers que luchaban por ver quien sería el primero en alcanzar las nubes. Atobe estaba enojado, furioso, y ya no ocultaba su rabia, liberando su chakra en una llamarada de color azul rey.

Frente a él, Shika se mostraba tranquilo, pero al igual que Atobe, permitía su chakra arder con un color rojo sangre. Era un choque impresionante entre ambas fuerzas: incluso los arboles cercanos y el terreno se veian destruidos por la magnitud de sus auras.

Atobe K – ¡Muere, Nara!

Atobe desapareció y reapareció a un metro de Shikamaru, tratando de golpearlo con su brazo derecho. Su golpe, sin embargo, fue detenido con la mano abierta de Shika. Atobe giro su cuerpo usando el impulso y conecto una fuerte patada en el rostro de Shika, pero el único efecto fue un ligero giro de su cuello.

Shika – Tanto poder desperdiciado...

Atobe quedo sorprendido por un momento, instante en que Shikamaru golpeó su estómago. Mientras Atobe caía sobre sus rodillas, una patada de Shikamaru en su abdomen hizo que saliera volando, haciendole impactar contra una roca, que quedó reducida a meros fragmentos por el golpe.

Atobe – No pensé que fuera tan fuerte…- Susurró para sí el shinobi en los escombros de la roca.- Tengo que hacer algo...

Aldea la Cascada

Max se encontraba bastante herido, tirado en el suelo lleno de sangre. Sus dos brazos se veian bastante lastimados, mientras Koji caminaba lentamente en la dirección en la que se encontraba Max

Koji – Vamos, levantate. Esto todavía no ha terminado…

Max, haciendo acopio de todas sus fuerzas, se levanto. Aunque sabia que ya no tenia ninguna oportunidad de gana, su espíritu no le permitia rendirse. No contra alguien que atentaba su aldea.

Max- No… No voy a permitir que avanzes.

Max ataco a la mayor velocidad que le permitía su cuerpo con un kunai entre sus manos, y cuando estuvo suficientemente cerca, trato de enterrarlo en el cuello de Koji. Sin embargo, el agotamiento era demasiado, y Max fallo. La siguiente imagen que captaron sus ojos era Koji, atravesandole el estomago con la katana.

Koji – Buen intento, shinobi.

Con gesto de dolor, Max sonrió

Max- ¿Quien dijo que ese era mi ultimo ataque?

Max se enterro más la espada y se abrazo a Koji, y juntando todo el chakra que le quedaba, hizo implosionar su cuerpo en una gran explosión de chakra…

Aldea de la Nube

Atobe se encontraba en verdaderos apuros, respirando por la boca y con agujas entre sus dedos. Se disponía a atacar nuevamente, saltando en dirección al sol tratando de deslumbrar al enemigo. Atobe lanzo las agujas, todas a diferentes posiciones para después el caer sobre su rival con una tremenda patada. Sin embargo, Shikamaru parecía conocer su estrategia y empuño a Yamato. Con un ligero golpe al aire, las agujas desaparecieron, e inmediatamente trato de cortar a Atobe.

Sin embargo éste logró, usando el Hametsu no rondo, desviar el ataque, y con el segundo, impulsarse hasta una zona en la cual estuvo a salvo.

Atobe – Eso estubo cerca…

No había terminado de decir esas palabras cuando un gran chorro de sangre salió disparado del pecho de Atobe.

Atobe – ¡Ahgj...!¿¡Cuando...!?

Su respiración se volvió a un mas agitada. Shikamaru se acercaba con su característico paso lento, mientras envainaba nuevamente a Yamato.

Anna –¿En verdad quieres saber que ha pasado? Fué en el primer ataque, el que desvió las agujas… Je je... Ese fue su verdadero ataque, no la ese amago de despues.

Atobe estaba sorprendido, pero ya no podía mantenerse con esa actitud. Era hora de ponerse serio.

Atobe – ¡Kaze no atsu!

La presión aumento de golpe que el ambiente se volvió inaguantable por un breve segundo. Atobe aprovecho ese instante, ycoloco su dedo índice sobre su frente, buscando la debilidad de Shika.

Atobe – Lo tengo.- Susurró.- Estas perdido, he encontrado tu debilidad.

Shikamaru cambió su gesto al de sorpresa ante tal comentario, momento que Atobe aprovechó para hacer sellos.

Atobe – ¡Preparate! ¡Koori no Sekai!

Anna, al oir el nombre de la técnica, se levanto de su improvisado asiento en la rama de un arbol.

Anna – ¿Perfecciono esa técnica? No... No puede ser posible … ¿Mintió cuando dijo que era imposible completarla?

Shikamaru frunció ligeramente el ceño, y con habilidad practicada durante años, comenzó una carrera con su velocidad fuera de lo normal, pero ya era demasiado tarde: Shika empezó a sentirse lento, y se detuvo antes de llegar hasta Atobe.

Shika – ¿Que demonios es esto? Mi cuerpo... ¡Se esta congelando!

Atobe se levanto, exahusto. Su herida ya no sangraba a causa de la tensión de su cuerpo, y la presión no le molestaba. Volvía a tener el control, e incluso sus ojos habían vuelto a derrochar la confianza de siempre. Se incorporó hasta ponerse en posición de batalla.

Atobe – Bienvenido... Al mundo de Hielo.

Atobe incio la ofensiva nuevamente. Lanzó un golpe con su mano derecha a la cara, y en cuanto Shikamaru intento esquivar, descubrió que era inutil en su estado. Atobe comenzó con la combinación de golpes, sin fallar ninguno, golpeando siempre los lugares en donde el hielo se habia concentrado. Al final de la combinación, Atobe usó sus dos Hametsu no rondo al mismo punto, haciendo que Shika saliese disparado y se estrellase con varios árboles. Atobe estaba radiante: Habia herido a Nara.

Atobe – Te sorprende, Nara... No fallare ningún golpe... Es mi técnica definitiva… Los pedazos de hielo son puntos ciegos en tu defensa, puntos en donde no podras defenderte mientraspueda verlos. Cada uno mis ataque dará en su objetivo, y yo saldré victorioso.

Atobe, seguro de lo que decía, entornó los ojos un poco, ya que parecía que algo de polvo se le habia metido. Pronto su vista volvía a estar clara.

Shikamaru se levanto. Su rostro ocultado por su cabello era la fuente de una perturbada risa.

Shika- Vaya vaya... Así que escondías algo así… Dime, ¿que sentiste cuando mataste a Divalu? ¿Cuando te dijo que era alguien diferente? ¿No fue hermoso matar a una bella dama? ¿O acaso no disfrutaste ese momento con tus ojos?-La voz de shikamaru bajo de tono, pero sonaba aun mas demente.- ¿O aun piensas en la promesa que no podras cumplir?

Atobe, al oír aquellas palabras, se enfureció de nuevo, perdiendo el temple una vez mas. En ese mismo momento, sus dos hermanos llegaron al lugar de la batalla .

Rima – Llegamos y Karlz está ganando… ¡Sabia que podía lograrlo!

Garyuu interrumpió a su hermana por un momento. Sus ojos estaban clavados en su hermano, y vió que Atobe ardia en ira.

Garyuu – Esto no es normal…

Al siguiente instante, Garyuu había dejado de poder respirar: Era Anna, que había aparecido deatrás de los dos hermanos. Su espada estaba manchada de la sangre de Garyuu, que ni había sentido el momento en que le atravesaban el pecho.

Anna – Rima... Es un placer que vengas al funeral de ambos hermanos.

Garyuu- Maldita... ¡Siempre sospeche de tí! ¡Aghj!-Una arcada lanzó un chorro de sangre de su boca.

Anna – Y tenias razón… Que lástima que tengas que morir así, Garyuu.- Su voz sonaba inerte, como si en algún lugar de su enturbiado corazón, realmente sintiese esa pena.

Rima se habia quedado petrificada yo no podía hacer nada. Se habia quedado traumatizada, en shock. Cuando el cuerpo de Garyuu se desplomó, ella solo se quedo de rodillas, llorando el cadáver de su hermano.

El asesinato no pasó desapercibido a Atobe.

Atobe- Maldito... ¡Me las pagaras todas juntas! ¡Shikamaru!

Atobe se dispuso a atacar, pero se detuvo inexplicablemente. Una vez mas, sus ojos… Fallaban. No podía ser casualidad. Cada instante su vista se empeoraba.

Shikamaru no podía dejar de reir.

Aldea de la Lluvia Hospital

Un solo cuarto mantenía a las dos pacientes mas importantes: Tsuyoku, de la Arena, tenía sus signos estables y era solo tiempo para que despertara; y la otra estaba con oxigeno y sus signos vitales eran bastante débiles.

Doctor – Es hora de darle la medicina via infiltración a Aika.

Enfermera – Como usted diga, doctor.

La enfermera estaba apunto de dar la medicina cuando sucedió algo inesperado. Los signos de la Tsukino comenzaron a descender drásticamente, para después estabilizarse sin ninguna explicación…

Aika – Shikaii… ¿Por...Qué...?

El chakra de Aika brotó como uan fuente, y de pronto, dejó de fluir. Y para sorpresa del personal médico presente, algo sucedió.

Aika abrió los ojos.

“Aika despierta de su coma ¿Que ocurre con Atobe?”
Siguiente Capitulo: Encuentros…

_________________
Cold
Dibujo grande, no abrir en ordenadores con poca potencia o resoluciones bajas:
 

Look at your pal, now back to me, now back at your pal, now back to me. Sadly, your pal is not me.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seishin
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 15/04/2011
Edad : 27

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Sáb Mar 17, 2012 2:14 pm

Capitulo 6: Encuentros

Aldea de la Nube

Atobe -¡¿Que me pasa?! No... No puedo ver... ¡NO PUEDO VER!

Atobe pasaba los dedos sobre sus ojos, pero por mas que intentaba limpiarlos, no podía ver absolutamente nada. Mientras, Shikamaru reía con fuerza, haciendo que des las heridas en su cuerpo siguiese brotando sangre por los ataques recibidos, cortesia del joven de la dinastía Von Schraider.

Shika – No importa cuanto pases tu mano por tus ojos... No veras la luz nunca mas, y pronto... Tampoco oirás.

Atobe dirigió su rostro en dirección a Shikamaru. Sus ojos estaban abiertos, pero su mirada estaba perdida.

Atobe – ¡Cállate! Ni tú puedes quitar los sentidos de un ser humano. ¡Esto solo es algún genjutsu que terminaré por superar!

Atobe no podía ver, pero podía escuchar los latidos del corazón de Shikamaru. Latía rápido, y su risa y provocaciones delataban su posición. Atobe se lanzó en una carga contra Shikamaru, sin embargo, este había dejado de responder a los ataques. Simplemente lo evadía, esquivando cada uno de sus golpes, sin importar lo que su cegado rival hiciera.

Atobe – Ataca, cobarde... ¡ATACAME!-Gritó atobe, cansado y furioso por la situación.

Shika- Cada paso que das...-Comentó Shikamaru como si para el ya solo fuera un juego donde cansase a su mascota.- Cada vez que respiras, cada segundo que pasa y cada vez que ladras, te acerca a tu derrota.

Atobe se detuvo de golpe, percibiendo como otro sentido se desvanecía. Era imposible, pero Shikamaru tenía razón: Sus oídos... Fallaban. No podía escuchar claramente las palabras de Shikamaru, que de pronto eran borrosas, indescifrables. Todo sonido desaparecía lentamente. Al notarlo, Atobe cayó de rodillas, tomando ambas orejas, tratando de percibir algún sonido.

Rima – ¡KAAAAAARLZ!

El grito de Rima se escuchó por toda la zona cercana, Karlz apenas lo noto como un susurro. La voz de su hermana fué el último atisbo antes de que el sonido desapareciese para siempre. La cara de Atobe mostraba sorpresa, panico por contra quien estaba peleando. Tragó sus miedos como una pastilla demasiado grande. Atobe se levanto, valientemente: No podía ver, no podía escuchar, pero todavía podía sentir, oler y hablar.

Atobe – Aun puedo sentir tu chakra... Te derrotaré... ¡JURO QUE TE VOY A DERROTAR!

La risa burlona de Shikamaru llegó a sus oidos, borrando de su memoria las ultimas palabras de su hermana.

Shika- Que suerte, ya elegí lo siguiente que perderás...

Atobe levantó la voz, incapaz de reconocer la procedencia de las palabras que no deberia oir.

Atobe – ¿¡Por que te oigo!? No oigo nada más…

Shika – Akuma no Kage (Sombra del demonio o Sombra que arrastra)

Atobe escuchaba las palabras de Shikamaru en su cabeza, pero no se quedo en eso. De la nada, también empezó a visualizar la figura de Shikamaru por todas partes, caminando hacia él.

Shika – Usaste varias de tus técnicas... Las mejores. Siempre seguiste tu plan de juego. No dejarme tocar a Yamato, una estrategia complicada pero efectiva. Incluso te hice creer que funcionaba.

Atobe se quedo sorprendido al escuchar tales palabras. Era cierto, pero él ya lo sabía, sabía lo que tenia planeado hacer, y tal como sus otros sentidos, la voz de Atobe se hacía cada vez mas débil. Por más que este forzara las cuerdas vocales, no salía ninguna palabra... Ningún sonido.

Shika- Akuma no kage roba cada uno de tus sentidos... Cada vez que lanzabas un golpe, solo acelerabas el proceso.

Shikamaru señalaba con Yamato a Karlz. El cuerpo de Atobe estaba en mejores condiciones, y aunque era Shikamaru el que parecía mas herido y cansado, el combate ya estaba decidido.

Shika – En cuanto Akuma no kage te robe el olfato morirás asfixiado. Ya no eres nada más que un cuerpo al cual le ha sido robada su alma y espera la muerte.

Atobe ya no se movía... El tiempo que había pasado, Akuma no Kage había robado ya su cuarto sentido, el tacto. Estaba tirado, como un cadáver tumbado en el piso. Atobe ya no sentía nada, solo pensaba en las imágenes de sus peleas, de sus hermanos, de Garyuu y Rima. Todo había sido en vano, ya había perdido y no podía hacer nada más. Había roto la promesa que le había hecho a Divalu, y solo notaba como su espiritu ardía por la impotencia.

Shikamaru había envainado ya a Yamato y se encaminaba en dirección a Anna. Sus pies se pararon de pronto, y miró hacia la espalda por encima de su propio hombro.

Shika – No pudiste esperar tu muerte...

Atobe se encontraba nuevamente de pie, su chakra emanaba de tal forma que anunciaba la realización de un ultimo ataque un ultimo Hammetsu no Rondo. Shikamaru simplemente se giró y desenvaino nuevamente a Yamato. Atobe lanzo con todas sus fuerzas el Hammetsu no Rondo. Era impresionante: la energía concentrada en esa esfera de energía que impacto a Shikamaru de lleno podría haber destruido a cualquier ser humano.

Rima – ¿Lo logro?-La chica tenía las manos entrelazadas, e inconscientemente clavaba sus uñas en la carne, levantando la piel.

El aire del tremendo Jutsu se disipó, y entre el polvo solamente apareció Shikamaru con las ropas desgarradas, como al principio, sin sufrir ni un solo Rasguño. Incluso el último de los ataques de Atobe había sido en vano. Shikamaru seguía vivo y Atobe había muerto. Su cuerpo se mantenía de pié, sin vida, con las manos estiradas. Una muerte de pié, digna de un guerrero.

Anna se acercó rápidamente a Shikamaru, que vaciló un poco. Se encontraba en pésimas condiciones por soportar el daño realizado por las técnicas de Atobe. Mientras la Uchiha atendía al lider de Akatsuki, Rima aprovecho para tomar los cuerpos de ambos hermanos y cargarlos a su espalda para desaparecer con ellos, sabiendo que no la seguirían.

Anna – Shika... ¿Te encuentras bién?-Sus ojos se desviaron hacia Rima.-Espera, eliminaré a la ultima de su clan.

Shika– No, espera...-Tomó la mano de Anna, y haciendose a un lado, escupió una gran cantidad de sangre.- Puaj... Recibí demasiado daño... Llévanos a la base...

Anna – Shika...- Una mano le aparto el pelo sucio de la frente.- Por favor, resiste... Esto todavía no ha acabado.

Shika – No moriré hasta que se cumpla mi destino, me niego a morir.

Ambos Akatsuki desparecieron de la aldea. Desde un sitio seguro, Rima paró, escondida tras un arbol, llorando la perdida de sus hermanos.


Aldea de la lluvia


El escuadron de Jounnin había regresado sin su líder, Max Rine, sin embargo, y a pesar de eso, la misión fue un exito. El Amekage y el Heroe de la Cascada se encontraban aun con vida. Al entrar a la aldea, el escuadron de emergencia médica no se hizo esperar, y rápidamente trasladaron a ambos al hospital.

Hospital de la lluvia

El escuadrón llegño al hospital, pero este era un desorden total: Demasiadas personas hospitalizadas y con daños graves. Gabriel se levantó de su camilla, aun mal herido por la estocada que había recibido.

Gabriel – Yo... tengo que ir a mi aldea.-Musitó.

Gabriel empezó a caminar lentamente mientras se desangraba y los doctores lo intentaban detener, pero este se resistía, y aun con sus graves heridas, salió del hospital para abandonar la aldea. Al ver que ya no era posible detenerlo, se encargaron de Tao, al cual enviaron a un cuarto especial para la recuperación de sus heridas.

Mientras tanto, Aika había despertado, mas sus signos vitales eran débiles aun cuando sus heridas se habían recuperado. Parecía que ella ya no quería seguir viviendo, y en todo momento se encontraba llorando y se negaba a recibir cualquier tipo de alimento. En la otra cama se encontraba Tsuyoku. Sus heridas habían sanado, pero no podía despertar de su coma. Raddu la vigilaba día y noche.

Al salir Tao de la sala de urgencias, se dirigió directamente a la habitación de Tsuyoku y Aika. Abrió la puerta lentamente y entró al cuarto. En cuanto entró, sus ojos buscaron a Tsuyoku, encontrándola rápidamente, solo para ser recibido por un Raddu furioso que lo atacaba con sus garras y pico, y al que Tao no hacia nada como respuesta.

Tao – Desquítate todo lo que quieras, Raduu. Fue mi culpa no haberla protegido, pero por favor, déjame por lo menos hablar con ella.

El rostro de Tao mostraba tristeza por ver a Tsuyoku en ese estado. Eso fue algo que Raddu vió y que le enfadó aun mas, haciendole salir del cuarto volando. Tao se acercó aun mas a Tsuyoku, le tomo su mano delicadamente, solo para mirarla a la cara. Tao quería decirle algo, pero no podía. Las palabras no salian de su boca. Estar cerca de ella, verla así lo hacían sentir culpable, culpable de que se encontrara en ese estado.

Tao – Perdóname Tsuyoku, debí protegerte. No pude... Quisiera que pudieras escucharme...
Tao agachaba la cara, tratando de ocultarla como si quisiera que las personas que no estaban allí no vieran que de sus ojos salían lagrimas.

Tsuyoku – No... No fue tu culpa... Jamás lo fué...

Tao levanto la cara, con los ojos aun vidriosos, pero sorprendido: Tsuyoku le había respondido. Buscó sus ojos inmediatamente solo para ver que Tsuyoku le sonreía mientras le apretaba la mano suavemente.

Tao – Tsuyoku...-Su voz sonó quebrada, como si aguantara un llando y una risa.

Fue lo único que Tao pudo decir. Simplemente la miraba: Estaba despierta, había reaccionado... Sin poder contenerse un segundo mas, la beso. Tsuyoku correspondió el beso tiernamente, aunque aun algo debil.

Tao – Tsuyoku, yo... Perdoname .

Tsuyoku – Tao...

Sus labios volvieron a encontrarse. Tao tomaba la mano suavemente pero con firmeza a Tsuyoku simbolizando que no querría volver a perderla. Tsuyoku lo entendía y abrazo a Tao. Entonces Tel amekage cargó a la chica en sus brazos.

Tao – Te quedaras en mi casa, Tsuyoku... Allí podre asegurarme que estas bien...

Tsuyoku se quedo dormida en los brazos de Tao, mientras este salía del hospital. Pero en la misma habitación que acababan de abandonar, Aika se incorporó lentamente, habiendose hecho la dormida. No ocultó sus lagrimasen la soledad de la habitación.

Aika – Amor... No existe el amor...

Ya era media noche. Tsuyoku y Tao se encontraban solos en casa de este, durmiendo tranquilos. En cambio Aika dormía en el hospital, moviendose hacia todos lados. En sus sueños veía una y otra vez la cara de Shikaii, el momento de la traición de este, y el ataque a sus hijas, pidiendole perdón.

Shikaii – Perdón, Aika.-Dijo la voz en su sueño, y se solapó con la realidad.

Aika despertó. Rápidamente se quito la mascarilla de oxigeno, creyendo haber escuchado a Shikaii. Se sento en su cama y con la vista empezó a buscarlo por todos los lugares posibles. Su rostro mostraba desesperación por encontrarlo.

Aika – Tal vez ya solo escucho voces.-Susurró para si, comenzando a tumbarse de nuevo.

Shikaii – Aika...

Aika se giró rápido para mirar la dirección de la voz.La cara de Shikaii mostraba la tristesa de verla hospotalizada compartiendo rostro con la felicidad de ver nuevamente a su esposa. Aika sintió un remolino de sensaciones, y sin contenerse, golpeó en el rostro del chico con toda su fuerza, haciéndole sangrar por la comisura de los labios.

Aika – Te odio...-Las lagrimas le caían por las mejillas, con los dientes juntos y apretados, casi rechinando.- Mataste a nuestra familia... ¡Te odio!

Una nueva ondanada de golpes, todos al rostro de Shikaii, que seguía recibiendolos sin siquiera esquivarlos, tal vez como un castigo. Aika lo golpeo hasta que cayo llorando en su cama desconsolada. El silencio solo roto por los sollozos de la chica fué roto por la voz de Shikaii, que sonaba amortiguada por la inchazon que le cubría ahora la cara.

Shikaii – Las niñas... Se encuentran bien.

Aika dejó de sollozar. No creía ni una palabra de lo que decía. Solamente seguía llorando, en silencio, culpando a Shikaii por todo lo que había hecho. Shikaii se acerco lentamente a Aika hasta que la abrazó, tratando de consolarla y calmarla.

Shikaii – Jamas pude matarlas... Pero me odio por haberlas lastimado. Pronto terminara todo, solo vine a decir adiós

Aika trataba de liberarse de Shikaii, pero una parte de si misma se lo impedía. En realidad, estaba creyendo lo que Shikaii decía, deseaba creerlo. Lentamente levanto su rostro hacia el de Shikaii. Mostraba arrepentimiento, culpa, pero por mas que ecudriñaba, no veía mentiras. Sus palabras eran honestas.

Shikaii – Terminare con Shikamaru, y regresare contigo... Para ser una familia, ver a las niñas crecer y morir en tus brazos de viejo.

Aika tragó saliva duramente. Le mantuvo la mirada, mientras sus ojos brillaban por la humedad.

Aika – ¿Me lo prometes?

Shikaii- Me gustaría prometértelo, pero no puedo prometer cosas que no se si voy a cumplir.

Aika – Shikaii, no te vayas. No otra vez...-Le devolvio el abrazo ocultando el rostro en el hombro del chico.- Iré contigo si hace falta.

Shikaii – Adios Aika.-Susurró.- Cuida a las niñas. Siguen en casa, durmiendo.

Shikaii la separó de si lentamente, y se dió la vuelta, pero Aika lo abrazó de nuevo por los hombros mientras lloraba recargada en su espalda.

Aika – Por favor... Shikaii... Quedate...

Shikaiii desapareció con el viento dejando a Aika caer voluntariamente sobre sus rodillas. Lloraba de nuevo, pero eran lágrimas distintas, sin tanto resentimiento, pero aún llenas de pena.

Cuando amaneció, Aika se encontraba en su cama y cuando despertó, inmediatamente busco a Shikaii, pero él no estaba ahí. Se pregunto si en realidad habia pasado lo de anoche o simplemente era un sueño. Se recostó nuevamente en su Cama, tratando de respirar tranquila, y de pronto noto algo que la hizo sonreir: Sobre el borde de la cama, la bandana de Shikaii devolvía los destellos de la luz del amanecer.

Aika – No fue un sueño...-Suspiró aliviada.- Te alcanzare...


Aldea de la Roca

En la pared de piedra, cientos de agujeros profundos debilitaron la roca lo suficiente para que el grueso muro callese derrumbado. Tras el polvo, el puño del Hyuga se cerraba con fuerza.

- Por fin lo dominé... Sensei...¡Voy a vengarte!

Con la ropa destrozada, Juroyi permaneció de pié, mirando los restos de la roca. Su determinación era infinita, y su mirada, mucho mas fuerte.

“¡El fin de Atobe! ¡Tras la sucesión de eventos, dos ninjas están decididos a parar a Shikamaru!”

Siguiente capitulo: Vongola. Nuestro destino: Proteger la Niebla

_________________
Cold
Dibujo grande, no abrir en ordenadores con poca potencia o resoluciones bajas:
 

Look at your pal, now back to me, now back at your pal, now back to me. Sadly, your pal is not me.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seishin
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 15/04/2011
Edad : 27

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Sáb Mar 24, 2012 11:08 am

Capitulo 7: Vongola.

Aldea de la Niebla

La aldea de la niebla era el último bastión de resistencia de todos los supervivientes de las naciones shinobis, a excepción de la aldea de la lluvia. Sus muros habían sido levantados, sus puertas fortificadas, y aunque el espíritu de cada uno de sus habitantes estaba herido, lucharían hasta el fin de sus vidas protegiendo ese lugar.

Naosuke Kurama caminaba lento. Tenía heridas en todo el rostro, y tenía cegado uno de sus ojos a causa de ello. A su paso, todos los shinobis lo miraban con respeto. Naosuke llego hasta un edificio en particular, abrió la puerta, y en su interior encontró a otros Shinobis sentados con capas en sus Rostros.

Naousuke – Tengo nuevas noticias del exterior .

Naosuke relato lo sucedido con la Tsuchikage, con las organizaciones de Taka y Hebi, y sobre todo lo sucedido con la familia Tsukino

Sasuke – Maldito Nara… La guerra estalla y yo no puedo salir de este maldito nido de ratas.

Sasuke se levanto enfurecido, saliendo de aquel lugar. Naosuke quedó a solas con los otros Shinobis, que lentamente destaparon sus caras mientras mostraban su mano derecha, donde se apreciaba a distinguir los anillos Vongola. Eran Chaos, Neku Sarukaba y Andres.

Naosuke – Olvide decir también… Que se ha perdido rastro de Juroyi, por lo que suponemos que está muerto.

Chaos dejo de leer su libro por un momento. Lo cerró cuidadosamente y miro seriamente a Naosuke, mientras este terminaba de hablar. Tosió un poco para tomar la palabra.

Chaos – Suponer no nos sirve de nada. Podríamos suponer que tras todos los ataques Shikamaru habría muerto por culpa de las heridas, pero aun así serian palabras vacías, sin argumento.

Naosuke reacciono de forma algo violenta ante el comentario hecho por Chaos. Era obvio que al igual que Sasuke, él no deseaba estar en ese lugar. Naousuke y Chaos cruzaron miradas, pero fue Neku el que pudo poner un poco de orden.

Neku- Vuestra inmadurez nos ha llevado a romper pactos con los otros protectores de los anillos vongola. Ya hemos perdido a Shizune, Aika, y probablemente a Juroyi, y si en verdad queremos terminar esta Guerra tenemos que olvidar los detalles nimios y unir nuestras fuerzas.

El silencio llenó el lugar. Andres se levanto de su asiento

Andres – iré a vigilar la entrada.

Era más que obvio había una ruptura de creencias, pero todos sabían que tenían que terminar con la Guerra. De pronto, comenzaron a oír gritos a lo lejos eran gritos de mujeres y de hombres que morían claramente eran gritos de miedo, de pavor y de terror.

Los Tres usuarios de los anillos vongola salieron rápidamente. Era un akatsuki, su gabardina lo delataba con las nubes rojas, y estaba peleando contra Sasuke Uchiha.

Sasuke – ¡No te permitiré que sigas matando más gente!

A pesar de los ataques de Sasuke, su rival lo esquivaba con facilidad, como si solo jugase con él.

- Ya me he aburrido.

El Akatsuki golpeo en el estomago a Sasuke, atravesándole el abdomen por completo con la pierna, como si le hubieran dado un cañonazo. Su fuerza era impresionante.

Andres –¡¡¡SASUKEEEEE!!!

El cuerpo de Sasuke cayo lentamente. Sus ojos estaban emblanquecidos, mientras su sangre caía como una lluvia sobre los protectores de los anillos. El cuerpo de Sasuke impacto contra el suelo, sin vida de Sasuke. Andres no podía soportarlo más, demasiados compañeros caídos. Se avalanzó tratando de realizar un jutsu Katon, pero el Akatsuki, mas veloz, ya se encontraba atrás de él. Un nuevo golpe terrible impacto, partiendo por la mitad el tronco con el que Andres había usado la técnica de sustitución, salvando la vida en el último momento..

Andres – Se que eres Shikamaru, solo él es tan poderoso. ¡Muéstrate!

Tras un breve silencio, donde el akatsuki contempló al joven que le había exigido mostrarse, se quito la capucha, dejando a los otros sorprendidos. El rostro que les miró con superioridad no era el de Shikamaru. Era Uchiha Koji.

Koji –Es un honor que me hayan confundido con mi líder, pero lamento decirles que se han equivocado. Como también debo informarles de que se equivocan si piensan que sobrevivirán a este encuentro.

Koji tenía un aspecto diferente. El lado derecho de su rostro presentaba una gran cicatriz, causada por el ataque suicida de Max. Su brazo derecho permanecía oculto, mientras que el izquierdo estaba vendado. En sus ojos no estaba activado el Sharingan, lo que preocupó a los portadores de los anillos. Era probable que hubiese matado a Sasuke sin usar ni la mitad de su fuerza.

Andres tomo una bomba de humo inflamable y la lanzo junto con una bomba de fuego, causando una gran explosión ígnea en medio de la calle sobre el Akatsuki. Las intensas llamas hicieron desaparecer la figura del Uchiha, ante lo cual Andres sonrió, confiado.

Andres – Lo logre.

Cuando las llamas desaparecieron, no había rastro del Uchiha de Akatsuki. Andrés se quedo estático por un momento, buscando alguna sombra frente a sí que delatase a su rival. A su espalda, de la nada, koji reapareció, dándole una patada en el cuello que lo lanzó volando varios metros.

Aldea de la lluvia

Tao se encontraba en la oficina del Amekage meditando sobre la situación actual. Tsuyoku había regresado, eso era bueno para él, pero la guerra seguía en curso, y la estaban perdiendo. Ya no se trataba de averiguar quién era bueno o malo, si no que se trataba de salvar de la destrucción a todo ser vivo en esa tierra inundada por el mismo caos. Mientras se perdía en sus pensamientos, un Anbu apareció en la oficina, dándole al amekage noticias recién llegadas.

Anbu – Disculpe mi intrusión, Amekage, pero tenemos noticias… La resistencia de la Niebla está siendo diezmada.

Tao-Rod miró al shinobi, pero mantuvo su gesto pensativo.

Tao- Jmm... Suponía que pasaría antes o después... Pero no podemos hacer ya nada por ellos. Avisa a la aldea que saldré a buscar respuestas.

Anbu – Entendido, Amekage-Sama. Creare a un grupo para que lo acompañe.

Tao – No.-Respondió el chico de cabello bicolor.- Solamente yo iré.

Anbu – Como usted diga, lord Amekage.-Su voz sonaba algo contrariada, pero hizo un gesto de asentimiento.

Tao se quedo en silencio, mientras Tsuyoku escuchaba todo desde la puerta. La mirada de la chica era de tristeza y preocupación, ya que era lógico que Tao fuese en busca de Shikamaru, tal vez para no volver a regresar.

Tsuyoku entro después de que el Anbu desapareciera en su hombro se posaba Raduu que se encontraba feliz y preocupado al mismo tiempo, Tsuyoku camino un poco hasta llegar al medio de la oficina de Tao y se quedo parada mirando a Tao mientras de sus ojos brotaban un poco de lagrimas

Tsuyoku – Vas a ir a pelear contra él. ¿Verdad?

Tao – Sí…-Contestó el Kage con voz tranquila, practicada hasta la saciedad.

Tsuyoku- No te rindas Tao. Él es muy peligroso, así que por favor… Vuelve.

Tao- Eso hare…

En ese momento Tao miro a Tsuyoku, que aunque lloraba, sonreía sinceramente a Tao, sabiendo que ese podría ser uno de sus últimos momentos juntos. En un instante, Tao desapareció, y con un suspiro, Tsuyoku salió de la habitación.


Aldea de la Niebla


Tanto Naosuke como Neku se encontraban en el suelo, malheridos, mientras Koji sostenía con una mano el cráneo de Andres y lo azotaba repetitivamente contra el suelo. Cada golpe era más brutal que el predecesor. Naosuke se levanto rápidamente utilizando Sotoni no Shinpai y por un momento parecía haber hacertado: Koji se quedo inmóvil, cejando el brutal ataque sobre Andres. Naosuke empezó la embestida tomando un kunai que dirigió con toda su fuerza y Chakra restante en un golpe directo al cuello, pero Koji destapó su juego, moviéndose en el ultimo instante y colocando a Andres frente a su rival en el momento del impacto, haciendo que el kunai atravesase su cuello y matándolo instantáneamente. Naosuke quedó impactado: Había matado a su propio compañero al precipitarse. Pero Koji no dejó tiempo para emotivos lamentos, y de una patada, lo dejó inconsciente.

Chaos trato de atacar por la espalda al akatsuki utilizando Kami-Kosen, una técnica prohibida. Chaos la había estado preparando durante bastante tiempo, pero incluso él sabia que lanzarlo significaría su muerte.

Chaos – Al fin lo he entendido.-Musitó.-Si mi destino es destruirte, sea así.

La gran explosión salió golpeando a Koji de lleno. Una gran nube de humo se expandió cubriendo buena parte de las calles colindantes. Chaos jadeó al notar como su cuerpo se resentía por un ataque de tanto campo.

Koji – Una técnica sumamente poderosa, pero imperfecta.

Chaos observó a un tranquilo Koji. Frunció los labios: tenía razón, la técnica no había sido ni la mitad de poderosa de lo que debía ser. Chaos murió al sobrecargar su organismo, sin entender que había fallado.

Kitsune – Parece que soy el único que queda.

Koji caminó fuera de la nube de humo, dejando ver que solo su ropa había sido destruida. Una vez más, Koji había resultado un ser insaciable.

Kitsune – No me sorprendes, eres alumno de Shikamaru Nara…- Kitsune se puso en posición de ataque, pero Koji volvió a ser el más rápido, y golpeándole una nueva patada, lo tomo del cráneo como a Andres.

Koji – Es hora de que mueras.-Susurró, con sadismo.- Chidori.

La energía brotó en forma de rayos en su mano rápidamente hasta convertirse en una navaja de rayos. Koji lanzó el golpe directamente al pecho de su rival, pero su mano solo atravesó el aire. Kitsune ya no estaba ahí.

Kitsune – Juroyi…

Juroyi tenía a Kitsune en sus brazos, varios metros más alejado. Su apariencia física y chakra eran completamente diferentes. Su mirada decidida se fijó en el akatsuki, cuyo gesto se tornó más serio.

Koji – El elegido…

Juroyi dejó a Kitsune en el suelo, encarándose con Koji.

Juroyi – Es mi única advertencia. Te destrozaré.


Aldea de la Nube… Guarida Akatsuki


Shikamaru por fin se había recuperado de sus heridas de combate gracias a las técnicas de Anna. Estaba sentado en su asiento, presidiendo la mesa vacía al fondo de la guarida, en la estatua del Dios Hades, cuando un frio viento comenzó a soplar por toda la sala. El viento empezó a congelar las paredes, cubriéndolas de una capa helada.

Shikaii cruzó el pórtico y, tranquilo y sereno, atravesó la sala, quedando al otro lado de la mesa. Ambos cruzaron sus miradas.

“Llego por fin: Shika vs Shika II, Juroyi vs Koji”
Siguiente Capitulo: Shika Vs Shikaii

_________________
Cold
Dibujo grande, no abrir en ordenadores con poca potencia o resoluciones bajas:
 

Look at your pal, now back to me, now back at your pal, now back to me. Sadly, your pal is not me.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seishin
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 15/04/2011
Edad : 27

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Sáb Mar 24, 2012 2:44 pm

Capitulo 8: Shika vs Shikaii

Guarida Akatsuki, Aldea de la Nube


El aire frio tenía su origen en Shikaii. Cada sala de la guarida estaba siendo congelada poco a poco el frio dominaba el lugar.

Shika se levanto de su asiento. Activando un sello, la mesa desapareció en la pierda, hasta que quedó frente a Shikaii sin nada entre ellos, a unos 5 metros de distancia, mirándose fijamente a los ojos. Ninguno de los dos pronunció palabra alguna. Simplemente estaban concentrados uno en el otro. Shikamaru rompió el silencio.

Shika – Pensar que esto iba a llegar un día…-Parecía decirse a si mismo.

Shikaii – Pensar en lo que me estaba convirtiendo, dejando atrás mi humanidad.-Susurró Shikaii para sí mismo.

Shika – Solo seguías los pasos para ser un dios.-Respondió Shika con una ligera sonrisa.

Shikaii simplemente no soportaba ver a Shika. Era un espejo a su futuro inminente, aquello en lo que podría convertirse, aquel ser sin escrúpulos que utiliza a quien puede para lograr sus cometidos. La sola idea nublaba su mente.

Shikaii – No seré como tu… Me niego a aceptarlo.

Shika – ¿Por qué te agarras tan desesperadamente a tu humanidad? Eso es lo que te hace débil…

Shika – Tú abandonaste tu humanidad… No eres un humano, ni eres un dios. Eres un demonio.

Shika cerró los ojos. Oyendo ese último comentario, acercó su mano derecha a Yamato, mientras Shikaii tomaba con fuerza a Senbonzakura. En ese momento Anna llegó, tranquila y serena como siempre, justo al inicio de la batalla. Abrió los ojos sorprendida al contemplar quién era el oponente, y al notar la fuerza que emanaba Shikaii, trató de acercarse a Shika.

Anna – Esto se podría salir de control…

Shika – No te acerques Anna…-Dijo dándole la espalda. Su actitud no dejó lugar a dudas a la Uchiha: En esa batalla, usaría toda su fuerza para destruir a su ex aliado, a su amigo.

Anna se alejó lo más posible, solo para ver como de ambos ninjas emergía una incomparable fuente de Chakra. Ambas fuerzas chocaban igualadas de poder. En un instante, el momento se rompió con el inicio del combate.

Shikaii empezó el ataque formando sus alas de hielo y desfundando a Senbonzakura. Su velocidad era sorprendente, y llegó casi inmediato hasta su rival, pero Shika detuvo la espada con Yamato, causando una reverberación de energías por las fuerzas de ambos ninja.

Shikaii – ¡Dispérsate, Senbonzakura!

La espada se empezó a disolver en pequeños pétalos que rodearon a Shika, mientras Shikaii realizaba un salto mortal para quedar unos metros alejado de él. El torbellino de pétalos envolvió a Shika, o eso parecía, hasta que salieron disparadas, alejándose de él, por alguna fuerza desconocida.

Shikaii– La samurái Zone…

Shika solo tenía a Yamato en su mano derecha. Mientras estiraba el brazo, se podía ver la gran corriente de chakra que lo rodeaba, girando alrededor suyo de forma continua.

Shikaii - ¡Makyou Hyoushou!

Un gran bloque de hielo se formo y empezó a expandirse en la dirección de Shika. Todo lo que tocaba era congelado inmediatamente. El hielo parecía una explosión, que incluso cubrió a Shika.

Shika – Una técnica tan básica… Me sorprende que pensaras que podría funcionar.

Shikaii mantenía su concentración. El hielo que cubría a Shika desaparecía lentamente mientras se mostraba que la técnica no había funcionado. Shika seguía intacto.

Shikaii apretó el mango de Senbonzakura con su mano, recuperando la calma con suaves respiraciones. Giró su mano hasta que la punta de la espada apuntaba al suelo.

Shikaii – Bankai…-La espada cayó al suelo, desapareciendo a medida que entraba en este.

Shika – ¿En serio crees que si atacas continuamente…?-Las palabras de Shika se interrumpieron cuando este notó algo raro bajo si mismo.

Shika se giró para ver el suelo de la Samurai zone. Estaba ligeramente congelado, ya que, aunque la Samurai zone protegía de recibir un ataque, la continuidad del suelo habií sido congelada sin que él se diera cuenta. Los pétalos entonces atacaron, pero no a Shika, si no al suelo, destruyéndolo y rompiendo la Samurai Zone, para inmediatamente después atacar a Shika.


Aldea de la lluvia

Tao se encontraba a punto de salir de la Aldea, pensando en que haría a continuación y en la forma de vencer al caos que invadía el mundo. Todo era muy confuso aun para él. Cuando Tao dio un paso fuera de la aldea, un Anbu de su escuadrón medico se apareció frente a él.

Anbu – Lord amekage. Ha desaparecido.-Tao se paró para mirar a su subordinado.

Tao - ¿A quién te refieres?

Anbu – La Kusukage, señor. Ha desaparecido de su habitación y se ha llevado todo su equipo.

Tao – Maldicion…-Tao apretó dos dedos contra sus sienes.- Ahora no puedo malgastar energías. Llama a todos los anbu, que protejan la aldea. Aika… Esto será más complicado.


Aldea de la Niebla

Koji se encontraba en el suelo sangrando por la boca mientras Juroyi se mostraba en optimas condiciones, manteniendo su posición de combate y con un gran chakra emergiendo de él.

Naosuke empezaba a despertar, atendido por Neku, poniéndole algunas vendas.

Naosuke – Qué… ¿Qué demonios ha pasado?

Neku- Es Juroyi. Ha vuelto mucho mas fuerte, y está derrotando a Koji sin muchos problemas.

Koji se levantó tranquilamente del suelo. Su cara estaba tranquila, a pesar de las magulladuras, mientras el rostro de Juroyi mostraba un cierto punto de rabia. Koji limpió su boca llena de sangre con la lengua.

Koji – Más de lo que quería ver… Mi misión está completa.

Un simple destello ocultó la desaparición de Koji, pero Juroyi aún podía sentir su chakra, que se alejaba.

Juroyi – ¡Maldición! Se ha escapado…

Naosuke- Tranquilízate Juro.-Susurró el recién levantado.

Juroyi – ¡No hay tiempo! Si lo que percibo es correcto, en estos momentos están peleando Shikamaru y Shikaii.

Neku – ¿¡Que!?-Exclamó Neku.- Pero eso es…

Juroyi – Mis sentidos están mucho más agudizados. De algún modo, puedo notarlo.

Juroyi camino hasta donde se encontraban Naosuke y Neku, dándoles una última porción de Poción de recuperación mayor para que la tomara Naosuke. Además, le dio su anillo a Neku.

Juro – Neku… Entierra los cuerpos de quienes lucharon junto a los anillos. Los vongola hemos fallado una vez más.

Neku tomo el anillo, pero cuando levantó el rostro para contestas, Juroyi ya no estaba frente a él. Había desaparecido.


Guarida Akatsuki

Shika estaba sangrando por las múltiples heridas provocadas por el bankai de Senbonzakura. Aun así, mostraba su típica sonrisa sádica, mientras Shikaii realizaba nuevamente sellos, lanzando el jutsu souryuu-boufuusetsu, creando múltiples dragones; pero Shika creó sus propios dragones de viento que impactaron cada uno de los de su rival, haciendo que una nevada intermedia inundase la sala.

Shika – Has mejorado mucho en poco tiempo. Conozco este chakra… Veo que Kurenai te ha dado algunos trucos nuevos.

Shikaii- Kurenai me otorgo su fuerza para derrotarte, y no le fallare.

Shika – ¡Pero si ya le has fallado!-Exclamó Shikamaru con una risa sonora e irritante.

Shikaii soltó la venda de su ojo, dejando a la vista un sharingan en el que relucían las tres aspas. Busco algún genjutsu o ninjutsu, solo para ver que había caído en la trampa de Shikamaru.

Shikaii –Akuma no Kage…

Sus palabras mostraban desaliento y la imagen del jutsu era clara para él: Su sombra estaba siendo arrastrada, pero era su Oido el que empezaría a fallar. Podía notarlo.

Shikaii – ¿Cuándo realizaste el Akuma no Kage?-Musitó con gesto enfadado Shikaii, mientras trataba de mantener su voz lo más serena posible.

Shika – Oh, vamos. ¿Acaso no lo recuerdas? Venga ya, eres mucho más perspicaz de lo que demuestras.

Shikaii repasó mentalmente el combate, y no había ningún momento en el a Shikamaru le hubiera sido posible lanzar el ataque. Entonces lo vio todo claro.

Shikaii – Sal, maldito cobarde…

Shikaii tomo un kunai, lanzándolo a un punto especifico, junto a la estatua de Hades. El sonido de metal con metal llenó durante un instante la sala. El kunai salió despedido de entre las sombras, y tras estas, Shikamaru, el verdadero, salió sonriente, satisfecho por haber engañado a Shikaii durante tanto tiempo.

Shika – Vaya, pensé que nunca lo descubrirías, pero veo que estaba equivocado.

El Kage bushin desapareció. Shika apareció tan rápido como de costumbre, con la velocidad que el mismo apodaba como divina.

Shikaii – No puede ser.- Espetó furioso Shikaii.- Los Bushins desaparecen al primer golpe. Eso no era un bushin normal.

Shika – Oh, en eso te equivocas. Si que era un Bushin normal, o bueno, mejor dicho, has destruido unos 10 Kage bushins, pero no te habías dado cuenta por su velocidad. De hecho, si me hubieras realizado todo ese daño, ya estaría muerto. Vamos, que hubieras ganado.

Shika empezó a reír mientras miraba a Shikaii, señalandole con la verdadera Yamato, mientras las vendas de sus manos empezaban a ser destruidas por chakra que emanaba. Sin embargo, no eran unas vendas normales: Mientras se elevaban repelidas por el chakra que emanaba, extraños símbolos parecían arder sobre la tela.

Shika – ¿Acaso creíste que de verdad podrías derrotarme? ¿Qué serias el héroe y que todos perdonarían tus actos?-Shikamaru reía como si le contasen un chiste desternillante.

Shikaii – Las vendas jamás fueron vendas… -El sharingan de Shikaii giraba en su ojo.-Eran sellos. Sellos que mantenían oculto tu poder…

Las vendas se quemaron totalmente. El chakra empezaba a rodear todo el cuerpo de Shika, formando lo que parecería una armadura.

Shikaii – No pensé que fueras a resultar un rival tan complicado.

Shikaii tiro a Senbonzakura, colocandose en una posición de total tranquilidad. El frio aumentaba y su cuerpo se empezaba a impregnar con hielo, mientras en la cueva empezaba a nevar como consecuencia.

Shika – Akuma no Kage…¿Disipado? Entiendo… No funcionará contigo.

Shikaii había congelado el Chakra de Akuma no kage, haciendo que la terrible técnica no funcionase, Shikaii permanecía lo más tranquilo posible: Por mucho que el chakra de Shika aumentase, habría un límite.

Mientras. Aika se encontraba en los túneles de la cueva, rastreando el chakra de Shikaii. Tenía que ayudarle. Recorría las ccavernas buscando la fuente del frio que llenaba el escondrijo. Finalmente, encontró la gran sala con la estatua de Hades, a tiempo de contemplar el apogeo del combate.

Shikaii – Serás congelado por un frio eterno, Shikamaru, aunque me cueste la vida en ello.

Shikaii hablaba seriamente. Había gastado suficiente chakra como para derrotar a un rival excepcional; pero Shika no era simplemente un rival excepcional. Shikaii se preparo para realizar su ataque, pero inmutable a ello, Shika se echó a reír.

Shika – En algo tienes razón. Te va a costar la vida.

La cara de Shikaii palideció por la sorpresa. El espíritu, fuerza y chakra de Shikamaru estaban aumentando aun mas, y para empeorarlo todo, Aika acababa de aparecer por la puerta.

Shikaii – ¡Aika! ¡Sal de este lugar! ¡Tú también Anna!

Anna, que había permanecido inmutable durante el combate, reacciono a las palabras de Shikaii, protegiéndose con el Rosario de las 1080, pero Aika se había quedado petrificada con la inconmensurable cantidad de chakra que la rodeaba. No solo doblaba doblaba o triplicaba el suyo. Era 10 veces más fuerte que cualquier chakra que conociese. Una cantidad tan enorme como la del mismo Caballero

Shika – Gilgamesh… Titanic.

“¿¡Qué es Gilgamesh Titanic!? ¡El culmen de la batalla!”

_________________
Cold
Dibujo grande, no abrir en ordenadores con poca potencia o resoluciones bajas:
 

Look at your pal, now back to me, now back at your pal, now back to me. Sadly, your pal is not me.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:21 pm

Gilgamesh, el adiós de un ángel.




Shika – Gilgamesh… Titanic.

Sus palabras resonaron en la instancia. Shikamaru sujetó entonces la espada Yamato frente a si. ShikaII observó, afilando sus ojos. Su sharingan percibía cada uno de los movimientos, en espera de una acometida… Que no fue para él.

Shika se había clavado la espada en su propio pecho.

ShikaII- ¿Pero qué demonios…?- Apretando los dientes, frunció el cejo. No esperaba que Shika se apuñalara a si mismo. ¿Acaso había visto en lo que se había convertido y buscaba redención? La repentina risa de Shikamaru apartó ese pensamiento de su mente.

Shika- ¡JAJAJAJAJAJA! ¿¡Que pasa, acaso estas confuso!?- En la cara de Shikamaru se dibujó una sonrisa de extrema felicidad. Saboreó la situación un momento antes de recuperar la compostura. –No estés tan confuso, solo observa…

La espada que Shikamaru había clavado a su pecho empezó a brillar. Aunque Shikamaru atravesaba su carne, la hoja de la espada no aparecía por el otro lado. Cuando estaba clavada hasta el mango, Shika miró a los ojos a su antiguo amigo, repitiendo:

Shika- Gilgamesh…Titanic.

La empuñadura se convirtió en pura luz. ShikaII se vio obligado a entrecerrar los ojos: La luz inundaba la habitación, en la cual las sombras parecían huir del destellante ser. De pronto, una oleada de chakra masivo sobrecargó la habitación, haciendo que las leyes físicas perdieran su sentido. La realidad dentro de la guarida ya no tenía nada que ver con la exterior.

ShikaII- ¡Loco!- ShikaII gritaba al vórtice de luz donde antes se encontraba Shikamaru. Sus palabras eran en vano, ya que la energía que había en la habitación era más estruendosa que cualquier otro sonido. Notó que algo flotaba a su lado. Con su mano derecha, agarró nuevamente a Sembonzakura, que en aquella situación, había vuelto a su maestro. En medio de toda la luz, ShikaII contemplo como Anna y Aika también estaban siendo afectadas.

La energía continuó haciendo que ShikaII casi perdiera la noción de su propia existencia, cuando de repente todo empezó a desmoronarse: La guarida de Akatsuki estaba siendo destruida…

ShikaII- ¡Mierda! ¡Sembonzakura, Kage-yoshi!- La espada se dispersó en miles de pétalos que cubrieron su cuerpo con un escudo, mientras parte de la técnica hacía lo propio con Aika. Anna se resguardaba bajo el rosario de las 1080 teniendo que sacrificarlo para protegerse de tan destructiva técnica, para permanecer a salvo.

En una ensordecedora explosión, todo salió dispersado. Parte de los pétalos que protegían a ShikaII se desvanecieron, dejándole mas desprotegido al caótico entorno. Una roca golpeó su cabeza, lo cual combinado a toda la presión hizo que le envolviera la oscuridad: Perdió la conciencia.


ShikaII abrió los ojos. Lo primero que notó fue dolor en su cabeza. Pasó su mano por ella, y al tocar la herida causada por el impacto, su cara se frunció involuntariamente. De pronto, recordó todo cuanto había pasado.

ShikaII- ¡Aika!- Gritó con toda la fuerza con la que sus pulmones era capaz. En medio de todo el caos del que se veía rodeado, no era capaz de encontrar a su amada. Reactivó su sharingan, buscando restos de chakra, captándolos enseguida. Escapó de las ruinas destruidas, saliendo a la superficie, donde el cielo mezclaba un sol brillante con unos colores que no correspondían a esa hora del día.

Al salir a la superficie, ShikaII continuó siguiendo el rastro, y pronto observó como Aika había sobrevivido, calmando su corazón, pero su alivio no duro mucho, pues enseguida observó que peleaba con Anna.

ShikaII- ¡Anna! ¿Qué demonios haces? ¡Para ahora mismo!- Sus gritos no inmutaron a la Uchiha, quien seguía combatiendo con la Tsukino, dominando claramente la pelea. Era como si Anna solo jugara con su presa.

ShikaII se precipitó hacia el combate, cuando una fuerza casi divina le empujó, apartándole de su destino. Cuando ShikaII utilizó su sharingan para buscar la fuente de la fuerza, observó una figura que pensaba desaparecida.



Shikamaru se posó frente a él. Sus ojos resplandecían, ebrios de energía. Alrededor de su cuerpo, su chakra tomaba forma de armadura translucida.

Shika- Así que has sobrevivido… No es que importe, las cucarachas siempre son difíciles de matar pero tu has resultado… problemático - Su voz sonaba distorsionada, como desdoblada. Su presencia era mucho más amenazadora, aunque mantenía una sonrisa sádica que perturbaba a ShikaII.

Shika2- No es posible que sigas vivo…- Las pupilas de ShikaII se encogieron, grabando la imagen que había delante de él. Entrecerró el entrecejo de ira.- ¡Ni siquiera tú puedes sobrevivir a toda la energía que has liberado, Shikamaru! Puede que tu ego sea el de un dios, pero tu cuerpo solo es humano. ¡No podrás controlar esta energía para siempre!

Un rostro que ya apenas mostraba signos de humanidad le miró severo. La extraña voz volvió a salir de los labios de Shikamaru.

Shika- Quizás… Pero nuevamente te equivocas… Soy un dios.- Shika levantó su mano, donde su chakra empezó a acumularse, formando a Yamato de nuevo en su mano, en una forma etérea.

ShikaII no esperó más, y aun con Sembonzakura en su mano, dirigió un sablazo hacia su rival, quien sin cambiar su rostro, lo despejó con su espada. El sonido de acero entrechocar confirmó que la espada translucida que Shikamaru portaba era muy real. La fuerza del impacto separó a ShikaII a unos metros del otro espadachín. Cuando recuperó el equilibrio sobre una roca, colocó la espada frente a sí.

ShikaII-Shire, Sembonza…- Antes de que pudiera terminar la orden a su espada, Shikamaru blandió su espada de manera horizontal, y a pesar de la distancia, Sembonzakura empezó a vibrar, cancelándose su liberación.

Shika mostró en su rostro una sonrisa despiadada, mientras ShikaII permanecía confuso. Intentó repetir el ataque, con el mismo resultado. Probó con otras técnicas, pero todo cuanto hacía parecía simplemente desvanecerse con cada uno de los cortes de Shikamaru. Con cada golpe, la energía sobrante le golpeaba, hasta el punto de que varias heridas empezaron a surgir por su cuerpo. Tras el último intento, la fuerza sobrante fue tal que le derribó otros tantos metros. Se levantó pesadamente, dañado física y moralmente. Volvió a mirar como Aika luchaba contra Anna, pero sabía que Shikamaru se interpondría en su camino cada vez que quisiera acudir en su ayuda. Debía apartarle de ese camino. Con esa convicción en su mente, sus dudas se disiparon, mientras andaba en dirección al endemoniado ser.

ShikaII- Aparta de ahí en medio Shikamaru.-Su rostro empezó a mostrar una expresión fuerte, donde su determinación se reflejaba con fuerza.- Puede que tengas la fuerza de un dios, puede que castigues mi cuerpo… ¡Pero cada vez que me tumbes, me levantaré! ¡Cada vez que me causes una herida, la ignoraré y volveré a por ti!- ShikaII ya se había colocado a solo 2 metros de Shikamaru, mientras su chakra aumentaba, por su determinación hacia su objetivo.- Puede que tu tengas la fuerza y el ego de un dios, pero yo soy mas fuerte que tú de espíritu ¡Un espíritu que tú no puedes doblegar, ni con la fuerza de mil dioses!

Ambos permanecieron mirándose a los ojos. El sharingan de ShikaII permanecía activo en su ojo mientras las dos torrenciales fuerzas permanecían impasibles la una frente a la otra.

Shika- Un espíritu que no puedo domar, ¿eh?…- Shikamaru miró con burla a su antiguo compañero. Una sonrisa carente de cualquier emoción humana se dibujó en su rostro. Era una sonrisa fría, que consiguió helar la sangre de ShikaII.- Entonces, lo destruiré. Destruiré tu espíritu, destruyendo aquello que ansía proteger….-Sus ojos se abrieron completamente mientras su fría sonrisa se acentuaba. En su mano, parte de esa inmensa energía que ahora inundaba su cuerpo se concentraba, distorsionando levemente la realidad a su alrededor.- Destruyendo tu corazón…Destruyendo a tu mujer, destruyendo…A Aika Tsukino.

Shikamaru se giró completamente, estirando su brazo hacia donde las dos Kunoichi. Anna vio el gesto de Shikamaru, apartándose del trayecto. Aika no se percató de ello.

ShikaII- ¡BASTARDO!- La sangre de ShikaII ardía en sus venas. Al darse la vuelta, Shikamaru había dejado el cuello desprotegido. Todo el ser de ShikaII le decía que le cortase el cuello y acabase con todo, pero si lo hacía, no podría detener la energía que había acumulada, la cual mataría a Aika. Antes de que pudiera reaccionar, Shikamaru gritó, liberando un poderoso rayo hacía la Tsukino.

Shika- ¿Por qué dudas?… Mátame, o salva a la chica. Hahahaha…

Segundos antes, Aika había visto como Anna cambiaba de posición, como queriendo evitar un ataque, pero no comprendía por qué, ya que ella no estaba dando muestras de utilizar un ataque que requiriera esa estrategia para ser evitado. Tras de sí, escuchó un grito. Se volteó a tiempo de ver como una gran onda de energía se acercaba a ella. Con su cuerpo paralizado, unas lagrimas cayeron de sus ojos, dada la certeza de su muerte, mientras escenas de su vida aparecían delante suya. Todo ocurrió en un una fracción se segundo. Una luz cegadora le hizo cerrar los ojos. Sabía que estaba muerta…



…Hasta que abrió los ojos. Frente a ella, un enorme y majestuoso dragón de hielo, con dos hermosas alas brillantes del helado cristal, en cuya garra había una espada de pétalos, había interceptado el ataque. Su porte era la de un dios venido a la tierra, que juzgaba los actos de los mortales. La enorme espada de pétalos se desvaneció primero, siendo seguida de un sonido como de un cristal golpeado. Aika miraba, aun paralizada, como el dragón empezaba a resquebrajarse. De pronto, se desmoronó, dejando frente a ella, dándole la espalda, a ShikaII.



Aika- ¡Shi…ShikaII!- Las lagrimas aún permanecían en sus ojos, pero una sonrisa se mostraba en su cara. Al cabo de unos segundos, la sonrisa despareció.- ¿ShikaII?

La silueta que permanecía de pié, de espaldas a ella, giró levemente la cabeza. Sus ojos tenían la pupila absolutamente dilatada, y no mostraban ningún resplandor.

ShikaII- Aika…-Giró un poco mas su cabeza, mostrando una sonrisa en su rostro, mientras dos perlas heladas quedaban sujetas a su ojos.-…Lo siento, te he fallado.-ShikaII cerró los ojos, sin borrar la sonrisa de sus labios.- Recuerda…Que te quiero…

El cuerpo de ShikaII perdió el equilibrio, empezando a caer de espaldas.

Aika- ¡ShikaII!- Un grito desesperado brotó de la garganta de Aika, quien saltó hacia delante intentando rescatar a su amado, pero al tocar su cuerpo, su desesperación creció.

Desapareció. Millones de cristales de hielo inundaron el aire, llenando el espacio de brillos y destellos. Permanecieron en el aire, mientras Aika, con la boca abierta, de rodillas, con los brazos extendidos, sujetaba él cuerpo inexistente de su amado. Permaneció unos segundos, así, contemplando el espectáculo de pequeñas luces, que se asemejaban a la sonrisa de ShikaII cuando estaba con ella. Cuando los cristales perdieron su energía y cayeron al suelo, Aika cerró fuertemente los ojos, gritando al cielo por su amado perdido. Su grito se mezcló en su garganta con el aullido de un lobo, y todos los animales que estaban lo suficientemente cerca como para oírlo, se unieron al unísono en un réquiem por el fallecido señor del hielo. Cuando la voz ya no brotaba de su garganta. Aika se desplomó en el suelo, entre cristales y pétalos, llorando en silencio.

Las dos figuras que habían contemplado el luminiscente espectáculo seguían observando. Shikamaru aun mantenía el brazo extendido, con una expresión seria en su rostro por primera vez en todo el combate. Anna tenía una mirada de desprecio en el suyo.

Anna- Ese gusano… ¿Creía que podría sobrevivir al ataque? Al final se reveló mas necio de lo que pensaba…- Su voz sonaba cruel y burlesca.

Shika- No…-Su voz aun sonaba desdoblada.- Esa última fuerza que mostró… Si me hubiera atacado con la misma determinación con la que ha defendido a Aika, es posible que hubiera podido engullirme.-Su seria mirada aun permanecía en sus ojos pero cambio lentamente por una confiada mirada – O tal vez no

Anna permaneció impasible. Incluso ante aquel ser casi divino, no se inmutaba.
Anna- Aun así, ahora esta muerto, y todo lo que queda de él es esa escoria.- Con su mentón señaló a Aika.- Deberías hacerla desaparecer, Shikamaru. Cuanto antes borres cuanto tenga que ver con él, mejor. Ensucia el aire con su sola presencia.

Shikamaru miró tranquilamente a Anna con sus brillantes ojos. Parecía ligeramente perturbado o solamente era lo que quería que pensara Anna.

Shika- Anna, después de todo, ShikaII había sido mi amigo. Si no se hubiera dejado llevar por su humanidad, quizás podríamos haber compartido el trono como habíamos planeado. Ahora...- Shika apretó en su mano la ya corpórea espada Yamato.- ...como has dicho, ahora solo hay que eliminar la última parte de él.- En su voz sonaba una frialdad y seriedad que arrancó una risa de Anna, quien enfundaba la otra espada Gemela.



Shikamaru caminó en dirección a Aika. Cuando llegó frente a ella, tirada en el suelo, llorando sobre sus propios recuerdos, levantó su espada. La mantuvo en alto unos segundos antes de dejarla caer. Aika no movió ni un músculo frente al ataque que esta vez sí, acabaría con su vida. Había perdido a su amado, y no había podido despedirse de él. Ya nada le importaba…

Nuevamente, el entrechocar de aceros fue el único sonido que se escucho.



¿¿¿???-Aika, calma. Puedo entender perfectamente por lo que estas pasando, pero rendirte ahora no es lo que él hubiera querido. Levántate, por tu hombre.

Aika levantó su rostro. Entre su propio pelo, observo la figura de Shikamaru mirando fríamente hacia donde su pelo no le dejaba ver.

Shika- Vaya sorpresa. ¿Cuánto tiempo llevas aquí?- Su mirada severa y sus ojos resplandecientes miraron fijamente a la persona que había evitado que se cumpliera la voluntad del demoníaco Nara.

¿¿¿???- He estado aquí casi desde el principio, pero cuando todo se derrumbó quedé atrapado en las ruinas. Cuando he salido, el dragón de hielo ya estaba erguido.- La figura apartó su espada, dando un característico silbido.

Aika apartó su pelo. El silbido le había indicado quien permanecía de pié junto a ella, sin embargo, dijo su nombre en voz alta, solo para asegurarse de que no estaba soñando.



Aika- Baransu…- La quebrada voz de Aika, aun dolida por el llanto, anunció el nombre de su salvador. Se levantó, secando sus lágrimas, pero el combate para ella ya había sido intenso desmayándose de último momento

Tao-Rod se mantenía de pié, blandiendo a Yaong con su brazo derecho, mientras su mirada permanecía inescrutable.

Tao-Rod- Shikamaru, supones una amenaza para el equilibrio de este mundo. Puede que ya no seas humano más que en apariencia, pero no permitiré que desestabilices todo aquello por lo que todos vivimos. Hoy, Yaong y Yamato serán los que hablen por nosotros.- Por primera vez desde su llegada, en los ojos de Tao empezó a arder una llama de convicción.

¡El señor del balance se encuentra con el Shikamaru divino! ¡La voluntad de los guerreros transmitida en sus aceros!

Próximo capítulo: Cuatro futuros.


Este capitulo de Gaiden ha sido escrito por Shin. Idea original de Shika.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:22 pm

Cuatro futuros



El cuerpo de Aika reposaba inconsciente en el suelo. Su agotamiento era tanto físico como emocional. No era consciente de lo que sucedía justo a escasos centímetros de ella. Tao-Rod permanecía con Yaong en su mano derecha, mientras Shikamaru sujetaba la forma espiritual sólida de Yamato en la suya. Los ojos oscuros de Tao-Rod se cruzaban con los brillantes ojos de Shika.

Shika- Tao-Rod…- La malévola y fría sonrisa volvió al rostro de Shikamaru.- Pensé que estarías cuidando a esa bella ave tuya.

El semblante del Baransu no se movió un ápice. Shika intentaría atacarle a traves de Tsuyoku, y eso era algo para lo que había venido preparado.

Tao-Rod- Shikamaru…Ya te he dicho, que hoy hablaran nuestras espadas.- No esperó a terminar su frase, cuando su muñeca giraba al mismo tiempo que blandía a Yaong, apuntando a la frente de Shika.

Shika- Es una lástima.- Con una velocidad propia de una divinidad, Shikamaru se había alejado del maestro del equilibrio. Pensaba burlarse de él antes de concederle una muerte que parecía estar buscando.- Deberías haberte quedado en casa, Baransu, la última vez que dejaste sin vigilancia a la chica ave, creo que acabó teniendo un sueño muy largo…

Tao-Rod no podía evitar que las palabras de Shikamaru le afectaran, pero mantenía la calma en el exterior. Empezó a caminar a paso ligero hacia el portador de Yamato.

Anna, junto a quien Shikamaru había vuelto, observó seria a Tao-Rod.

Anna- Déjame a mi al Baransu, Shikamaru.-Su elegante voz fue acompañada del cambió de sus ojos al Sharingan.- No es necesario que te ensucies las manos por él.

Shikamaru iba a hablar cuando Anna ya había empezado a andar en dirección a Tao. Antes de que ninguno pudiera dar más de dos pasos, un grito sonó muy cerca, justo encima de ambos.

Juroyi, quien estaba rodeado por una envoltura de chakra azul, tenía sacadas dos colas. Cayó justo encima de Anna, quien gracias al sharingan había podido evitar ser aplastada, pero Juroyi había usado el chakra de Sanbi para ampliar su rango. De un placaje, salió volando junto a la Uchiha, a varios metros de Shika y Tao.

Juroyi- ¡Baransu! ¡Mas te vale no fallar!- En los ojos de Juroyi, cuyas pupilas habían cambiado por influencia de su Bijuu, se notaba contradicción. Si Tao estaba allí, es que ShikaII había muerto.

Shikamaru parecía molesto por la intromisión de Juroyi, como si una mosca estuviera revoloteando cerca de su cabeza.

Shika- No deberías haber venido aquí, niño.- Shikamaru levantó a Yamato, preparando para atacar al Jinchuuriki, pero de repente notó como su espada se había encontrado con una fuerza que le impedía atacar. En la punta de Yamato, la punta de Yaong vibraba, evitando que cualquier fuerza aplicada pudiera transmitirse por la cuchilla.

Tao-Rod- Pensaba que estarías más centrado, Shikamaru.- Tao giró la muñeca al tiempo que elevaba ligeramente el hombro, haciendo resbalar a Yaong sobre la cuchilla de Yamato, intentando apartarla, mientras apuntaba nuevamente a la frente de Shikamaru.

A pesar del movimiento de Tao, Shikamaru hizo un movimiento similar con su brazo, dando un golpe ascendente, apartando el sable que apuntaba a su rostro. Tao-Rod fue entonces empujado un par de metros en el aire, debido a la fuerza del impacto.

Shika- A si claro, Baransu. Cuando no seas mas que otro cadáver, podré aplastar a ese insecto con la palma de mi mano.- Shikamaru volvió a apuntar con Yamato a Tao-Rod, quien volvió a colocarse en posición de defensa, mientras el otro reía por la pelea.

A unos cuantos metros de ellos, Juroyi sujetaba a Anna contra el suelo, mientras utilizaba el chakra de su bijuu para mantenerle los ojos cerrados.

Anna- Entupido animal.- Anna intentaba abrir sus ojos, incapaz de ello, mientras Juroyi aplicaba fuerza sobre sus extremidades superiores.- ¡El sharingan no es mi única arma!

Anna empezó entonces a brillar levemente. De su cuerpo empezaron a brotar rayos que interferían con el chakra de Juroyi, causándole dolor y haciéndole apartarse. Aun con el chidori nagashi activado, Anna se levantó, abriendo finalmente los ojos. Mientras Juroyi se agitaba, intentando separar de su chakra la energía eléctrica de Anna, esta empezó a usar chakra curativo sobre las zonas sujetadas y golpeadas, curando así las quemaduras producidas a causa del chakra del Sanbi. Juroyi se irguió nuevamente, lanzándose a por Anna. Las venas alrededor de los ojos de Juroyi indicaban que su byakugan estaba activo, pese a la forma de sus pupilas. Anna desenvainó a la gemela de Yamato, contra atacando a Juroyi. Una rápida sucesión de mandobles y acometidas por parte de ambos se sucedió. Los golpeas que dañaban a Anna eran rápidamente curados con sus jutsus curativos, mientras que Juroyi, a pesar del alcance extra que le confería su bijuu, no era capaz de alcanzar a Anna completamente con las técnicas del juken. El combate variaba el dominio según quien era herido en cada momento, pero las capacidades curativas de ambos hacían que no hubiera un ganador claro.

Shikamaru y Tao intercambiaban golpes de espada. Shikamaru no dejaba de hablar mientras jugaba con Tao.

Shika- Es impresionante que combines tú técnica tan peculiar de combate con la espada, Tao-Rod. Sin embargo, ese sable no puede acabar con mi vida. ¿Acaso has quedado tan ciego por la ira que no eres capaz de pensar con claridad? Que decepción, para alguien que se vanagloria de mantener la calma y el equilibrio, señor balanza humana, jeje…

Shikamaru volvió a despejar dos golpes que apuntaban a su frente. Con cada golpe, las fuerzas que afectaban en cuerpo de Tao eran reutilizadas por este, para volver a atacar, con aun más presión con cada golpe.

Shika- Pareces enfrascado en atacarme entre los ojos, Baransu. ¿Acaso crees que puedes cancelar el flujo de chakra a mi mente y acabar conmigo?- Shikamaru despejó una nueva acometida, mientras esta vez en su rostro volvía a dibujarse una fría sonrisa, muy acentuada, similar a la que había puesto antes de matar a ShikaII.- ¡Soy un dios! ¡Tu espada no puede controlar ni una milésima parte de mi poder!

Shikamaru empezó a liberar grandes cantidades de energía, que Yaong absorbía progresivamente. Durante la absorción, las vibraciones de Yaong, esta vez involuntarias, impedían a Tao-Rod blandir efectivamente su acero.

Anna y Juroyi empezaban a agotase. Ambos frenaron el ritmo del combate, mientras Juroyi intentaba mantener el control sobre su demonio interior, Anna notaba cada vez más fuerte la influencia de su espada. Ambos volvieron a cargar el uno sobre el otro. Juroyi liberó entonces bastante chakra para ejecutar un rasengan en la palma de su mano, impulsándolo contra el pecho de Anna con el Hakke Kusho.

Juroyi- ¡No voy a permitir que ayudes a ese monstruo a cumplir su sueño!- La determinación de Juroyi era tal, que enseguida volvió a retomar el control absoluto del Sanbi.

Gracias al sharingan, Anna pudo interponer su espada frente al ataque, ensartándolo. La espada reaccionó ante la repentina energía, aumentando su influencia sobre Anna. Su sharingan empezó a girar en sus ojos, al tiempo que notaba como la voluntad de la espada le hacía perder la conciencia. Su cuerpo empezó a blandir la espada rápidamente, sin dar apenas tiempo a Juroyi a reaccionar, hasta el punto que por un momento, se vio incapaz de contraatacar. En ese instante, Anna iba a asestar un golpe fatal, cuando de pronto se detuvo. Su cuerpo enfundó su espada, y permaneció de pié, sin moverse. Juroyi respiro profundamente, confuso, al ver a su rival en ese estado. Levantó su mano para continuar su ataque, cuando notó el increíble chakra liberado por Shikamaru. Tragó saliva. No podía dejar a Tao-Rod solo contra ese monstruo, pero aún estaba atemorizado de aquello en lo que se había convertido Shika. Maldiciendo su cobardía, Juroyi apretó los dientes, avanzando rápidamente hacía los dos espadachines, dejando a Anna tras de sí.

Shikamaru seguía rechazando acometida tras acometida, con la sonrisa aun en su rostro, forzando a Tao-Rod a variar sus posiciones. Cada vez que Tao conseguía alejarse y lanzar una técnica, Shika repetía contra el Baransu el mismo esquema que contra ShikaII, anulando sus técnicas e hiriéndole con el resto energético del contragolpe.

Shika-¿Y este es el poder del gran señor del equilibrio? ¡Vaya, que decepcionarte! ¡No demuestras más que ser una débil lombriz frente a mí! ¡No me extraña que no puedas ni defender a mi linda alumna!- Las palabras de Shikamaru enfurecían poco a poco a Tao-Rod, quien libraba una batalla a 2 frentes, contra Shikamaru y contra si mismo y sus impulsos.

Shikamaru disfrutaba el momento, cuando de pronto notó un silbido tras de sí. Apartando momentáneamente la mirada de Tao, vio como tenía a Juroyi a tan solo un metro, rasengan en mano. Usando su desmedido poder, Shika lanzó una onda por todo su cuerpo que envió a Juroyi por los aires. Tao-Rod aprovechó la distracción para lanzar un ataque a la empuñadura de Yamato pero Shikamaru fue más rápido, al efectuar un contragolpe con el que sujetó el brazo de Tao, lanzándolo junto a Juroyi. Juroyi y Tao consiguieron aterrizar sin recibir un daño mayor. Se miraron mutuamente, compartiendo una mirada de complicidad. Ambos se giraron hacia Shika, iniciando un ataque conjunto.

Anna empezó a caminar. Su cuerpo, siempre ágil y elegante, caminaba torpemente hacia la escena del combate. Era en su mente donde ella libraba su propia lucha. Su conciencia batallaba contra si misma.

Inner Anna- ¡Es vergonzoso como aun mantienes piedad contra esas criaturas!- La imagen mental de Anna se encontraba cara a cara consigo misma.- ¡Deberías utilizar todo tu poder para aplastarlos! ¿Acaso no quieres hacer valer la sangre de tu familia?

Anna- Hay maneras y maneras.- La voz de la Anna que solía mostrar su rostro sonaba elegantemente convincente.- La destrucción total no traerá respeto a los Uchiha, solo miedo. No es eso lo que buscamos.

Inner Anna-¡Tonterías! ¡El respeto se gana con el miedo! ¡Que teman nuestro legado!

Anna- Si lo destruimos todo, no quedará nadie para reconocer nuestra valía…

La lucha interna de Anna parecía continuar, mientras paso a paso se acercaba a los otros ninjas…



_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:25 pm

Cuatro Futuros (Parte 2)

[Continua de arriba]

…Donde Juroyi y Tao tenían problemas. Shikamaru conseguía esquivar los ataques de ambos ninjas, a pesar de los intentos combinados de ambos. Su temple serio mostraba cierto deje de aburrimiento.

Shika- Es decepcionante… Sois el último obstáculo que se muestra ante mí, y no suponéis una amenaza mayor que un niño desarmado…- Shikamaru levantó Yamato, colocándola en una posición que hizo que tanto Tao como Juroyi se detuvieran al instante.

Shikamaru iba a utilizar el Hiten Mitsurugi Ryu. En el mismo instante que la posición era perfecta, Shika empezó una serie de embestidas contra ambos ninjas. La velocidad combinada del estilo Hiten Mitsurugi con su velocidad natural convertían a Shikamaru en un ser intocable. Tao-Rod y Juroyi pasaron a una estrategia absolutamente defensiva, incapaces de rivalizar contra el arcano estilo.

Shika- Vamos… ¡Atacad! Oh, ya se… No podéis.- Shikamaru, burlándose de sus rivales, creó con su chakra una vaina para Yamato, sujetándola con la mano vacía, atacando Juroyi y Tao por las costillas. Juroyi amortiguó el impacto con el chakra de su propio Bijuu, mientras que Tao interpuso a Yaong en el golpe. Ambos salieron despedidos varios metros. Antes de caer al suelo, Tao fue agarrado de la ropa por Shikamaru, quien nuevamente había usado su incomparable velocidad para llegar a él antes de caer. Shika acercó la cabeza de Tao hacia la suya propia. Mientras Tao forcejeaba, Shikamaru le susurro al oído.

-¿Sabes, Baransu? Cuando termine con tu vida, iré directo a Amegakure. Antes de someterlo todo a mi paso, me encargaré de llevar tu cabeza a tu querida Tsuyoku… No podrá ni moverse cuando vea que su maestro ha asesinado a su amado… El sabor salado de sus lágrimas será el condimento perfecto para mi victoria… Y serán solo segundos antes de que su cuerpo mutilado termine como adorno de mi trono mientras su sangre tinta mis alfombras, o tal vez, decida unírseme. No lo se, Tao, podría cuidarla… Porque tú no tienes el poder necesario para protegerla...- Las palabras de Shika resonaron en la mente de Tao-Rod, quien de pronto liberó tal cantidad de chakra que forzó a Shikamaru a soltarle. En los ojos del Baransu resplandecía el odio incondicional hacia el Nara. Todo el chakra que Tao-Rod mantenía sellado en balance empezaba a desestabilizarse. Shika sonrió ante esto- ¡Eso es! ¡Muéstrame el poder de alguien digno de enfrentarse a un dios!

Tao-Rod sentía como Suroku clamaba por tomar el control, y se lo hubiera cedido gustoso, si no hubiera sido por los brazos que le apresaron por la espalda.

Juroyi-¡Tao! ¡No permitas que sus palabras te afecten!- Juroyi había sacado su tercera cola, pero aun no había liberado el poder de su bijuu al completo. Sujetaba a Tao, intentando controlar la fuerza que manaba de él- ¡Tu eres mejor que esto, Baransu!

Shikamaru se mantenía completamente serio mientras observaba a los dos ninjas…

…Anna se acercaba. En su mente, la lucha continuaba.

Inner Anna- ¡Es tu lucha la que se esta librando, y no eres parte de ella! ¿¡A que esperas para unirte en esa gloriosa exhibición de poder!?- La voz interior de Anna sonaba furiosa e impaciente.

Anna- Se acabó. No será un deseo violento el que decida mi destino.- Su voz sonaba convencida en su mente. La otra Anna empezó a disiparse junto a sus dudas- Yo tengo mi propio camino y mi manera de hacer las cosas. No será hoy el día que Anna Uchiha se rebaje al nivel de las bestias.

Las voces en su mente se acallaron. Anna recobró el control de su cuerpo, precipitándose a la batalla.

Shika- Me aburro… Ninguno de vosotros toma siquiera en serio este combate…-Shikamaru miró a Juroyi, quien aun trataba de controlar a Tao-Rod. Su voz se tornó dura y fría, como quien contempla una escena repugnante con ira.- Al menos el Baransu esta dispuesto a liberar su autentica naturaleza. Pero tú no eres más que una molestia que da un paso atrás con cada ataque, si lo suponía, tienes miedo no me sirve de entretenimiento alguien que tiene miedo de morir. Desaparece.-Shikamaru levantó su espada- ¡Kuzu Ryu Sen! ¡Dragón de nueve cabezas!

Shikamaru liberó con su velocidad la letal técnica, apuntando a los 9 puntos vitales de Juroyi. Con su velocidad, el fin del Jinchuuriki estaba asegurado. Juroyi pudo ver acercarse el reflejo la espada de Shika, aflojando su presa hacia Tao, quien parecía estar volviendo en si. Los 9 golpes de la espada parecían venir al mismo tiempo. Al haber estado sujetando a Tao, no había podido preparar nada para intentar al menos escapar del ataque. La certeza del sueño eterno se cernió sobre Juroyi. Solo un milagro podía salvarle…

Un fuego salvaje envolvió a Shikamaru.

Shika-¡¡¡¡¡!!!!!- Entre las llamas, Shikamaru se vio sorprendido por el repentino ataque. Utilizando el poder de la técnica que estaba ejecutando, dispersó el fuego, quedando prácticamente ileso, alejándose de ambos ninjas mientras su capa akatsuki era reducida a cenizas. No había percibido que ninguno de ellos hubiera realizado ninguna técnica. Observó entonces que en el cielo había dos fuentes de luz…

Junto al sol, la forma final Fénix de Aika permanecía parada en el aire. De su magnifica y majestuosa figura, el fuego brotaba como lenguas de vida, mientras un brillo de arco iris rodeaba su silueta.

Shika – Quien iba pensarlo, por fin se pone interesante…

Aika- Me has arrebatado aquello que mas amaba…-La voz de Aika, quien se había despertado por las fuertes energías liberadas en el combate, hizo retumbar el aire. Su furia era mas que evidente- ¡No moriré hasta hacerte pagar tus pecados, Nara Shikamaru!

¡La luz de las alas del fénix ahuyentan las sombras! ¡Shikamaru se ve rodeado!

¡Próximo episodio, Brillo oscuro!

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:27 pm

El mensajero

Las ruinas de Konoha descansaban silenciosas. En el monte, solo las caras del primer y cuarto Hokage daban testimonio de la que un día fuera una de las más esplendorosas villas del mundo ninja. Los pájaros sobrevolaban sus ruinas, mientras que pequeños animales recorrían sus antiguas calles.

A cientos de kilómetros, la que fuera la aldea de la arena ahora no era mas que un enorme cementerio desértico. Las tormentas de arena se habían encargado de enterrar cualquier resto de la villa, a excepción de algunos de los edificios más altos.

Nuevamente, en la lejanía, la aldea de la niebla, fortificada, mantenía guardas constantemente. Era de las pocas aldeas que aún resistían.

Las calles de villa la roca estaban vacías. Nadie caminaba ya por sus calles. El alegre ruido del gentío que habitaba la aldea había sido sustituido por el más absoluto silencio.


*Una figura estaba inmóvil en las manos de un hombre con capa. Una espada estaba en el suelo, partida, donde quedaba su hoja. Alrededor de la espada y la figura, un gran charco de sangre inundaba la oscura habitación. Una risa malévola anunciaba el peor escenario, cuando un relámpago hizo inundar de luz la habitación, mostrando en las manos de Shikamaru el cuerpo sin vida de Tao-Rod, quien aún sostenía la mitad de Yaong.*

Tsuyoku- ¡Ah!- En medio de su cama, la dama del Amekage despertó entre sudores. Por la ventana no entraba más luz que la de los ocasionales relámpagos. El ruido de la lluvia golpeando contra la ventana era lo único que hacía acompañamiento a los irregulares suspiros de la chica de las aves.

Tsuyoku frotó sus ojos mientras intentaba despertar del todo. Había tenido una horrible pesadilla, y su corazón aun no se calmaba. Reposándose contra su almohada, miró la habitación, percatándose por primera vez de una silueta en las sombras. La kunoichi cogió una aguja de su mesilla de noche, mientras la silueta se acercaba a la cama.

Con la luz de un nuevo relámpago, Koji mostró su rostro.

Koji- Tanto tiempo, Tsuyoku.- Su voz sonaba tranquila, como quien observara a resguardo la tormenta que se acercaba.

Tsuyoku- ¿Qué haces aquí? Pensaba que Juroyi te habría matado.-Tsuyoku permaneció en la cama, con sus manos tapadas, haciendo algunos sellos.

Koji sujeto su mandíbula un momento antes de ir a hablar.

Koji -¡Oh!, si, “el elegido”. El chico tiene buena pegada, pero logre escapar a tiempo.- Parecía casi dolido por admitir su derrota.- No hace falta que estés nerviosa, chica-ave. No vengo a atacarte, solo a ha prevenirte. –Koji se acercó un poco mas a la cama, mostrando las palmas de sus manos en señal de que no era ninguna amenaza.- El futuro se torna oscuro. Ni el Baransu ni nadie podrá detener a Shikamaru. Su poder esta mas haya de toda imaginación. Cuando acabe la noche, el mundo será un lugar mas oscuro, un mundo donde rara vez brillará el sol.

Koji se alejó de la cama, acercándose a la ventana. Un nuevo relámpago ilumino la habitación, y por unos segundos, el rostro de Koji parecía casi apenado. Tsuyoku cerró los ojos un momento, recordando a su amado, cuando los abrió, miro al sitio donde Koji estaba parado.

Tsuyoku- Yo aun tengo esperanzas en el futuro. Se que mañana el sol brillará, se que Tao volverá. El me ha enseñado que el equilibrio siempre perdura. No importa cuan oscuro se torne nuestro futuro, para que hayan unas sombras, siempre debe haber una luz tras ellas. Yo me aferraré a esa luz.

Tsuyoku parecía convencida de sus palabras. Koji le observó en la oscuridad.

Koji-Solo espero…-Su voz permanecía tranquila, pero su tono era melancólico.-…Que la luna no brille hoy en la oscuridad.

[Si la musica sigue sonando, contarala en este punto.]


El sol se ponía en la zona de combate. Anna se había detenido. Sus heridas estaban abiertas. Los jutsus médicos no habían sido todo lo efectivos que deberían, al haberlos efectuado rápidamente y durante el combate. Paró un momento mientras volvía a curar sus heridas, sin poder más que contemplar como 3 fuerzas rodeaban a Shikamaru.

El cuerpo de Aika era ahora la mayor fuente de luz de la zona.

Shikamaru- No esperaba que te recuperaras tan pronto, Aika.- Shika mostraba un semblante serio mientras miraba la forma fénix de la Tsukino- Pensé que no saldrías de tu mar de lágrimas. ¿Acaso ya has olvidado la muerte de tu esposo? Vaya, eres aun mas fría que yo.- El tono de Shikamaru era serio pero su burla era más que evidente

Aika respondió furiosa, mientras su cuerpo de ángel de fuego desprendía aun llamas y luz.

Aika- Has destrozado a mi familia. ¡Has destrozado miles de vidas, Shikamaru! ¡Eres la ruina del mundo ninja!- Esferas de fuego empezaron a brotar de las manos de Aika, quien cada vez estaba mas furiosa.- ¡El mundo agradecerá cuando no seas mas que un recuerdo que olvidar!

Aika lanzó las esferas de fuego a Shikamaru. Usando a Yamato, Shika consiguió deshacerlas, pero tras el brillo de ambas esferas se habían ocultado muchas más. Shikamaru se vio en el centro de un sistema solar de esferas de fuego de diversos tamaños, que giraban a su alrededor, acercándose a golpearle. Con un sablazo de Yamato, destrozó las que tenía enfrente, para tras ellas encontrarse a Tao-Rod con la palma extendida. El chakra que rodeaba su palma se hizo visible en el momento en que golpeó sobre el pecho de Shikamaru, quien rodeado por las esferas, no pudo esquivar el golpe. El impacto empujó a Shikamaru hacia las esferas. Con un mandoble de Yamato, absorbió las más grandes, pero muchas pequeñas le siguieron golpeando. Tao se acercaba de frente con Yaong una vez, mas, pero esta vez Shikamaru observó como Aika generaba mas esferas de fuego. Impregnando con su chakra a Yamato, Shika se colocó nuevamente en posición Hiten.

Shika- ¡Amakakeru Ryu No Hirameki! ¡Técnica del dragón divino resplandeciente!

De un solo ataque de espada, tanto Tao como Aika salieron disparados. Juroyi había estado apartado. Tras ver el ataque del que Aika le había salvado, había quedado paralizado por el miedo. Observó como Tao y Aika vovian a atacar a Shika, quien esta vez no les dejó tomar la ventaja del ataque sorpresa. Juroyi aun tenía el chakra de su Bijou protegiendo su cuerpo, sin embargo su forma no era tan definida como antes. Shikamaru volvió a usar una técnica Hiten, lanzando a Aika a los pies de Juroyi, mientras Tao pasaba a ser el único blanco del Nara.

Juroyi- ¡Aika!- Juro se acercó a la flamígera chica, sin llegar a tocarla por el calor que emitía.

Aika- ¡Aparta!- La Tsukino parecía enfada con Juroyi.- ¿Por qué no estas atacando? ¡Nosotros solos no podemos parar a Shikamaru, es demasiado rápido!

Juroyi miró asustado a Aika. Un principio de lágrimas brotó de sus ojos.

Juroyi- Yo… Yo… ¡No puedo! ¡Él ya no es humano! ¡No podemos hacer nada contra él! ¡Va a matarnos!

Aika abrió los ojos como platos ante la actitud de Juroyi. Después le miró con desprecio. Su voz brotaba amarga de sus labios.

Aika- En el fondo no eres más que un patético niño asustado. Las personas que confiaron en ti se equivocaban. Cuanto sacrificio en vano. No nos queda esperanza si así era el elegido.

Aika se levantó, dándole la espalda a Juroyi, lista para volver al combate.

Juroyi-¡Espera!- Aika se volteó lo suficiente para ver como Juro apretaba los dientes, manteniendo sus ojos cerrados donde fluian sus lágrimas. Su voz brotó quebrada-Tienes razón en que soy como un niño asustado, ¡pero no voy a traicionar la confianza que hay puesta en mí! ¡Kurenai-sensei puso sus esperanzas en que yo pudiera ayudar a marcar la diferencia y así lo haré!

Juroyi secó sus lágrimas con su mano, mientras su chakra volvía a tomar la forma casi sólida que tenía al principio del combate. En sus ojos, su byakugan combinado con las pupilas del Bijuu mostraba una mirada que abandonaba sus temores. Si había de morir, lo haría cumpliendo las expectativas de cuantos se habían sacrificado por hacer de él alguien importante.

Shikamaru presionaba a Tao, quien estaba recibiendo pequeños cortes. La velocidad de ataque de Shikamaru aumentaba por momentos.

Shika- Se acabó Baransu. Todo cuanto te dije se volverá realidad. Tu mundo será el primero en caer de cuantos aún se resisten a mi.- Su voz era al tiempo sádica y seria. Realmente el poder le había perturbado. No consideraba a sus oponentes más que pequeñas piedras en su allanado camino hacía el poder supremo.

Tao-Rod permaneció sin abrir la boca, consciente de que no podía permitirse el lujo de contestar a las bravuconerías de Shika sin arriesgarse a recibir un golpe fatídico. De pronto abrió los ojos, y una sonrisa se esbozó en su rostro.

Tao-Rod- Parece que los mundos no están dispuestos a dejarse caer en tus dominios.- Tao dio un salto hacia atrás, esquivando un sablazo de Shikamaru, quien de pronto notó una fuerte presencia tras de sí.

Al girar la cabeza, vio como Aika, en el cielo, producía grandes dragones de viento, que arrastraban una ceniza ardiente que pronto le rodearon. Tras la ceniza, Shika no podía ver como el aura de Juroyi había aumentado a 3 veces su tamaño. Sobre la palma de la silueta de chakra, había un gigantesco rasengan, que Juroyi lanzó a través de su aura al punto donde se encontraba Shikamaru. El fuego, viento y energía se concentraban en el punto donde Shika se encontraba hacía tan solo unos segundos. Fuera de la tormenta de energías, Tao sujetaba a Yaong con la mano izquierda. Con los ojos cerrados, manejaba su propia energía interior. Al abrir los ojos dio una palmada al límite donde los chakras aun rodeaban al Nara.

De la mano de Tao brotó un chakra que absorbió toda la energía que rodeaba a Shikamaru, quien aun estaba en el centro de todo. Tao avanzó corriendo, mientras que a medida que se acercaba, todo el chakra del entorno se concentraba en un minúsculo punto en su mano. Cuando llegó al centro, solo quedaba una figura humana envuelta en fuego y energía.

Tao-Rod- ¡Kradungan!-Toda la energía que Había estado golpeando a Shikamaru había sido reunida y liberada con el ataque de Tao. Shikamaru permaneció en el sitio. Con su mirada oculta bajo su pelo. Su cuerpo sangraba por varios puntos. Ante los ojos de Aika, Juroyi y Tao, el hombre que permanecía de pié frente a ellos estaba muerto... Hasta que de pronto alzó el rostro al cielo y empezó a reír a carcajadas. Era la risa de un loco que había perdido toda la razón. Juroyi escupía maldiciones mientras Aika, bajaba la altura de su vuelo contrariada. Solo Tao parecía mantener cierta serenidad, aunque rechinaba con los dientes.



Shikamaru- ¡Impresionante! ¡Habéis conseguido causarme dolor! ¡La última luz de este mundo no era tan inútil como parecía, en serio que dolió!- Shika lo gritaba como si fuera algo realmente gracioso. Después de unos segundos apaciguó su risa. Volvió a ocultar su rostro con su pelo.- Sin embargo…La luna brillará en la oscuridad.-Tras sus cabello oscuro, los ojos de Shikamaru brillaron intensamente. De su cuerpo empezó a surgir una nube de chakra oscuro que pronto tapó todo su cuerpo y se extendió por los alrededores. Tao, Aika y Juroyi se alejaron varios metros percibiendo que el chakra de quien tenían delante ya no era el de Shikamaru. Ni siquiera parecía de origen humano.

Anna llegó por fin al combate. Había tardado más en llegar de lo que esperaba. Observó la nube de chakra negro y púrpura tras la que se ocultaba Shikamaru. De repente notó como la fuerza de la gemela de Yamato se incrementaba exponencialmente.

(Inner) Anna- Despertó…No puede ser… Ha despertado…- Su voz sonaba por primera vez en muchos años temerosa. La fuerza de la gemela se transmitió de golpe por el cuerpo anulando su conciencia. Su cuerpo empezó a caer, pero de pronto se paró y se irguió al cielo con una risa maligna.

Tao, Aika y Juro seguían contemplando como la nube de chakra se extendía. Estaban tan absortos que no se dieron cuenta que el cielo se había oscurecido totalmente. Los últimos rayos del sol de poniente fueron tapados por la brillante luna. El eclipse estaba completo, cuando de la nube surgió un rayo que golpeó a Tao en el pecho. La fuerza fue tal que arrastró su cuerpo 20 metros, donde Tao quedó tirado.

Aika/Juroyi-¡Tao!- Su grito sonó al unísono. Antes de poder moverse, observaron un brillo entre la nube de chakra. El brillo era el reflejo de la brillante luna que resplandecía durante el eclipse sobre una armadura. Distintas partes de la armadura fueron quedando al descubierto, desde el casco hasta las piernas. La armadura, de un negro tan intenso que solo la luz mas blanca se reflejaba en el, estaba ahora descubierta.

(Inner) Anna- Eh ahí el autentico poder de Shikamaru.- La voz de Anna sonó varios metros mas cerca, mientras recortaba la distancia con los ninjas. Nuevamente abrió los labios para pronunciar, con una voz más dulce que la miel, las palabras que anunciaban que el fin se acercaba.- El autentico poder de Shika, el poder…de la misma oscuridad, el caballero negro ha llegado.

Aika y Juroyi palidecieron. La negra armadura permanecía allí donde hacía meros segundos Shika había recibido el ataque combinado de los 3.

El caballero había despertado.



¡La luz se extingue! ¡La temida revelación termina con toda esperanza! ¡Los demonios salen a la luz!

¡Próximo capitulo: El despertar de Tao!

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:29 pm

El despertar de Tao

La brillante luna en el cielo oscuro acentuó el cambio del rubio dorado del pelo de Anna a un rubio plateado. En sus ojos brillaba un sharingan de color púrpura. Sus labios volvieron a abrirse dulcemente para susurrar sensualmente la misma palabra.

(Inner) Anna- Caballero…



El cuerpo de Tao seguía tirado. Si estaba vivo o muerto era algo que no podían saber. Aika y Juroyi aun tenían grabado en sus retinas como el rayo había impactado sobre su pecho, pillándole desprevenido. Ambos estaban pálidos, algo que evidenciaba aun mas la única fuente de luz blanca. El fuego del cuerpo de Aika estaba casi extinguido por la cantidad de chakra liberada con la aparición del caballero, mientras que el aura de Juroyi estaba casi disipada.

El caballero estaba presente. En su diestra una espada que no era Yamato ni rebellion, mientras su zurda portaba un gran escudo. La luz de la luna era lo único que hacía distinguir la armadura del caballero de la oscuridad que le rodeaba.

Aika gritó. Su grito fue como el de mil bestias. Un grito de odio, rencor y furia salvaje. Reavivó las llamas de su cuerpo mientras emprendió un vuelo raso contra el caballero. Lanzó una ráfaga de patadas y puñetazos que el caballero desvió usando Kirin Otoshi. Paró con el escudo la patada de Aika, reduciendo toda su fuerza, para luego derribarla contra el suelo.

Juroyi cayó de rodillas, sujetando su cabeza, frotándola contra el suelo. Su sangre, brotando de la herida que se estaba haciendo, manchó el suelo. Levantó su cara al cielo, con la sangre corriéndole por el rostro. Al igual que Aika, gritó, pero a diferencia de ella, su grito era de terror, de pánico. Lo que estaba viendo le superaba. Casi había esperado que el caballero y Shikamaru se hubieran encontrado en el futuro y se hubieran matado mutuamente, pero esto superaba su mente. Buscó esperanza en todo su ser, solo para darse cuenta de que ya no había nadie que pudiera acudir a ayudarles. Dejó de gritar y volvió a bajar la cabeza, golpeándose nuevamente. Al levantar la cabeza, observó la mancha de sangre que había causado. En la roja sangre, creyó ver los ojos de Kurenai. Era todo cuanto necesitaba. Volvió a gritar, esta vez con un grito como el de Aika, mientras recomponía el aura azul a su alrededor, preparando un nuevo Odama rasengan, pero el caballero levantó su escudo, realizando Houou Gaeshi. En el momento en que el rasengan golpeó el escudo, fue absorbido. De la punta de la espada del caballero brotó la misma técnica, lo cual pillo a Juro desprevenido, recibiendo su mismo ataque, saliendo disparado varios metros. Los tres últimos bastiones de la resistencia estaban ahora en el suelo. Nadie se oponía ya al caballero.

Caballero/Shika- Se acabó. La pelea ha terminado. ¿No hay aquí nadie que pueda enfrentarse a mí en un combate? Cargas furiosas, técnicas precipitadas… La calma del combate es algo que un guerrero siempre mantiene. Las emociones son secundarias: Suprimidlas, o solo fracasareis.- La voz del caballero era pausada y tranquila. Cualquier rastro de las burlas de Shikamaru parecía haber desaparecido.

Tras las palabras del caballero se hizo un silencio solo perturbado por el viento creado por su energía y la sonrisa de Anna, una sonrisa muda que sin embargo embriagaba el ambiente. Al cabo de unos segundos, el ruido de pisadas cambió eso.


De entre la oscuridad, surgió una figura, con los ojos resplandecientes. Su sharingan estaba activo.

Gabriel había llegado.

-Lo he visto todo... He visto lo que ha pasado durante el eclipse. ¡Shikamaru!- Gabriel apuntó acusadoramente al caballero, quien no mostró ninguna reacción.- ¡Vas a pagar por todo! ¡No me importa si eres el caballero o no, vas a pagar por lo que hiciste a mi aldea!

Gabriel realizó sellos rápidamente. Había concentrado mucho chakra mientras observaba la escena, aunque una parte la había perdido por las resonancias energéticas del caballero, aun cargaba su técnica potentemente. De pronto liberó su magen –wasureru. El caballero permanecía quieto, por lo que Gabriel pensó que su técnica había tenido efecto: Si había funcionado, el caballero estaría ahora en una ilusión oscura donde seria devorado por demonios.

Gabriel sonreía, seguro de su victoria, cuando notó que la realidad empezaba a parecer como adormecida. De pronto, la luz de la luna desapareció para Gabriel, quien empezó a escuchar sonidos infrahumanos a su alrededor. De la absoluta oscuridad que ahora le rodeaba, miles de demonios brotaban de la nada. Gabriel se vio rodeado, comprendiendo lo que había pasado, pero eso no evitó que cayera presa de su propio genjutsu.

Antes de que pasara ni un minuto, Gabriel estaba en el suelo, paralizado. Su única carta había fallado. El caballero seguía erguido en la planicie. En silencio, empezó a caminar lentamente hacia los cuerpos derribados de Aika y Juroyi…

Tao-Rod abrió los ojos. Estaba intacto, pero cuando intentó ubicarse, quedó algo sorprendido: A su alrededor, solo había un niebla oscura, bajo sus pies, una luz suave iluminaba la instancia. Observó a los lados sin ver nada en concreto, y empezó a caminar.

A medida que caminaba, la niebla se dispersaba. No tardó en ver una zona con menos luz con una silueta entre la niebla. Se acercó a la silueta. Cuando se encontró con ella, vio como bajo los pies de esta, el suelo cambiaba de color. Frente a él, solo había una luz negra. Tao-Rod levantó la mirada, pronunciando un nombre.

Tao-Suroku…-Frente a los ojos de Tao, un ser similar, pero a la vez diferente, quedaba parado con una mirada fría. Suroku rió levemente, como quien acaba de ver algo curioso.

Suroku-Estas aquí… Vaya, parece que he fallado estrepitosamente en mi misión mantenerte con vida.- Suroku mostró en su semblante una mirada de no haber roto un plato en su vida, seguida de una mirada maliciosa.
Tao-¿Fallar?- Tao mostró en su rostro una mueca algo triste, dentro de su plasmada seriedad- ¿Intentas decir que estoy muerto?

Suroku soltó una carcajada

Suroku-¿Intentar? ¿Es que tengo que escribírtelo en la frente? ¡Claro que estamos muertos, necio!- La voz de Suroku sonaba furiosa. Parecía realmente molesto.- Nuestras constantes vitales están al mínimo. Un par de minutos más, y no habrá suficiente oxigeno para nuestro cerebro. Nuestro corazón lleva parado cerca de 30 segundos, y las señales bioeléctricas que son el origen del pensamiento racional empiezan a ralentizarse. Pronto, incluso este lugar será solo oscuridad absoluta.

Tao cerró los ojos, suponiendo que lo que Suroku decía fuera cierto (y no tenía motivos para mentir), moriría definitivamente en unos segundos. Pensó en todo cuanto había perdido: Su vida, su amor, Tsuyoku… Por primera vez en su vida, el siempre equilibrado Tao-Rod se permitió algo insólito en él.

Se permitió un ataque de ira.

Tao se desplomó, golpeando el suelo con su puño. No sintió dolor, y el único efecto derivado fue una onda que se esparció por las luces del suelo. Cuando levantó la mirada, miro enfadado a Suroku.

Tao- Bueno, lo has conseguido. De un modo u otro, has arruinado mi vida.- Tao levantó su puño contra Suroku, quien le devolvió la ofensiva mirada.

Suroku-¿Yo? ¿¡Quien es el inútil debilucho que se ha metido en una pelea, que no puede ganar!?- Suroku levantó su puño también.

Ambos lanzaron sus puños hacia delante, sin embargo, los manos nunca chocaron contra nada. Sus cabezas estaban frente con frente. Las habían chocado y ahora estaba a escasos centímetros uno del otro.

Tao- Tú… Tienes un plan. ¿Me equivoco?- Tao había recuperado la calma. Estaba mostrando otra vez una expresión que en su rostro no se solía dar. Mezclaba confianza y una risa burlona.

Suroku, que también tenía esa misma expresión devolvió su mirada a Tao.

Suroku- Veo que al fin piensas, Tao. No iba a dejar que mi preciado cuerpo muriera tan pronto.- Se rió burlonamente.- A diferencia de ti, en cuanto noté el chakra desbordante, levanté algunas defensas. Es cierto que no morimos al instante, pero estamos muy cerca.

Tao- Lo imaginaba- Aun con esa sonrisa, extraña en su rostro, Tao-Rod apartó la mirada un momento- Si no hubiera esperanza, no habrías venido a hablar. Te habrías dado el gustazo de intentar matarme mentalmente.

Suroku acentuó su mirada.

Suroku- Es cierto que hay una manera, pero… Implica que trabajemos juntos.- Suroku mostró una mueca de repugnancia en su cara- No es que me haga mucha gracia, pero haría cualquier cosa por que este preciado cuerpo sobreviviera.

Tao volvió a devolverle la mirada a su contra-yo. La serenidad volvió a su rostro. Se recolocó, separándose que Suroku. Ajustó su ropa, algo innecesario pues solo era una representación mental de la misma, y tras colocarse en una postura formal, levantó su vista de nuevo.

Tao- Esto es lo más repulsivo que voy a hacer nunca. Empecemos.

La luna aun brillaba. Aika y Juroyi habían vuelto en sí, y luchaban contra el caballero. Anna permanecía observándolo todo, como una emperatriz que contempla los juegos que sus gladiadores de ofrecen. Aika y Juroyi intentaban distintas técnicas, pero el caballero se dedicaba a contraofensivas. En ningún momento atacó seriamente a sus contendientes. En un momento de respiro que el caballero les concedió, a 15 metros de él, Aika y Juro se susurraban estrategias.

Juro- ¿Y ahora que hacemos? Cuando era Shikamaru y contábamos con Tao, necesitamos un ataque sorpresa a máximo poder para hacerle sentir algo. ¿Como podemos hacerle frente?- Juro mantenía la calma al borde del ataque de nervios. Estaba aguantando estoicamente el miedo, impidiendo que su sentido común le hiciese correr en dirección contraria.

Aika- Si Gabriel se recupera, quizás podríamos intentar algo… Yo llevo luchando al máximo desde que adopte la forma fénix… No voy a aguantar mucho mas al límite…-Aika estaba respirando con dificultad. Tenía demasiadas heridas, y al igual que Juroyi, tenia que lidiar con una batalla mental muy dura.

Juro- Yo ya he probado liberando las 3 colas.- Tragó saliva.-Podría intentar liberar mas poder, pero me estaría arriesgando a caer bajo la influencia de Sanbi, y eso solo sumaría un problema para nuestra causa… Y encima… No se si Tao sigue vivo o no…

Aika maldijo entre dientes, mientras Gabriel, que dejó de agitarse en el suelo, se levantó pesadamente.

Gabriel-Vamos…A por él…- Apenas podía moverse eficientemente. Desenvainó su espada.- ¡Voy a cargármelo, resucitarlo, y después le mataré otra vez!

Juroyi- ¡Gabriel, espera!- A pesar del grito de Juroyi, Gabriel empezó su carga contra el caballero, con la espada preparada para un ataque. Cuando estaba a 10 metros, el caballero levantó su espada.

Caballero/Shika- "Veloz como el viento"


Blandió su espada, de manera que el corte se dirigía hacia Gabriel.

El aire se impregnó de rojo.

A pesar de la distancia, sobre el pecho d Gabriel había un gran corte que iba desde su hombro izquierdo hasta su cadera derecha. El corte había penetrado en su caja torácica, dañando algunos órganos. Gabriel cayó al suelo, casi muerto, recogiéndose en posición fetal para intentar evitar que sus tripas abandonasen su cuerpo, sujetando su estomago. Aika, apartó la mirada de la nube roja que la sangre de Gabriel había formado antes de caer al suelo formando un charco. Juroyi notó como la bilis se le subía por la garganta, intentando evitar vomitar. El caballero empezó a caminar lentamente. Dio un paso…




…a unos metros, el aire se agitaba…

…El caballero dio otro paso hacia sus presas…

…El viento empezó a girar sobre el punto marcado por el cuerpo en el suelo…

…Su pesada armadura sonaba con cada paso que daba. Caminaba ajeno al lo que ocurría a solo unos metros…

…La presión aumentaba allí donde el aire se arremolinaba…

…El caballero se paró, a 10 metros de la Tsukino y el Hyuuga.

Caballero/ Shika-Es hora de que el combate acabe.- Shikamaru levantó su espada. A pesar de la distancia, Aika y Juro sintieron angustia, recordando lo que había ocurrido a Gabriel.

De pronto, una explosión masiva de chakra estalló.

El caballero no era la fuente.


Donde antes había estado tirado el cuerpo de Tao-Rod, dos fuentes de luz, una negra cegadora y una blanca brillante ascendían hasta el cielo, girando sobre un eje. Ambas luces entonces empezaron a girar, formando una esfera perfecta, totalmente en calma, alrededor de la figura que permanecía en medio.

Tao estaba de pié. De sus muñecas había desaparecido el símbolo del Ying Yang. Mientras en sus ojos se apreciaba una luz blanca y una oscura, que parecían haber tomado el relevo de la forma que llevaba grabada donde sus brazos y manos limitaban.

El caballero habló. Su cuerpo aún estaba dirigido hacia Aika y Juroyi, pero su cabeza miraba hacia el erguido cuerpo de Tao-Rod.

Caballero/Shika- ¿Baransu?… No… alguien diferente…

La figura de Tao ya no estaba donde sus ojos apuntaban. En el mismo instante que desapareció, el caballero giró los ojos allí donde notaba la presencia de Tao.

En frente suya. Su velocidad había sido comparable con la de Shikamaru. Tao levantó sus brazos. Lo impensable sucedió.

El caballero salió disparado varios metros. Al aterrizar, una enorme nube de polvo tapó en 5 metros la zona donde había impactado. Anna permanecía parada, pero con una mueca en sus labios. Aika y Juro se encontraron pasmados, sin saber como reaccionar. Tao-Rod mantenía los brazos levantados hacia donde el caballero estaba hacía unos segundos. Su rostro permanecía en la mas absoluta de las calmas, pero en sus ojos se mostraba su determinación.

El autentico maestro del equilibrio separó sus labios.

Tao-Rod- Tras tu tormenta...Vendrá mi calma... Y tu no seras bienvenido en ella.

Colocandose erguido, Tao-Rod abrió los ojos.

Había llegado el momento.


¡El despertar de Tao! ¡La balanza se inclina hacia el centro!

¡Próximo capitulo: Entre el Balance y el Caos!

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:30 pm

Entre el balance y el caos.

La figura de Tao-Rod, rodeado de su propia aura era simplemente imponente. Aún permanecía allí donde había golpeado al caballero, quien aun estaba oculto tras la nube de polvo. Aika y Juroyi, quienes habían quedado estupefactos, dejaron escapar un grito de alegría.

Juroyi- ¡Tao! ¡Estas vivo!- Juro apretó los puños mientras alzaba los brazos al cielo.- ¡Dios, jamás pensé que me alegraría tanto de ver tu careto!

Aika- Increíble…-La cara de Aika, mostraba una expresión de felicidad tal que de haber podido, posiblemente habría llorado, pero el fuego que aún le rodeaba lo impedía.- No puedo creer que lo hayamos logrado. Es un sueño…

Tao no se movía.

Tao- Aun no…- La voz de Tao sonaba desdoblada. El tono de voz de Suroku y Tao-Rod sonaba al mismo tiempo brotar de su garganta




Aika y Juro detuvieron su celebración, al tiempo que el sonido del metal contra la roca empezó a surgir de entre la nube de polvo. Cuando el viento la disipó, la armadura del caballero se acercaba, intacta, en dirección a Tao-Rod.

Caballero/Shika- Inamovible como la montaña…- El caballero había utilizado Zan en el último momento, utilizando su inmenso chakra para absorber casi toda la potencia del golpe. Aun así, la energía restante había sido la que le había lanzado contra las rocas.

Aika y Juro tragaron saliva. Su celebración había sido precipitada.

A unos metros de todo, Anna tenía una expresión aburrida.

(Inner) Anna- Me estoy aburriendo…- Sus pies empezaron a dirigirse al combate.

Tao-Rod y el caballero habían quedado frente a frente. Sus miradas, a través del casco del caballero se habían encontrado. Juroyi cedió ante la presión.

Juroyi- ¡Ahora podemos con él!- Juro se lanzó hacia delante con un gran salto, hacia donde estaban ambos contendientes, cuando una mano sujetó su pierna, le zarandeó hacia donde había estado antes.

El sharingan violeta de Anna fue lo primero que le devolvió la mirada cuando se volvió a levantar.

(Inner) Anna- Es obvio que no lo entiendes, chiquillo… Ambos quieren enfrentarse en un duelo justo. Ninguno va a utilizar ningún tipo de ayuda externa. Es obvio que la basura como vosotros no entiende la elegancia de un duelo.

El orgullo de Aika floreció, abalanzándose sobre Anna con su flamígero cuerpo. Anna, quien estaba mucho más descansada al haber combatido mucho menos y haber curado sus heridas, apartó a la Tsukino con una patada en su pecho. Su capa de Akatsuki quedó chamuscada por la zona de las piernas. Por su derecha, Juroyi había vuelto a la carga, pero gracias a su sharingan, Anna le vio venir, dejándose caer por el impulso de la patada, mientras giraba sobre su propio eje horizontal, golpeando el costado de Juroyi justo cuando estaba sobre ella con la vaina de la gemela de Yamato. Cuando ambos cayeron al suelo, Anna recobró la posición. Su rostro solo tenía muestras de una seriedad serena.

Por su parte, el caballero y Tao aun se observaban. De repente, ambos empezaron a caminar hacia un agujero entre las ruinas, internándose en la oscuridad. Mientras caminaban, la tensión entre ambos hacía que el entorno entre ellos fuera afectado. Incluso sin mediar palabras, ambos se estaban comunicando con una especie de telepatía. Al cabo de algunos metros, llegaron a un salón que no había sido del todo derruido. En la oscuridad, se observaban 10 estatuas alrededor de las paredes, cada una representando a una antigua aldea ninja (konoha, Arena, Lluvia, Nube, Roca, Niebla, Nieve, Estrella, Hierva y Cascada). Solo la aun en perfecta armonía energía de Tao y la armadura del caballero, que aun en la oscuridad reflejaba la luna que ahora quedaba oculta sobre sus cabezas, iluminaba la instancia. Ambos seguían parados. Del techo, a unos 12 metros de altura, se desprendió una piedra del tamaño de un puño…

Tao-Rod cargó contra el caballero, con la palma extendida. El caballero utilizó el brazo que sujetaba el escudo, con su mano libre, para pararlo, reduciendo a 0 la fuerza del ataque del Baransu utilizando el Quirin Otoshi, para seguidamente derribarlo. Tao-Rod, que había sido lanzado y aun tenía su brazo sujeto por el caballero, dobló su espalda forzando a sus pies a tocar el suelo antes de que su cuerpo aterrizase, evitando el golpe y sujetando el brazo del caballero. El caballero, usando la mano armada con su espada, atacó intentando cortar el cuerpo de Tao en dos. Un susurro veloz cruzo el viento.

Caballero- Veloz como el viento…-Su sablazo se dirigía hacia el cuerpo de Tao, quien impulsó sus piernas al aire quedando suspendido boca abajo en el brazo del caballero. El efecto de Fuu creó en la pared y el suelo una brecha bastante profunda. El caballero entonces impulsó al cielo el brazo donde estaba Tao, obligándole a soltarse y dejándolo suspendido. Otro susurro abandonó su casco.- Invade como el fuego…

El chakra que rodeaba a Tao empezó a prenderse en llamas, pero aun boca abajo y en el aire, el maestro del balance estiró su palma hacia el caballero, enviando todo ese chakra hacia él. El caballero levantó su escudo y su espada al mismo tiempo, absorbiendo el chakra ígneo y volviéndolo a emitir con su espada con Houou Gaeshi. Tao se retorció en el aire, esquivando el ataque que esta vez era lineal, para caer, ágilmente al suelo, el caballero volvió a susurrar tras su casco, en el instante en que Tao tocaba el suelo.

Caballero- Tranquilo como el bosque. -Pequeñas briznas de hierba brotaron bajo Tao, quien de pronto había dejado de brillar, sellando con su voluntad todo su chakra para evitar ser absorbido. Usando la misma velocidad con la que había sorprendido al caballero, ahora sin iluminar nada, había vuelto a saltar sobre él. Su chakra resurgió, reformando la esfera perfecta, e iluminando sus ojos nuevamente, creando en ellos un Yin-Yang de luz que miraron directamente a través del casco del caballero, quien de pronto vio entre ambos un gran plano de luz bicolor. El caballero respondió ante el improvisado genjutsu del Baransu con Hakaryu, haciendo que ese plano de luz tomara forma corpórea como dragón que se abalanzaba sobre Tao, quien debido al salto sobre el caballero ya no estaba en la trayectoria del ataque, quedando justo tras el caballero. El caballero susurró al oís los pies de Tao-Rod aterrizar sobre el.

Caballero- Sin forma como la sombra…- Los brillos de su armadura cesaron, cayendo en la más absoluta oscuridad de In. Ni la luz emitida por el chakra de Tao podía iluminarle. Un leve susurro fue lo único que avisó a la unión de Suroku y Tao de la posición del caballero.-…Impacta como el trueno.

La casi imperceptible fuente de luz de Rai empezó a atravesar el aura de Tao, quien concentró en ese instante todo su chakra en ese punto, desviando unos grados el veloz ataque, salvándole la vida. El efecto de In se desvaneció, quedando a la vista nuevamente el brillo de la armadura del caballero…

…La roca del tamaño de un puño golpeó al fin el suelo. En apenas 5 segundos se habían sucedido la seria de ataques y contra-ataques de ambos contendientes. El caballero observaba la figura de Tao-Rod, quien ya había recompuesto su aura.

Caballero- Eres el primero que consigue sobrevivir a Rai… Impresionante.


La luz de la luna contemplaba su danza. Usando solo la vaina de la gemela de Yamato, Anna dispersó las bolas de fuego que Aika acababa de lanzar. Juroyi seguía intentando utilizar su juken, pero cada vez que iniciaba un ataque, una de las piernas de Anna le barría y apartaba de ella. Los contendientes de la Uchiha estaban muy debilitados de la pelea contra Shikamaru, y cada vez que esquivaba sus ataques, con un esfuerzo para nada agotador, menospreciaba e insultaba a estos.

(Inner) Anna- ¿Es que con esto queríais derrotar a Shikamaru?- Su voz sonaba como la de aquel que viendo una desgracia disfruta de la escena.- No sois capaces de alcanzarme a mi. ¿Cómo esperáis siquiera arañar su armadura? Quizá con esto sea más interesante…

Anna levantó la mano en dirección a Gabriel, quien se hallaba aun entre la vida y la muerte a 3 metros de ella. Mostrando un impresionante control de sus habilidades medicas, Anna creó un halo de chakra que cerró todas sus heridas mortales, permitiendo que Gabriel se levantase. Su rostro mostraba ira descontrolada.

Gabriel- ¡Craso error, Anna! ¡Voy a cargarme a tu caballero!- Gabriel empezó a correr en la dirección que Tao y Shikamaru habían seguido, pero nuevamente una patada circular de Anna le devolvió a donde había estado tirado, donde su sangre aun regaba el suelo.

(Inner) Anna- No tan rápido, cachorro, tú estas aquí para ayudarme a divertirme un rato.- Sus ojos con el sharingan púrpura miraban los de Gabriel, para en un momento desviarlo en dirección a Aika y Juroyi, quienes se acercaban rápidamente a ella.

En la mano de Juroyi había un nuevo Odama Rasengan, esta vez de color rojo intenso, con llamas dentro de su núcleo que Aika, quien volaba a centímetros por encima de Juroyi, producía. Cuando estaban a un par de metros, Anna saltó sobre la flamígera esfera de energía, esquivándola por unos centímetros, chamuscando aún mas su capa, mientras aterrizaba de pié sobre la espalda de Aika, quien se vio empujada a caer sobre Juro. Anna rebotó desde la espalda de Aika, aterrizando nuevamente de pié donde había estado antes. Juro, tirado boca abajo en el suelo maldijo, mientras sobre su espalda Aika se reincorporaba, también dolorida.

Juroyi- ¡Mierda!- Golpeó con un puño el suelo, levantándose tras eso.- No podemos ni tocarla. ¿Tan lejos estamos de ella?- La frustración del Hyuuga era tal, que su aura mantenía cierta forma irregular, como si de fuego se tratase mas que de su propia energía.

Aika se lamentó allí donde Anna le había pisado.

Aika- No es solo que ella ahora este sobre potenciada… Nosotros estamos agotados. A mi me quedan apenas segundos con mi forma fénix, ella ha tenido tiempo de sobra de descansar y curar sus heridas. Además, moralmente, para ella todo va genial, nosotros estamos luchando por mucho más de lo que nuestros hombros pueden soportar…

Aika hablaba intentando mantener la compostura, pero lo cierto es que estaba más que desesperada. Pronto no podría ni seguir luchando, y eso le recomía las entrañas. Gabriel por su parte no se rendía.

Con sus heridas curadas, había empuñado su espada y atacaba con su mejor técnica, pero la ira y el ansia de seguir a Shikamaru hacían que sus ataques fueran en ocasiones bruscos y sin patrones claros. Anna solo esquivaba sus acometidas, sin responder a ningún ataque. En el primer momento que Gabriel vaciló para recuperar aliento, Anna respondió entrechocando la vaina de la gemela contra su espada.

(Inner) Anna- Ahora te enseñare un juego de espada elegante…- Su voz seguía sonando seria, pero volvía a tener el toque meloso anterior.

Anna desenvaino a la gemela.


La oscuridad permanecía en la sala. Solo las ocasionales chispas desprendidas en el choque de espadas del caballero y Tao, cada vez que este desenvainaba a Yaong para contrarrestar algún ataque puntual del caballero, ayudaban a iluminar momentáneamente la habitación donde solo las energías de los dos duelistas ayudaban a que las sombras inundaran todo el recinto.

El peso de la batalla no se decantaba a ningún frente. En ocasiones el caballero tomaba la delantera con técnicas Hiten Mitsurgi, pero Tao-Rod y su mezcla de estilos de Tao y Suroku conseguían desestabilizar las acometidas del caballero, quien cortantemente tenía que cambiar los patrones de sus ataques. El caballero entonces, por un segundo, vaciló. A pesar de su desmesurado poder, llevaba demasiados combates seguidos. En cierto modo, estaba cansado de pelear. Una pelea tras otras, a nivel mental, era algo que muchas veces acusaba a los guerreros, quienes en ocasiones, a pesar de su superioridad en el campo de batalla, les costaba la vida.

Tao aprovechó es segundo para iniciar una serie de golpes que, por primera vez, empezaron a hacer efecto sobre la armadura del caballero, causándole abolladuras y arañando su superficie varios centímetros. El caballero, ante la presión del Baransu, canceló de golpe su chakra durante una milésima de segundo, reactivándolo, de tal forma que Tao-Rod tuvo que parar su acometida.

El chakra que emitía ahora el caballero era de colores, pasando por todas las tonalidades del espectro visible. La sala ahora se iluminaba con ese chakra. Tao-Rod, tras sentirse confuso un momento, reanudo su acometida, pero antes de poder atacar, el caballero le contragolpeó con el lado romo de su arma. Tao salió disparado algunos metros, pero recuperando el equilibrio al caer, inició una serie de fintas alrededor del caballero, quien nuevamente, para sorpresa de Tao, quien antes conseguía presionar al caballero con esa estrategia, le volvió a repelar, esta vez haciéndole chocar contra el techo. Al caer, la voz de Suroku brotó de la garganta de Tao.

Suroku- ¿Pero que demonios esta pasando? ¿Qué significa ese chakra?- La voz de Suroku permanecía baja, como preguntándose a si mismo. La sincronización Suroku/Tao se había cancelado. Tras un segundo para reinstaurarla, Tao observó al caballero, quien volvió a hablar.

Caballero- Muga No Kyochi…- El llamado “estado de auto actualización del caballero” le había estado previniendo de los últimos ataques de Tao, quien a pesar de sus variaciones en los patrones de ataque, no había acertado al caballero en sus ultimas dos acometidas.

Tao-Rod, quien había perdido la baza de ataque que estaba usando hasta ahora, juntó sus manos. Toda su aura se empezó a repartir por el suelo. Por toda la instancia, allí donde Tao había estado peleando contra el caballero, los restos de su chakra se empezaban a amontonar en el suelo. Pronto, el suelo de la habitación estaba lleno de chakra oscuro y luminoso que formaban un gigantesco Yin-Yang. Tao golpeó con las dos manos el suelo

Tao-Rod- Sora-made Jigoku, Kradungan.- Tao utilizó todo el chakra que había estado liberando e un ataque de zona que, aunque pudiera prever, el caballero no podía esquivar.

El chakra bicolor se levó hacia el techo de la sala, no dejando ver nada. Tao-Rod estaba protegido de su propia técnica, sin embargo, el caballero había sido engullido en el ataque.

Mientras contemplaba el efecto de su ataque, Tao respiró profundamente. Otra vez había perdido la sincronización con Suroku, debido al considerable contra efecto de la técnica. Mientras ambas entidades se volvían a sincronizar, de entre la luz surgió nuevamente la figura del caballero.

Caballero- Hecatoncheires no Monban.- Protegido por su guardián de 1000 brazos, el caballero había superado la técnica de Tao.

¡El intocable caballero despliega sus últimas armas! ¡El fin del combate se acerca!

Próximo episodio: ¿¡Shikamaru…Derrotado!?

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:31 pm

Shikamaru… ¿Derrotado?(Parte 1)


Era una tierra distinta. Esta tierra no conocía la guerra desde hacía siglos. La paz reinaba en el lejano país, ajeno a cuanto ocurría en las naciones ninja. En lo más alto de un monte, un templo más antiguo que el nombre de esas tierras se erguía, ya antiguo y casi derruido. Sobre su portón, en el arco superior, había un dibujo de lo que parecía un sol con alas. Solo alguien que dominara el arcano idioma de esas tierras sabría que ese símbolo era el nombre del templo, hogar de uno de los clanes más ancianos del mundo. Solo tal persona podría leer el nombre “Sorakahi”.

Dentro del templo, en la única habitación que se mantenía en pié, un joven reposaba sobre una cama. Sus ojos, cerrados, estaban apretados, como si tuviera una pesadilla. En su mente, imágenes de batalla, fuego y destrucción aparecían. Vio imágenes de un dragón de hielo, un fénix, una bestia de múltiples colas… Observó una armadura negra, presagio del peor mal que nunca encontraría. Entre sus visiones, vio una que no creyó volver a ver: Un joven de pelo blanco y negro.

¿¿¿???- ¿¡Tao!?- El joven despertó, levantándose sobre su cama. El sudor corría sobre su frente. Pronto, se notó débil. Tambaleándose, se movió en la oscuridad de su cuarto, murmurando.- No es posible… Hace años que se fue… ¿Por qué le recuerdo ahora?...

La figura del joven apartó su larga cabellera de su rostro. Por primera vez, vio la extraña luz que procedía de la ventana. El chico cogió lo que parecía una funda de una katana, de la que sobresalía una vaina: El arma estaba dentro. Sujetándola con la mano izquierda, se acercó lentamente a la ventana.

Era noche de eclipse. En teoría, la luna no debía brillar, sin embargo, ahí estaba, brillando con una luz oscura. Cuando todo su cuerpo estuvo a la luz, el joven sufrió un espasmo.

¿¿¿???-¿¡Pero que…!?- El chico notó como todo su chakra se agitaba en su ser, purgando por salir. De su espalda, dos chorros de energía empezaron a brotar a la altura de sus omóplatos.- ¡Agh!- En cuestión de milésimas, el chakra se prendió en llamas, creando dos majestuosas alas de fuego. Nuevamente un espasmo sacudió el cuerpo del joven, haciendo que su línea sanguínea se liberase sin su consentimiento: Las alas de su espalda empezaron a arder en un fuego blanco, resplandeciente.

Si alguien hubiera visto la escena, hubiera jurado que un ángel atrapado en la tierra se agitaba por no poder volver al cielo. El templo entero temblaba. Los lugares sagrados como aquel estaban muy conectados con el tejido de la propia realidad. Si algo perturbaba la misma existencia, esos lugares eran el primer sitio en reaccionar.

El joven estaba corriendo por los pasillos del templo. Su espada estaba sujeta a su cintura. Aunque él ya estaba calmado, sus alas no desaparecían.

¿¿¿??? *¿Pero que pasa?* La mente del joven ardía en preguntas mientras seguía el camino al salón principal *El templo cede su energía a quien la necesita, pero nunca contra su voluntad. ¿¡Que demonios esta pasando!?* Apretando los dientes, el joven llegó al salón principal, cuyos símbolos grabados brillaban como nunca habían hecho.

La luz pronto lo engulló.

(Si la música no ha parado, parala aquí)



A miles de kilómetros, estaba el origen de cuanto había sucedido en ese templo. Bajo tierra, en lo que había sido la guarida de Akatsuki, la figura de Tao-Rod y del caballero estaban frente a frente, pero lo que los ojos del Baransu percibían no podía ser real. Tras el caballero, un enorme gigante protegía de todos los ángulos posibles de ataque su cuerpo.

Tao usó la alta velocidad para intentar un ataque directo, variando el ángulo del golpe en el último momento, pero ante sus ojos, el gigantesco guardián movió sus cientos de brazos, parando su golpe. Antes de esperar a un contraataque, Tao retiró su acometida.

Tao-Rod* Un guardián… ¿Cómo podemos contrarrestar eso?* La voz de Tao sonaba dentro de la mente del chico, al tiempo que la voz de Suroku era la que respondía.* No se puede… Ahora mismo prevé cualquier ataque, y ese maldito bicho impide que podamos atravesar sus defensas… ¡Maldición!*

El cuerpo de Tao, para sorpresa de este, empezó a moverse solo. Suroku estaba intentando tomar el control, en lugar de mantener la sintonización entre ambos.

Tao-Rod* ¡Suroku! Solos no podemos atacar con presión. ¡Tenemos que seguir unidos!

La voz mental de Suroku sonaba esta vez separada. Su ego intentaba convertirse en el dominante.

Suroku* ¡No! Está demostrado que trabajando contigo no se le puede hacer nada. ¡Ahora vamos a mi manera!

El cuerpo de Tao se movía rápidamente, aunque no tan velozmente como cuando ambas conciencias estaban sincronizadas, alrededor del caballero. Utilizando su estilo agresivo y en ocasiones caótico, Suroku usaba el cuerpo de Tao para atacar al caballero, quien simplemente permanecía parado, permitiendo que su guardián cumpliera su cometido. Las cargas de Suroku eran cada vez mas desesperadas, mientras intentaba mantener el control de su cuerpo mientras mantenía a Tao suprimido.



Anna limpió su espada de sangre. Gabriel, quien hacía nudos con la ropa allí donde tenía los cortes más profundos, estaba más calmado, portando a Excalibur con una mano. A pesar de permanecer más frio, su objetivo seguía siendo alcanzar a Tao-Rod y Shikamaru. Fijó su sharingan en Anna, quien le devolvió la mirada.

(Inner) Anna- Impresionante, Gabriel. Se nota que la sangre Uchiha corre por tus venas. A fin de cuentas, sigues vivo.- El tono meloso y burlesco de la voz de Anna dejaba saborear el desprecio en sus palabras.

Gabriel- Ya te lo he dicho, rubita.- El Uchiha levantó su espada, apuntando con ella a Anna.- Pasaré sobre ti y llegaré a ese desgraciado de Shikamaru… ¡Aunque tenga que derramar la sangre de otro Uchiha!

Gabriel cargó con Excalibur, haciendo un giro completo con su muñeca, dando un giro vertical de 360º para aumentar su fuerza. Anna simplemente aseguró la posición de sus pies, mientras paraba la ofensiva. El golpe no parecía haber tenido efecto, pero al instante que golpeo, la espada dio un giro en dirección contraria, apartando la espada de Anna. Justo cuando Gabriel se preparaba para cercenar la cabeza de la rubia chica, una de las veloces patadas de esta le apartó de ella.

Gabriel había sido golpeado, pero había dejado una apertura. Justo tras él, la flameante Aika apareció, golpeando con su puño en llamas el estomago de Anna, en cuyo cuerpo ya estaban actuando dos fuerzas de direcciones contrarias. La Uchiha salió disparada unos metros hacia atrás, dibujando una pequeña mueca de dolor, sin embargo, solo su ropa estaba chamuscada, pues la portadora de la gemela había empezado a curarse en el momento del impacto. Con su puño aun extendido, Aika observó como sus últimas llamas se apagaban.

Aika- Ya esta… Hasta aquí puedo luchar…- Dejó caer su puño, cayendo de rodillas. Levantó su mirada, cansada, mientras Anna se acercaba a paso ligero hacia ella.

(Inner) Anna- Muy bien. Acabaré lo que Shikamaru no pudo por culpa del Baransu. Adiós, Aika.-La gemela de Yamato lanzó una estocada al cuello de la Tsukino, incapaz ya de moverse mas. La sangre manchó nuevamente la espada.

El puño de Juroyi sujetaba la espada. Su chakra estaba disparado. Con su mano libre, arropaba a Aika, sujetandola con su chakra. Con cuidado de no quemarle, usó su garra para alejarla unos metros, mientras aún sujetaba la espada de Anna…

(Inner) Anna- Vaya… El pequeño elegido… No me digas que ahora te crecen las agallas, Hyuuga.- El desprecio de Anna por la línea sanguínea del Juroyi era mas que evidente.

Cuando los ojos de Juroyi se elevaron para devolverle la mirada, no era la combinación del Byakugan y los ojos del Sanbi lo que la Uchiha vio, si no que eran los ojos furiosos de un jinchuriki descontrolado. Antes de que el furioso Juroyi, quien empezaba a caer en la influencia de su bijuu, consiguiese golpearla, Anna liberó una onda de chakra con la gemela, forzando a Juroyi a soltar la cuchilla y apartarse.

Gabriel estaba observando cautelosamente con su sharingan. Lo que descubrió no le sorprendió sobremanera.

Gabriel* Como imaginaba… La energía que emite Juroyi y la que proviene de la espada de Anna… Ambas son diabólicas… Bijuu… Pero Anna no es una Jinchuriki… ¿Será que… Shikamaru?- La mente de Gabriel se iluminó con la idea, que al mismo tiempo le llenó de dudas.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:32 pm

Shikamaru... ¿¡Derrotado!? (Parte 2)



Por su parte, Suroku empezaba a angustiarse. En su violenta naturaleza, no ser capaz de golpear a su rival era aun peor que recibir un castigo físico. Su cuerpo también empezaba a sufrir del difícil combate, y eso ralentizaba sus movimientos.

Tao-Rod* ¡Suroku! Tenemos que volver a cooperar. ¡Solo estas agotándonos!* Tao intentaba recuperar la conexión con Suroku, quien en todo momento rechazaba esa opción.

Suroku* ¡Ya te he dicho que no!* La voz de Suroku sonaba mas que furiosa* ¡Mis ataques son mucho mas impredecibles que los tuyos! ¡Yo tengo una posibilidad!

Tao-Rod* ¡Mientras Shikamaru mantenga activa su predicción, no hay nada que podamos hacer por separado! Suroku piénsalo… ¡Tenemos que trabajar juntos, sin hacerlo!

Las palabras de Tao a Suroku eran demasiado vagas y confusas, sin embargo, la contrapartida de Tao, tras un segundo, liberó una gran carcajada, mostrando una mirada de maldad y astucia.

Tao-Rod (Suroku)- Ya comprendo Tao… Trabajar juntos sin hacerlo… ¡Mas te vale que funcione!

El cuerpo de Tao-Rod se lanzó contra el caballero. El guardián, que se guiaba por la Auto actualización de Shikamaru, empezó a mover sus brazos,

El gran guardián seguía con sus brazos el ataque de Tao pero algo saco de concentración a Shikamaru algo que solo en su cabeza parecía oírse y resonar una y otra vez.

En la más absoluta oscuridad, dos enormes ojos rojos miraban la figura de Shikamaru.

¿¿¿???- Patético títere… ¿Con este poder tienes problemas para deshacerte de ese gusano?- La voz retumbaba tras la espesa y oscura niebla. El rostro de Shikamaru, que estaba en medio de la oscuridad, miró directamente a los ojos carmesí.

Shikamaru- No son más que insectos, como has dicho. Déjame que me divierta con ellos.- Shikamaru sonaba tranquilo, a pesar del ambiente que le rodeaba

¿¿¿???- No…-La oscura voz resonó nuevamente entre la niebla.- A partir de aquí me ocupo yo…- La niebla empezó a hacerse mas espesa mientras el brillo de los ojos se acrecentaba.

En la mente de Tao, Suroku y Tao-Rod luchaban por el control del cuerpo. El hecho de que cada uno lanzase un ataque distinto hacía imposible prever el ataque, pero el guardián siguió en pie recibiendo y defendiendo el ataque.

Tao-Rod- ¡Kradungan!- La voz duplicada de Tao-Rod y Suroku brotó de la garganta del cuerpo de Tao. El golpe había funcionado... Pero la reacción fue inesperada.

La armadura empezó a deshacerse en el sitio donde Tao aun mantenía su mano. El caballero caía lentamente ante la incrédula mirada de Baransu.

Suroku – Lo logre… Si… ¡SI! -La voz de Suroku salía del cuerpo de Tao mientras lo miraba sádicamente, la emoción de la victoria había de sincronizado la unión de ambos

Tao-Rod – Lo hemos derrotado…- Decía con gran tranquilidad mientras el gran eclipse pasaba y dejaba ver la luz del sol


Anna que dominaba a Juroyi como si de un niño se tratara, golpeándolo con sus largas piernas cada vez que este se acercaba hasta dejarlo inconsciente. A pesar del poder extra que había ganado con su descontrol, sus ataques se volvían mucho más predecibles al sharingan de la Uchiha. Más incluso, hacía unos segundos que Anna se había vuelto aun más poderosa. De la espada gemela brotaba un chakra oscuro que la alimentaba. Aika, en el suelo tratando de reunir nuevas energías, caía nuevamente desmayada mientras Gabriel intentaba un último ataque.

Concentrado toda su fuerza en derribar a Anna, con una última salvaje embestida golpeó fuertemente con su espada a la gemela de Yamato. Sin embargo, Anna se le anticipo y con un elegante movimiento, desvió lo suficiente a Excalibur para que el golpe no le cortase. La gemela silbó tras desviar el ataque de la espada, antes de atravesar el pecho de Gabriel a la altura del corazón.

El Uchiha sangró entonces por la boca, levantando la cabeza para mirar a Anna. De ninguno de los dos se escuchó una palabra más de burla o bravuconería. Sus sharingan se encontraron por última vez. Con su última voluntad, Gabriel sujetó el brazo que portaba la espada de Anna, y atravesó su hombro con Excalibur. El último aliento abandonó entonces el cuerpo del antiguo Kage.

Juroyi aprovechó ese momento para lanzarse hacía donde Tao y el caballero habían estado peleando. De haber estado en completo control de su cuerpo, se habría quedado junto a Aika, pero su bijuu pugnaba por tomar el control. Dejando atrás la zona de combate, se adentró en las sombras de las ruinas, siguiendo su instinto.

Fue cuando Anna cayó de rodillas…. Aunque la Inner Anna intentó seguir suprimiendo a la real, había una influencia aun mayor. Su mente que cedió al fin ante la temible fuerza de la gemela de Yamato. Sus ojos, aun con el sharingan púrpura, se modificaron levemente, trazándose en su pupila una línea vertical. Mientras usaba chakra curativo para cerrar la herida de Excalibur, Anna volvió a andar nuevamente hacia Aika, para, por tercera vez, acabar con su vida.

La mera existencia de la Tsukino empezaba a convertirse en un insulto para ella. Cuando estaba sobre ella, observó cómo Aika ya no era capaz ni de levantarse. Su sharingan desprendió un brillo, deseoso de sangre, al prepararse para atravesar a la chica tirada en el suelo. Nuevamente algo lo impidió. La capa de akatsuki de Koji ondeaba enfrente de Anna, usando su chidori nagashi para parar el golpe de la chica con su propia espada eléctrica.

Koji- Lamento interrumpirte.-El rostro de Koji permanecía impasible, a pesar de que en apariencia estuviera traicionando a Anna. La Uchiha no contestó.

(Si la musica sigue, parala aquí)

Juroyi recorría en la oscuridad las ruinas. Desde hacía un rato, su bijuu estaba influyéndole demasiado, hasta el punto de que había entrado. Al llegar a la gran sala, vio como Tao aun permanecía frente al caballero, cuya armadura estaba ya casi desecha. Tao simplemente observaba lo que ocurría, controlando que el caballero, quien hacia unos segundos había dejado de moverse, siguiera así.

Juroyi- ¡Tao!- Juro tardó unos segundos en comprender lo ocurrido.- ¡Le has derrotado!- Juroyi se abalanzó sobre el Baransu, henchido de alegría, mientras este simplemente permanecía calmado.

Tao-Rod- Aun es pronto, pero parece que al fin todo ha terminado…- Tao siguió mirando a Shikamaru, cuya armadura se deshacía poco a poco, cuando una voz distinta brotó de su garganta.-… No… Aquí pasa algo raro.



La voz de Suroku había llamado la atención de Tao y Juroyi, quien miraba al Amekage como si no comprendiera a que se refería. De repente, ambos se dieron cuenta de la niebla que poco a poco había aparecido en la sala. De pronto, dos ojos rojos brillantes se pudieron observar desde la sala, cuyo origen se acercaba desde lo más oscuro de la caverna. Mientras estaban atentos a la tenebrosa aparición, ni Tao ni Juroyi se percataron de que parte de la niebla se estaba condensando detrás de ellos, tomando forma humana.

Juroyi se agitó de pronto. Tao-Rod le observó, perplejo. Juroyi levantó la vista hacia los brillantes ojos en la oscuridad.

Juroyi- Tú… Eres como él…


La oscura silueta de ojos rojos permanecía en la oscuridad mientras sus colas se agitaban en las sombras.




¡Un infernal demonio hace su aparición! ¡El secreto del caballero al descubierto!

Proximo capitulo: ¿¿¿???

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:33 pm

Kyubi (Parte 1)

Eran otros tiempos. Las aldeas aún eran jóvenes, y las naciones ninja empezaban a nacer. Los humanos y los demonios coexistían de forma pacífica. Durante muchos años, incluso, humanos y demonios empezaron a formar familias. Estas familias fueron el inicio de los clanes: De los tengu nacieron los Uchiha y los Hyuuga, que pronto se separaron en dos ramas distintas; de los demonios de las sombras nacieron los Nara, quienes las controlaban; de Izanagi nació el primer sabio de los 6 caminos; de distintos demonios humanoides, como los Oni, nacieron los Akimichi, los Kaguya, los Aburame…

Pero no todos los demonios podían convivir con los humanos. Los demonios más antiguos así como aquellos de naturaleza maligna estaban resentidos con aquellos que por ser más parecidos a los hombres se habían juntado con ellos. La primera gran guerra que sufrieron las naciones se cobró las vidas de aquellos demonios, patriarcas de los clanes.

No hubo paz entre eras.

Los herederos de los clanes, furiosos por las muertes de sus ancestros, decidieron devolver el golpe: Los grandes demonios empezaron a ser atacados.

Los demonios eran más poderosos, pero los humanos que pertenecían a los clanes, los ninja, habían aumentado su número exponencialmente. 3 grandes clanes dirigieron a los humanos: Los Uchiha, quienes tenían el poder de controlar a algunos de esos demonios; los herederos del sabio de los 6 caminos, quienes creyeron siempre que la paz podía existir entre razas, pero fueron rápidamente mermados durante los ataques, por ser los más parecidos a sus demonios ancestros; por último, el clan heredado de los demonios del cielo, aquellos que protegían las dimensiones demoniacas, el clan Sorakahi, quienes creían que la mejor opción era desterrar a los demonios a otra dimensión.

La guerra por la supremacía sobre las antiguas tierras duró 200 años. Muchos clanes fueron exterminados, al igual que demonios tan antiguos como la tierra desaparecieron en el olvido.

La guerra parecía no tener fin, hasta que 3 ninjas, uno por cada uno de los clanes que dirigían a los humanos, idearon un plan.

Esos ninjas eran Uchiha Shikimura, patriarca del clan Uchiha; Sorakahi Techimata, patriarca de los Sorakahi, y Kishinue Rinne, heredera de su clan que había despertado el Rinnegan.

Uno de los clanes mas destacados, los Baransu, poseían una espada cuyo fin era exorcizar cuerpos invadidos. Esa espada estaba formada por energías positivas y negativas puras, y solo los maestros del equilibrio podían blandirla. Baransu Nimezuka era la guardiana de la espada en aquella época. Yaong era la única arma que se había mostrado efectiva contra los demonios, por lo que se inició una búsqueda de armas de esa naturaleza.

Pero esas armas eran muy escasas. Lo único que los aliados humanos consiguieron fue la ayuda de Efíbero, último demonio antropomorfo de cuantos habían convivido con humanos. Escondido en las dimensiones inferiores, Efíbero forjó una espada con las llamas del infierno y con la sangre de algunos demonios ya derrotados. El resultado fueron dos espadas gemelas, a las que llamó “Yamato”. Yamato era una espada de naturaleza distinta a Yaong, pero que se mostró igualmente efectiva contra los demonios. El problema era que derrotarlos hasta la muerte era muy costoso, y costaba la vida de muchos ninjas. Por eso, se recurrió al último plan.

Sellarlos.

Usando lo que aprendieron de forja de Efíbero, quien mas tarde moriría atacado por los demonios a los que había ayudado a matar, Techimata, Kishinue y Shikimura forjaron una nueva espada: Utilizaron Amaterasu y Tenkaji, fuegos negro y blanco, de Shikimura y Techimata, para su forja; utilizaron la habilidad de Kishinue para crear un “alma” para la espada; por último, usaron la sangre de Techimata, quien durante la forja creó el sello que debía contener a los demonios. A la espada la llamaron Kyobu, por su cometido.

Usando la ayuda de Nimezuka, quien se unió a ellos por petición de los otros ninja, empezaron a forjar espadas menores. En total, 15 ninjas formaron un grupo de caza. Estos, a su vez, se dividieron en 3 grupos: El primero, liderado por Shikimura, quien llevaba a las gemelas Yamato, se encargaba de matar a los demonios. El segundo, liderado por Kishinue, que contaba con Nimezuka y Yaong, se dedicaba a exorcizarlos a las dimensiones inferiores. Por último, el grupo de Techimata, se dedicaba a cazar a los demonios, debilitándolos primero con las espadas menores, y absorbiéndolos al final con Kyobu. Todos los miembros de este grupo llevaban capas blancas con un amanecer bordado junto a los símbolos de sus clanes. El simbolismo era claro: ellos luchaban por el amanecer de una nueva era. Todo el mundo conocía su equipo por ese nombre, “Amanecer”, “Akatsuki”.

Un día, el grupo de Shikimura desapareció durante una semana. Cuando los encontraron, todos estaban confusos y no recordaban nada, pero Shikimura empezó a pelear con aun más determinación. Lo que sea que ocurrió esa semana, nunca se sabría.

En un solo año, los grandes demonios fueron derrotados. La mayoría volvió a las dimensiones inferiores. De entre los que decidieron luchar, algunos murieron en combate, mientras que los demás fueron sellados en Kyobu.

La guerra había terminado. Los Baransu, quienes se habían unido a los demás clanes para ayudarles con Yaong, pronto abandonaron las tierras ninja, en busca de una zona más rica donde establecerse. Con ellos, Akatsuki perdía su primer miembro.

La sala de paz de las grandes naciones, bajo las tierras del país de la Nube, se llevaba a cabo una reunión, mientras las estatuas que representaban las 10 naciones ninja contemplaban lo que sería la decisión que marcaría el futuro de esas tierras.

Patriarca Nara- ¡Al fin, hemos ganado!

Todos los asistentes estallaron en aplausos. La mayoría de ellos había participado activamente en la batalla. Sobre la mesa, las 14 espadas restantes responsables de la victoria reposaban tranquilamente.

Patriarca Hyuuga- Nos esperan tiempos mejores. Habrá que empezar por reconstruir las zonas más afectadas por la guerra, repoblar los bosques… ¡Pero al fin podremos vivir sin la amenaza de los demonios!

Los vítores volvieron a resonar en la sala, hasta que una voz se impuso sobre las demás.

Sorakahi Techimata- Aun queda algo que hacer.- El que actuaba como patriarca de los Sorakahi había alzado la voz por encima de las risas de los demás. El temple de su rostro apagó rápidamente la felicidad de la sala.- Aun tenemos que decidir qué hacer con las espadas.
Desde el otro lado de la sala, la heredera de la sangre del sabio de los 6 caminos se levantó de su asiento.
Kishinue- El patriarca de los Sorakahi tiene razón. Estas espadas nos han ayudado durante el último año, pero ahora tenemos un problema entre manos. La mayoría de estas espadas aun están ligadas a energías demoniacas, por no hablar de Kyobu. Deberíamos decidir qué vamos a hacer con ellas antes de plantearnos otros temas.

Un murmullo inundó la sala. Diferentes opiniones entre los líderes de los clanes afloraban, aumentando el ruido en la sala. Uno de los patriarcas elevó la voz. Era el patriarca del clan Uchiha, Shikimura.

Shikimura- Es obvio lo que haremos: Las guardaremos. La mayor parte de los demonios se refugiaron en las dimensiones inferiores. Si alguna vez decidieran volver, necesitaremos estas espadas nuevamente.

Varias voces se alzaron, apoyando la idea del Uchiha. Antes de que se tomase una decisión, la voz de Techimata volvió a sonar fuertemente por la sala.

Techimata- No estoy de acuerdo.- Su voz decidida causó muchas miradas interrogantes entres los asistentes.- Los demonios se han retirado, y en caso de que vuelvan, siempre podremos fabricar nuevas espadas. Estamos hablando de qué hacer con las que ya tenemos. Muchas de estas espadas son muy poderosas, pero como ha dicho Kishinue, el mayor problema es Kyobu.

Patriarca Kaguya- Tenía entendido que la espada estaba preparada para que los demonios nunca escapasen. ¿Qué problema hay en guardarla?

Techimata- Eso es cierto solo en parte. Cuando la creamos, me aseguré de que nadie pudiera nunca romper el sello que contiene los demonios, limitando la energía que se puede obtener de ella, haciéndola más débil que Yamato o Yaong en ese sentido, pero para contenerlos durante un periodo prolongado, hay que realimentar el sello. Para eso hay que reescribirlo con sangre y fuego, para ser más concretos, sangre y fuego de Sorakahi.

Patriarca Nara- En ese caso, que sea tu clan quien la custodie.- El patriarca de los Nara, quien se había representado durante la guerra a los clanes menores, había precipitado sus palabras. Algunos de los asistentes levantaron sus voces en contra.

Patriarca Hyuuga- No creo que sea buena idea dotar a un solo clan de esa responsabilidad.

Patriarca Senju- Ni de ese poder.- El clan de los Senju aún era un clan joven, que en un futuro adquiriría más poder del que muchos clanes pensarían, pero al mismo tiempo era muy cauteloso.- ¿Qué ocurriría si los Sorakahi intentaran algún día tomar el control de los países ninja?

Nuevas voces de queja sonaron en la sala. Algunas tachaban esa idea de ridícula, pero otros se lo tomaron muy en serio. La femenina voz de la heredera de los 6 caminos volvió a inundar la habitación.

Kishinue- ¿Qué propone el patriarca del clan de los Sorakahi, pues?- El silencio se hizo en la sala, esperando la respuesta del hombre que aún seguía algo separado de los demás patriarcas.

Techimata- Lo más inteligente sería destruirla, pero no sé como.- Nuevamente un murmullo inundó la sala.- Así que, la segunda solución, que apaciguará los temores de quienes teman una rebelión por nuestra parte, es la que ya he comentado con mi clan y estamos dispuestos a afrontar: Nos exiliaremos, y mantendremos la espada alejada de estas tierras, asegurándonos de que nunca suponga un problema.

El silencio se hizo en la sala, tan solo interrumpido por las respiraciones de los patriarcas. Solo una voz se atrevió a romper ese silencio.

Shikimura- No.- Su voz cortó el aire, tenso, como si fuera mantequilla- No aceptaré que un clan amigo abandone sin antes intentar la primera opción.

Techimata- Ya he dicho que no sé como destruirla. Pensé lanzarla a un volcán, pero estas espadas fueron forjadas con Amaterasu y Tenkaji, fuego negro y blanco respectivamente. Un volcán no puede destruirlas. También pensé en intentar fundirla nuevamente por el proceso inverso, pero toda la energía que ahora contiene lo impediría.

El patriarca de los Uchiha se levantó entonces, exaltado, elevando su voz.

Shikimura- ¡Pues si es así, destruyámosla usando una espada mas fuerte!- Rápidamente, Shikimura empuño a Yamato, antes de que ningún patriarca pudiera actuar y golpeó con su poder a Kyobu.

La sala se llenó de la energía demoníaca de ambas espadas. Yamato liberó un eco de poder que destruyó algunas de las espadas menores, pero Kyobu, al ser golpeada, respondió liberando la misma energía, quedando intacta para el asombro de todos.

Techimata-Por eso no lo había intentado antes.- Su voz sonaba algo cansada.- Todas estas espadas siguen impregnadas del poder de los mismos demonios que están sellados. Yamato es más poderosa que Kyobu, pero hasta que no se depure, no podrá destruirla. Hasta que ese momento llegue, debemos irnos.

La demostración había sido suficiente. La sala en pleno aprobó el exilio de los Sorakahi, a excepción de dos votos, el de los Uchiha y el de la heredera del Rinnegan.

El día de partir, un Uchiha estaba de pié sobre un gran observatorio. A lo lejos, unas dos docenas de figuras aladas se alejaban. Partían en grupos pequeños, encabezados por el patriarca, quien llevaba puesta su capa blanca de la guerra. Akatsuki se separó definitivamente.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:33 pm

Kyubi (Parte 2)

Solo pasaron unos días cuando, en el emplazamiento de los Uchiha, una joven con una capa blanca y un amanecer bordado en la tela apareció para visitar al patriarca. Entró en el hogar de este, encontrándole sentado frente a una chimenea.

Kishinue- Tu amigo se ha ido al fin.- La voz de la chica no hizo que el Uchiha se levantase.

Shikimura- También era tu amigo.- Shikimura giró su cabeza. Por primera vez desde la partida de su amigo, volvió a ver la capa que una vez los 3 llevaron.- ¿Tú también te vas?

Kishinue- Mi clan esta casi extinto, y no todos despiertan el Rinnegan. Antes de unirnos a alguna de las aldeas, debemos recuperarnos en número. Solo llevo la capa para recordarte algo.

El patriarca de los Uchiha se levantó entonces, colocándose enfrente de su antigua compañera.

Shikimura- ¿Y qué me quieres recordar?

Kishinue- Que Akatsuki siempre tendrá tras de sí la sombra de los demonios.

La joven abandonó la casa sin mediar más palabra. Cuando la gente que miraba a su casa volvió a sus tareas, el Uchiha cerró la puerta. De un pasillo surgió la figura de un niño.

Niño- Que razón tiene tu amiga.

El Uchiha activó su sharingan mientras miraba al niño.

Shikimura- Has hecho bien en esconderte. Si ella te hubiera visto, hubiera sabido que eres, y me hubiera visto forzado a reducirte junto a ella.

El niño soltó una infantil risa.

Niño- Oh, vamos. Sabes que no quieres enfrentarte a mí. No después de tanto sacrificio. Sabes lo que hay en juego, por eso no querías que tu amigo se fuera.

Shikimura- Nadie quiso escucharme cuando dije que había más demonios dispuestos a no abandonar este mundo.- El patriarca centró su mirada aun mas en la de los ojos del niño, viendo a través de su aparente inocencia.- ¿Quien imaginaba que los más poderosos ni siquiera se mostraron en el combate?

El niño rió, llenando el ambiente con una siniestra aura. De repente su voz dejó de sonar infantil, sonando oscura y profunda.

Niño- No te preocupes. Nosotros, los Bijuu, tenemos nuestros propios intereses. No suponemos una amenaza para vosotros. Aun tenéis la mayoría de esas espadas, y estáis entrenados para la guerra… No… Dad gracias a que podréis vivir en paz, pero como tu amiga ha dicho, siempre estaremos tras vosotros…- El infante empezó a caminar hacia la puerta, mientras pronunciaba sus ultimas palabras.- Por eso no os matamos aquella semana.

El niño desapareció en una nube oscura antes de abandonar la casa. Shikimura desactivó su sharingan mientras empezó a andar en dirección a las escaleras que bajaban al sótano. Entró en la oscura instancia, llegando a un cofre. Abrió la cerradura, sacando una capa negra. Debajo de ella, las dos mitades de Yamato, que ahora tenían nuevas empuñaduras, formando dos espadas gemelas.

Shikimura- Akatsuki no podrá ser siempre un escudo para otros… Algún día, este nombre deberá ser temido…-Shikimura se colocó la capa negra, que tenía nubes rojas bordadas y las dos espadas gemelas.

No se sabe que le ocurrió desde entonces. Los rumores decían que había seguido a su amigo. Solo unos pocos sabían que Shikimura había ido a escondes las espadas donde nadie pudiera encontrarlas, en el único sitio prohibido a los humanos: Las dimensiones demoníacas. En la antesala del mundo de los demonios, donde se erguía el palacio que hacia de puerta entre dimensiones, Shikimura escondió las dos espadas, rezando una oración, pidiendo que nunca fueran encontradas. No podía asegurar que otros clanes no atacarían a los Uchiha para intentar conseguir a Yamato, pero debían de estar seguras, para cuando los descendientes de los Sorakahi volvieran.

La historia pronto olvido estos sucesos. Durante siglos, el mundo siguió su camino, y aquellos sucesos se convertirían en leyendas, y más tarde en cuantos. Solo ahora, con la guerra ninja, la historia volvía a golpear el mundo que una vez luchó por su libertad, una libertad que solo una criatura recordaba, una que ya una vez tomó forma de niño para presentarse a Uchiha Shikimura…

Kyubi.

Su cuerpo se movía entre las sombras de la sala. Sus colas se agitaban tras de sí. Había esperado milenios para este momento, y pensaba saborearlo.

Kyubi- Al final yo mismo tendré que ocuparme de todo…-La voz de Kyubi estaba tan cargada de poder como su presencia.-Maldita marioneta… Debería haberte devorado en el momento que te vi.-Los ojos de Kyubi se posaron sobre el inconsciente cuerpo de Shikamaru, que permanecía en el suelo.- Siempre sospeche que nunca cumplirías lo que se requería de ti…

Tao-Rod contemplaba incrédulo la escena. Kyubi lo explicaba todo: El desmesurado poder del caballero, los ataques a las aldeas… El Baransu ataba cabos rápidamente cuando Juroyi se estremeció a su lado.

Juroyi-¡AAAAAGHH!- el Hyuuga se apretaba todo el cuerpo. Su piel empezaba a levantarse, mientras pequeñas heridas aparecían por todo su cuerpo.

Tao-Rod- Juro… Me lo imaginaba… Tu bijuu se esta descontrolando… - Tao se acercó a Juroyi, para intentar ayudarle, pero en su propio interior notaba el estomago agitado.- Ugh… Como imaginaba, el sello se va rompiendo

Houkou estaba despertando. Tao notaba su chakra invadido por el de la bestia.

Kyubi, quien había permanecido en calma, observó a los dos ninjas. Ni el mismo bijuu se percataba de la figura antropomorfa que parecía intentar gritar cerca de un rincón.

Kyubi- Dos jinchuriki… Parece que la reunión empezará pronto… -Levantando su zarpa, arrastró a Tao y Juroyi contra una pared, apretándolos.- Daos prisa en dejar que salgan.

El contacto con Kyubi causó quemaduras a Tao y Juroyi. Juroyi empezaba a gritar de dolor, mientras su cuerpo se preparaba para transformarse. El chakra de Houkou empezaba a brotar del cuerpo de Tao, a quien empezó a levantársele la piel también. Suroku intentaba ayudar a Tao a contenerlo, pero el agarre de Kyubi los suprimía.

¿¿¿???- Tsuba-Tenkaji, Ten-Haretsu.- De pronto, cientos de plumas brillantes impactaron contra el brazo de Kyubi, mientras otras tantas revoloteaban enfrente de sus ojos.

Kyubi-¿¿¡¡!!??-Kyubi no identificaba el origen del ataque. Pronto se dio cuenta de que las plumas estaban hechas de fuego blanco.- ¿Uno de ellos, aquí?- Su voz sonaba furiosa, como si de todo lo que pudiera ocurrir, no esperase eso.

Los pasos hicieron eco mientras la figura se acercaba a Tao y Juroyi. Las plumas que habían atacado a Kyubi volvían a su espalda, formando dos alas simétricas de llamas blancas. Juro y Tao aun permanecían agitándose en el suelo, con sus conciencias al borde del colapso. La figura mordió la yema de su dedo derecho, acercándose a Juroyi, y dibujándole un sello en el pecho descubierto. Sus manos formaron sellos rápidamente.

¿¿¿???- Fuuin, shinnyuu suru Rei (Sellado del alma invasora)- El chakra de Sanbi fue inmediatamente reabsorbido a través del sello. Juroyi dejó de sentir dolor, mientras su cuerpo volvía a la normalidad.

Juroyi- Quien… Quien eres…- La voz de Juro se entrecortaba por los jadeos. La figura, que había tomado forma de joven, no respondió, mientras se acercó a Tao, repitiendo el mismo acto.

Cuando Houkou volvió a ser sellado, Tao empezó a recuperar conciencia de su entorno. Cuando vio el rostro del joven, esbozó una sonrisa, mientras se esforzaba por recuperar el aliento.

Tao-Rod- Cuanto tiempo sin verte… Pensé que nunca mas nos veríamos…-Tao sujetó a Yaong contra su cintura con la izquierda, mientras su mano derecha aceptaba la ayuda para levantarse que el joven le ofrecía.- Nunca antes me había alegrado tanto de verte… Sorakahi Tenshi.

El pelo largo del joven se apartó de su cara, mostrando una mirada de complicidad y una sonrisa picara, que pronto cambió a una mueca de rabia. Su puño izquierdo cruzó el aire, golpeando el rostro de Tao-Rod.

Tenshi-¿Tú estas tonto?-El joven empezó a gritar al Baransu, mientras Juroyi, que ya se había incorporado, miraba confuso la escena.- ¿Se puede saber en que clase de líos te metes? ¡Intenta imaginar que hubiera pasado si no llego a aparecer aquí!

Tao-Rod- Yo…

El joven volvió a levantar el brazo. Tao estaba aun mareado por el chakra de Houkou, así que se preparó para el impacto, pero en su lugar, recibió un abrazo.

Tenshi- Idiota… No sabes lo solo que me quedé cuando te fuiste…- El alado ninja soltó a su amigo, dirigiendo su mirada hacia Kyubi.- Vaya… Así que al final no consiguieron encerraros a todos…

Kyubi miraba furioso al joven. Su chakra se volvió mas intenso por momentos.

Kyubi- Sorakahi… Creí que aquel tipo, Techimata, se había ido con su maldito clan y aquella espada…-Kyubi posó sus ojos en la vaina que Tenshi llevaba al cinto.- Parece que su sello no se ha roto aun… Aunque me sorprende ver a uno de tu sangre aquí.

Después de las palabras de Kyubi, Tao, quien al fin había terminado de reorganizar su mente, cayó en la cuenta.

Tao-Rod- ¡Tenshi! ¿Cómo has llegado aquí?- Tao se levantó, recolocándose la desgarrada ropa.- ¡El templo Sorakahi está a miles de kilómetros de aquí!

Tenshi volvió a girar su cabeza hacia Tao, con una mirada algo triste.

Tenshi- Me temo que el templo Sorakahi haya desaparecido… Empezó a temblar y a brillar. Lo último que recuerdo antes de aparecer aquí es una luz muy intensa en el salón principal… Pero contestando a tu pregunta, mira esto.

El joven desenvainó un poco su espada. La hoja estaba llena de pequeños sellos. En la parte más cercana del mango, había un pequeño sol grabado con alas. Kyubi volvió a hablar.

Kyubi- Kyobu… Esa espada tiene sellados decenas de demonios. Posiblemente haya percibido mi llamada.

Tenshi volvió a dirigir su mirada hacia Kyubi. Sus ojos estaban llenos de ira.

Tenshi- Cuando he recuperado la conciencia y he visto todo esto, es lo que he imaginado. Pero yo aquí no pinto nada, y este sello solo puede significar una cosa…

Kyubi empezó a reír con una risa oscura y tenebrosa.

Kyubi-¡Que irónico!- En su rostro se dibujó una sonrisa- Un guardián de la espada que tiene demonios sellados, ha terminado sellado en su propia espada. ¡Que espléndido!

Tenshi apretó los dientes. Dos nuevas alas brotaron de su espalda, teniendo ahora 4.

Tenshi- No soy el único que terminará hoy dentro de esta espada. ¡Prepárate para reunirte con tus amigos!

Alzando el vuelo, Tenshi dejó atrás a Tao y Juroyi, lanzándose contra el demonio.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:34 pm

Kyubi (Parte 3)


Koji esquivó una estocada que apuntaba a su corazón. Anna le atacaba indiscriminadamente, pero él conseguía esquivando los golpes, igualando su fuerza. La gemela de Yamato estaba controlando la voluntad de Anna, haciendo entrar en modo Berserker. Cualquier humano que luchase bajo condiciones normales habría cedido ya ante tal acometida, pero Koji no estaba luchando para ganar. Su sharingan no dejaba de contemplar el de Anna, mientras su cuerpo actuaba por encima de lo que un humano podía llevarlo. No luchaba para salir vivo del combate, si no que estaba usando toda su energía vital.

Ninguno de los dos pronunciaba ni una palabra. Inner Anna estaba descontrolada por la influencia de la espada, haciendo que su mente fuera incapaz de razonar, siquiera de mostrar curiosidad por los motivos de Koji. Por su parte este permanecía callado. Sus intenciones estaban ocultas tras sus ojos, y no pensaba renunciar a ellas. Anna empezó a hacer fluir por su espada chakra eléctrico, creando una gran cuchilla que blandió contra Koji. De la mano derecha del Uchiha, un sable idéntico pero más corto paró el golpe, que venía desde su lado derecho.

La cuchilla de Anna era más poderosa, empezando a atravesar la de Koji, pero antes de que terminase de atravesarlo, una nueva espada brotó de su mano izquierda. Con ayuda de ambas espadas, Koji repelió el ataque de Anna, lanzándose contra ella. La acumulación de electricidad estática creada entre los dos empezó a hacerse visible, mientras cientos de rayos empezaron a rodearles. Los sharingan rojo y púrpura de cada uno se volvieron a cruzar.
Las nubes de tormenta empezaban a agruparse sobre su cabeza.

El cuerpo de Tenshi volaba rodeando a Kyubi mientras atacaba realizando pequeños cortes sobre la piel del bijuu. Dos de sus alas habían vuelto a dispersarse, creando nuevamente plumas que giraban frenéticamente sobre su cabeza.

Kyubi-¡Insecto!-Un rugido de Kyubi hizo dispersar todas las plumas, haciéndola desaparecer. Si el escudo que impedía su visión, Kyubi pudo rápidamente elevar su zarpa, atrapando en el aire a Tenshi y golpeándolo contra una pared.- ¡Un mocoso como tú no va a impedir que alcance ahora lo que llevo esperando tanto tiempo!- Las pequeñas herida sobre la piel de Kyubi empezaron a cerrarse

Bajo la zarpa de Kyubi, Tenshi, que se había protegido con sus alas, notaba toda la energía que el demonio lanzaba contra él. A los pocos segundos, sus dos últimas alas se disiparon. Kyubi le agarró y lanzó contra una de las estatuas, que tenía zonas afiladas. Antes de impactar contra el mortal obstáculo, Tao y Juroyi saltaron e interceptaron su cuerpo. Al caer, Tenshi empezó a toser.

Tenshi-¡Coff, coff!- Respiró profundamente, apretando la empuñadura de su espada, asegurándose que seguía allí.- Joder, no me extraña que estéis tan hechos polvo.

Tao y Juro intercambiaron miradas de preocupación. Kyubi empezó a acercarse a ellos.

Kyubi- Esto es solo el primer paso. Vosotros seréis los primeros de los millones de humanos que arrasaré. Apuesto a que Sanbi y Houkou comprenderán que tenga que deshacerme de vosotros, pero ahora no tengo tiempo de esperar a que se deshagan esos sellos.

La boca de Kyubi se abrió, apuntando hacia ellos. Una esfera de chakra empezó a formarse en frente a él.

Un chakra común se empezó a esparcir por toda la habitación, la mirada de los dos Shinobis se mostraba incrédula ante el rugido del Kyubi, que también se mostró sorprendido ante tal situación. La gran esfera desapareció entre una ranura del mismo espació tiempo, No solo había evitado la destrucción de los 3 shinobis si no había causado daño al mismo zorro demoniaco.
A lo lejos se escuchaban fuertes pasos que se dirigían al lugar.

Shika- ¿Desacerté de mi? … Vamos… ¿No éramos un equipo?

Shikamaru caminaba con una mirada furiosa que jamás había mostrado sosteniendo a Yamato en su diestra mientras su chakra empezaba a fluir como cientos de lagos cuyo flujo se movía por toda la habitación.

Shika – Me obligaste a detenerme cuando estaba a punto de eliminarlos. No me gusta que me corten la diversión.

Las palabras de Shikamaru tenían un notable grado de ironía, pero iban cargadas con rencor, odio e ira. Shikamaru pasó ante la línea de los 3 Shinobis que miraban sorprendidos como Shikamaru se posicionaba justo delante de ellos.

Shikamaru - Maldito Zorro, te voy a descuartizar… No soy la marioneta de nadie…

Una explosión de chakra hizo temblar toda la sala.

¡Shikamaru se levanta furioso! ¡El milenario legado, al fin descubierto!

Próximo capitulo: Nara

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:34 pm

Nara (Parte 1)



Shika- Apartaos, pedazos de mierda. Papa le va a dar una buena tunda al gatito por arañarle el trono.- El rostro de Shikamaru, medio oculto en las sombras, se mostraba lleno de ira homicida.

Kyubi mantenía su silencio. Su mirada era la misma que la de un niño cuyo juguete se ha estropeado. Tenshi miró la espalda de Shikamaru, mientras se incorporaba, rechazando la ayuda de Tao y Juroyi.

Tenshi- Vaya… La próxima vez, avisadme de que tenéis amigos por aquí, aunque no sean especialmente educados.- Tenshi realizó una mueca de desagrado, mientras Juroyi tras él soltaba una risa nerviosa.

Juroyi- Amigo…- El Hyuuga casi parecía querer vomitar ante la idea. Tao le colocó una mano sobre el hombro, intentando relajarle.

Shikamaru permanecía petrificado mientras miraba al Kyubi. Ninguno de los dos relajó su concentración. Sus sombras parpadeaban sobre el suelo bajo la leve luz. Casi parecían intentar engullirse mutuamente. De pronto, Kyubi rugió, haciendo agitar la sala. El rostro de Shikamaru se mostró violento.

Shikamaru- Vaya… Estoy seguro de que afecté a su vista al menos…-La voz de Shikamaru sonaba a la par decepcionada y furiosa.

Sin que ninguno de los ninjas que observaban la situación pudiera darse cuenta, Shikamaru había intentado usar su Akuma no Kage. Kyubi lo había notado al instante, cerrando los puntos de chakra por los que la técnica afectaba a los sentidos.

Kyubi- ¡Insecto! ¡Una técnica de este nivel no va a pararme!- El agitado chakra de Kyubi hacía el aire difícil de respirar. Para los que estaban allí, era como nadar entre ceniza.- Estas orgulloso de tu poder… ¡Veamos que pasa cuando es mas del que puedes controlar!

Kyubi volvió a rugir, en dirección a Shikamaru. En su mano, el Nara notaba como Yamato se sincronizaba con la energía de Kyubi, invadiendo su cuerpo.

Shika- ¡Jum! Zorro estúpido… ¿Acaso intentas acelerar tu derrota?-Shikamaru levantó su espada, preparado para atacar, pero de pronto notó su pecho comprimirse. Dos arcadas salieron de su garganta, mientras Yamato permanecía pegada a su mano.

Kyubi- Hasta ahora te he permitido canalizar mi poder, pero no eres un Jinchuriki.-Kyubi parecía sonreír mientras mostraba sus colmillos.- Tu cuerpo no esta diseñado para utilizar mi poder de este modo.

Shikamaru notaba como su propio chakra se veía abordado por la energía. De haber estado mas descansado, podría haber intentado contrarrestar el efecto, pero tras todos los combates seguidos, incluso él se veía en una difícil situación.

Shika- Maldito demonio…- Shikamaru se apretaba con la mano izquierda el pecho, intentando controlar su flujo de energías. Su mente actuaba rápidamente, pensando la mejor manera de librarse de esa situación, cuando de pronto, desde su pecho una cuchilla brotó y le atravesó. No notaba daño, y al girarse, vio la cara de a quien momentos antes intentaba matar.- Baransu…

(Si la musica no ha terminado, parala aquí)



Tao-Rod estaba usando a Yaong para absorber la energía sobrante del cuerpo de Shikamaru.

Tao-Rod- Shika, incluso aunque odie esto, necesitamos trabajar juntos.- Tao casi parecía forzado al usar sus palabras. Ayudar a Shikamaru era algo que le repugnaba, a la vez que sabía necesario.- Entre todos los que somos, podemos contenerle…

El puño libre de Shikamaru golpeó su cara antes de que terminase de hablar. El golpe le alejó dos metros, y había sacado a Yaong de su cuerpo. Shikamaru se había girado, mirando a su indeseado salvador.

Shika- ¡Necio! ¡No necesito ayuda para ocuparme de un simple demonio!- En el momento en que terminaba sus palabras, Shikamaru notó tras de sí una concentración descomunal de chakra.

Al volver a girarse a Kyubi, este tenía frente a sí una bola de chakra concentrado.

Kyubi- ¡Desaparece!- La bola de energía salió disparada hacia Shikamaru.

Su posición no era la correcta y el contraataque no era el adecuado, pero Shikamaru no iba a dejarse matar así como así.

Shika-¡Amakakeru Ryu No Hirameki!- Su espada surcó el aire a una velocidad impresionante, impactando contra la bola de chakra.

La capacidad de Yamato de cruzar dimensiones había sido activada para dispersar el ataque de Kyubi, pero al no tener la posición adecuada, el Amakakeru estaba incompleto. Shikamaru apretó los dientes, consciente del peligro en que se encontraba, mientras utilizaba toda su fuerza para parar el ataque mientras Yamato hacía su trabajo. La bola presionaba más y más acercándose al Nara, que se mantenía estoico. Cuando la energía empezó a rozarle la piel, notó una corriente de aire a su lado. De repente una luz blanca iluminó su costado. Tenshi había saltado con una voltereta, generando dos alas en medio del salto.

Tenshi- ¡Amakakeru Ryu No Hirameki!-Manteniéndose un segundo suspendido en el aire al extender sus alas, Tenshi atacó.

Su espada hizo un movimiento muy similar al de Shikamaru, pero en lugar de atacar a la energía de Kyubi, su espada golpeó por detrás a Yamato, proporcionándole el impulso extra que necesitaba.

Con el impulso extra, la energía del ataque se dispersó, siendo absorbida en parte por ambas espadas. Los sellos de Kyobu brillaron un segundo al reaccionar con el chakra, mientras Tenshi y Shikamaru recuperaban su posición defensiva. Inesperadamente, Shikamaru agarró a Tenshi de la ropa, acercándole a él.
Shika- Tienes 3 segundos para decirme donde has aprendido esa técnica o pintaré el suelo con tu sangre.- Sus ojos mostraban furia, al ver una técnica que consideraba propia ejecutada por otra persona.

Tenshi no mostró ningún signo de miedo. Para él, ese tipo solo era un bocazas que sabía usar la espada. El Sorakahi era ajeno a todo cuanto la persona que tenía ante él había hecho.

Tenshi- Solo he efectuado una técnica de un estilo heredado, Hiten Kogan Ryu. ¿Algún problema con eso?- Habiendo enfundado su espada, Tenshi se liberó del agarre.

Shikamaru parecía listo para descuartizar al ninja que tenía delante, cuando una garra de Kyubi cayó entre los dos. Habiéndola esquivado, ambos se lanzaron por su cuenta a por el zorro, mientras Tao había permanecido organizando sus pensamientos.

Tao-Rod- ¿Qué piensas Suroku? ¿Crees que podremos salir vivos de aquí?- Tao hablaba para si mismo, mientras apretaba la empuñadura de Yaong. En su mente la voz de Suroku contestó.

Suroku- Hay mucha gente ya en la fiesta, pero demonios, esta es una ocasión de causar caos de las que solo se presentan una vez en la vida.

Con una sonrisa en su rostro, Tao se sincronizó con Suroku, uniéndose al ataque.


_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:35 pm

Nara (Parte 2)



Mientras tanto la batalla de los Uchiha era librada de forma caótica. Las espadas de ambos chocaban mientras formaban irregulares olas de chakra, inundando todo el campo de batalla. Anna se mostraba furiosa con su ataque mientras el Sharingan purpura analizaba y descifraba todo aquello que Koji le lanzaba. Koji, en cambio, con su sharingan anticipaba sus propios movimientos para tratar de localizar así una debilidad en el estilo elegante y altamente depurado de la Uchiha, mientras su corazón y cuerpo ardían cada vez más con el transcurso de la batalla. Fue entonces cuando se detuvieron a unos cuantos metros uno del otro.

Anna – ¿Por que peleas con tanta decisión contra tu propia sangre? – Hablaba con una voz furiosa mientras apuntaba a Koji con la gemela de Yamato, Moka.- Te has levantado contra los de misma línea… No hay nada más que decir, eres un traidor.

Koji – Traidor… Yo sigo con mis mismos ideales… Si alguien a traicionado sus pensamientos has sido tú – La tranquila voz de Koji no reflejaba lo agitado que su cuerpo se mostraba sin embargo sus ojos permanecían en calma

Anna – Idiota… como te atreves a decirme algo así, nosotros los Uchiha dominaran todo el mundo ninja…

Koji – ¿Qué mundo ninja? ¡Anna, despierta! ¡No habrá naciones! Esa espada ha posesionado tu verdadero ser… Por eso esta es mi última pelea

Anna no se inmutaba ante las palabras de Koji. Fue cuando empezó a sentir como el chakra de Koji crecía desesperadamente, al igual que la temperatura que brotaba de su cuerpo. La Uchiha dio un paso atrás ante tal presencia.
Anna – Tamashī hi no shinzō (Alma de Corazon ardiente)…

Como si una tormenta se hubiera desatado, Koji desapareció de la vista de Anna, causando un fuerte viento. Alrededor de la portadora de Moka, relámpagos, llamas, todo se arremolinaba. Poco a poco su zona de movimientos quedó cerrada. En medio del caos, Anna podría haber jurado ver un sharingan mirándole.

Su rostro se giró al recibir un fuerte puñetazo. Su cuerpo salió volando atravesando el caos, siendo afectada por la electricidad y el fuego. No pudo caer, cuando todo el poder se abalanzó sobre ella, como si tuviera vida. En medio de todo, la silueta de Koji estaba rodeada de todo su poder.

Anna elevó a Moka antes de aterrizar, preparándose para empalar a Koji en cuanto aterrizasen, pero lo único que consiguió fue que los rayos que rodeaban al Uchiha fueran atraídos por su acero.

Anna- ¡Agh!- El shock eléctrico recorrió su espina dorsal, paralizandola y haciendo la caída pesada.

El cuerpo de Koji calló sobre ella, quemando parte de sus ropas, hacienda que la electricidad volviera a recorrer sus carnes. Usando su flujo de chakra para contrarrestarlo, Anna liberó una onda que separo a Koji de ella. Empezó a usar sus jutsus curativos para curar las heridas.

Anna- Quemaduras de tercer grado… ¡Como te atreves!- Cuando su rostro se giró hacia donde su rival aterrizaba, el caos de fuego y rayos ya reiniciaban la carga hacia ella.

Anna era más técnica, más rápida, y más ágil, pero el ataque continúo de Koji, sumado a los efectos producidos por el fuego y la electricidad estaban sobrecargando a Anna.

En la mente de la Uchiha, la influencia de Moka empezaba a tambalearse. Un atisbo de raciocinio empezó a formarse en su interior.

Anna logró reponerse. Empezó a utilizar su espada para poder separarse de Koji. Las cargas de este, que ya no se distinguía más que como una silueta envuelta en una tormenta.

La presión de Koji aumentaba por segundos, aumentando la temperatura y la potencia de su electricidad. Anna empezó a temblar. Su sharingan parpadeaba. Aflojó la empuñadura de su espada.

Anna-¡¿Cómo puedes pelear así?! ¡Puedo verlo con mi Sharingan! ¡Estas muriendo!

La silueta caótica se precipitó sobre ella, agarrando la hoja de la espada con ambas manos.

Koji- Kaji Chidori Nagashi.-La voz que abandonó el aura de fuego y rayos sonaba debil, como si apenas pudiera pronunciar palabras.

Por la hoja de Moka, el fuego y los rayos fluyeron. La hoja se calentó tanto que Anna se vio obligada a soltarla. Al hacerlo, Koji la lanzó a 20 metros. La Uchiha se agarró la cabeza, dejando que su voz brotara de su garganta. Una corriente de energía purpura abandonó su cuerpo, haciendo que cayese de bruces al suelo. Su respiración se agitó. Al levantar la cabeza, los ojos de Anna se habían vuelto rojos, recuperando su sharingan normal, mientras lagrimas de angustia brotaban de ellos.

Anna- Koji… Lo siento… Lo siento tanto…

El fuego y los rayos empezaron a disiparse. La silueta de Koji ya no se distinguía entre el caos.

Koji-Aun no es tarde… Enmienda nuestro error…- Cada frase sonaba mas y mas débil que la anterior.-Solo tú puedes recordarle que es humano… Demustra que los Uchiha también podemos ser héroes.

El fuego desapareció, y Koji con él, sin dejar nada tras de sí. Anna se quitó los restos de su capa de Akatsuki. Avanzó hasta la espada, manteniendo en su menta las palabras de Koji. Sujetándola con la capa, la envainó y rodeó con la tela. Anna empezó una carrera hacia la cueva. Su mente recordó a Aika por un segundo, pero al girarse para buscarla, no la vio.

(Si la musica no ha terminado parala aquí)

Llevaba varios minutos en la oscuridad. Avanzaba por la cueva, notando a cada paso el infierno al que se acercaba. Tragó saliva al llegar a la cámara, y contemplar lo que allí se encontraba. En cuanto se asomó, un cuerpo golpeó la pared junto a ella.

Aika-¡Ay!-El repentino impacto a su lado le había sorprendido.

Unas plumas blancas se disiparon a su alrededor, mientras el cuerpo que se había estrellado se reincorporaba. En su espalda había dos alas de fuego blanco casi desaparecidas.

Tenshi- Tengo que ir con más cuidado…- Giró su cuello, haciéndolo crujir. Se aseguró de que la espada seguía en su cinto, cuando se percató de la presencia de la Tsukino.- Lo siento señorita, pero le recomiendo que abandone este sitio. Me temo que este sitio está sufriendo ciertas “remodelaciones”.

Nuevas plumas reaparecieron en las alas del joven que salió volando hacia Kyubi, mientras Juro se acercó corriendo hacia la chica.

Juroyi- ¡Aika!- El joven se acercó a ella, mientras su voz sonaba nerviosa.- ¡Todo ha sido cosa del Kyubi!

Aika- Eso puedo verlo…- Aika contempló como la figura del joven alado se unía a Tao, quien se movía rápidamente entre los pies de Kyubi, golpeando sus piernas, y a la figura de…-¡¿Por qué pelea Tao junto a Shikamaru!? ¡¿Y quién es ese tipo de las alas?!

Juroyi esbozó una sonrisa amarga.

Juroyi- El tipo de las alas…Apareció de la nada y parece que es un amigo de Tao. Su estilo de espada es casi idéntico al de Shikamaru, pero nos ha ayudad a Tao y a mí. Ha dicho no se que de un sello en una espada, y no parece ser de por aquí.-Luego vaciló un momento, antes de continuar.- Lo de Shika, no pelean con él, solo contra el mismo enemigo. Entre ellos no hay coordinación. No estoy seguro de que puedan ganar…

Las palabras de Suro quedaron reflejadas cuando los 3 contendientes salieron disparados hacia distintas partes de la sala tras un rugido de Kyubi. Una risa oscura brotó de la garganta del gigantesco zorro.

Kyubi- Patético… A pesar de ser un objetico tan grande, no sois capaces de dañarme. Está bien, lo haré más divertido…

Con un aullido, el chakra de Kyubi comenzó a dispersarse y comprimirse, en medio de una niebla de humo rojo. Cuando la nube se dispersó, un Kyubi que ahora era del tamaño de dos hombres terminó de aullar.

Tenshi permaneció callado. Tao-Rod le imitó. Shika apretó los dientes.

Shika- No pretendas burlarte de mí zorro… ¡Tu orgullo será tu perdición!

Usando su velocidad casi divina, Shikamaru se lanzó con Yamato en mano contra el biju. Cuando su acero iba a golpearle, Kyubi desapareció, con una velocidad aun mayor que la suya. En un abrir y cerrar de ojos, Tao-Rod y Tenshi fueron placados, siendo arrastrados por la sala, mientras Shikamaru intentaba seguir su movimiento. Antes de poder iniciar un nuevo ataque, el Kyubi, que arrastraba a ambos ninjas, impactó contra él. Con un aullido, los tres a la vez fueron enviados contra una de las estatuas, destrozándola.

Kyubi- ¿Necio yo? ¡Iluso! ¡Con este tamaño soy mucho más veloz que incluso tu tan socorrida “velocidad divina”! ¡Este es el poder de un demonio de verdad!

La risa de Kyubi se sobrepuso a todos los demás ruidos de la sala. Los pasos que habían recorrido el pasillo de la cueva hasta la entrada de la sala habían quedado opacados. Solo cuando entró corriendo a la sala, esquivando a Aika y Juroyi, los presentes se dieron cuenta.

Anna había llegado a la sala.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:36 pm

Nara (Parte 3)



Anna- ¡Shikamaru!- La visión de Kyubi hizo que la Uchiha rápidamente le buscase por la sala con la mirada. Al ver a los 3 ninja tirados en el suelo entre los escombros de la estatua, se dirigió corriendo hacia ellos.-¡Shika!

Entre los escombros, los tres ninjas empezaron a levantarse. Todos vieron acercarse a la Uchiha.

Tenshi- ¡Cof, cof!-Escupiendo polvo, Tenshi centró su mirada en Anna.- Vaya, ¿Quién es el bomboncito?

No pasó ni medio segundo cuando el puño de Shikamaru cruzó su cara, haciéndole escupir sangre.

Shika-No vuelvas a dirigirte así a ella, insecto.- Shikamaru recogió su brazo mientras intentaba escapar de los escombros.

Empezó a correr hacia Anna. Se había puesto nervioso al verla aparecer por la puerta de la sala. No quería que estuviera allí, era demasiado peligroso. No pudo ver como Kyubi sonreía. Cuando solo estaba a 5 metros, el zorro se colocó entre ellos, haciendo que ambos frenasen de golpe.

Kyubi- Mis queridas marionetas… Habeis trabajado bien.- Shikamaru retomó el ataque, para ver de repente como las colas de Kyubi rodeaban a Anna, elevándola y estrujándola.

Anna-¡Kyaaa!- El chakra de Kyubi le empezó a quemar, haciendo que saliera humo de su cuerpo.

Shika-¡¡¡ANNA!!!- La furia de Shikamaru le hizo avalanzarse sobre Kyubi, quien se irguió sobre sus patas traseras, agarrando con sus garras los brazos de Shikamaru.- ¡¡¡SUELTALA HIJO DE…!!!

Kyubi-¡SILENCIO!- El rugido de Kyubi hizo ensordecer a Shikamaru por un momento, aumentando aun más su ira.- Por tu traición, ahora te voy a demostrar que no eres más que un mísero humano más. Como todos los humanos, vas a sufrir el dolor de una perdida, y cuando lo sientas, te mataré, para que en el infierno, puedas saborear esa sensación… ¡Por toda la eternidad!

Anna volvió a gritar, mientras el sonido de sus huesos crujir llegó a los oídos de Shikamaru. El mismo Nara gritó, intentando zafarse de la presa del Kyubi, mientras sus muñecas ardían por el poder del demonio. Mientras su ira aumentaba, también lo hacía conto a ella un sentimiento que no sentía desde lo que parecían era. Desesperación. Por primera vez en años, se veía incapaz de mantener lo que tenía. Estaba tan centrado en intentar salvar a Anna, mientras Kyubi disfrutaba la escena, que ninguno notó las ds presencias que se habían acercado

Tenshi- ¡Kusuryusen!- 9 golpes simultáneos de espada cercenaron las colas de Kyubi, mientras Anna caía al suelo. Inmediatamente, nuevas colas brotaron.

Ni Shika ni Kyubi pudieron reaccionar cuando otra voz se escuchó en el costado del zorro.

Tao-Rod- ¡Tao Kradun!- El cuerpo de Kyubi salió disparado contra la pared, dejando atrás a Shikamaru.

Tenshi- Cuida del bomboncito, bocazas.- Tenshi miró a Shikamaru. A pesar de sus palabras, en su mirada había cierta comprensión. Shikamaru vió en los ojos del Sorakahi preocupación. Si el joven alado le conociera, posiblemente vería odio y repugnancia en esos ojos, pero para el joven que había salido de la nada, Shikamaru era en ese momento alguien preocupado por otra persona. La mirada de Tenshi se dirigió a la polvareda dond estaba Kyubi. Tao-Rod ya había empezado a avanzar en esa dirección.- ¡No te lo quedes para ti solo, Tao! ¡Tsuba-Tenkaji, Seraphin!

Con un brillo de la espada que empuñaba, aun manchada con sangre del Kyubi, cuatro nuevas alas se sumaron a la espalda de Tenshi, que ahora contaba con 6. Con una velocidad que rivalizaba con la de Tao, el joven se lanzó a por el zorro.

(Si la musica no ha terminado, parala aquí)



La mente de Shikamaru era ahora ajena a todo. Se lanzó al cuerpo de Anna, que seguía en el suelo, medio rodeada por las colas de Kyubi. El Nara las apartó, ignorando el dolor de las quemaduras de sus muñecas. Cuando llegó hasta la Uchiha, el cuerpo de ésta estaba aun humeante. Su cuerpo estaba ardiendo y tenía una cicatriz cruzando su espalda.

Shikamaru- Anna… Lo siento…-Su voz sonaba apagada mientras su rostro permanecía impasible, como si hubiera olvidado cómo se mostraba la emoción que sentía.

La chica entreabrió sus ojos, donde el sharingan se había apagado.

Anna-Shikamaru… No es culpa tuya…-La chica respiraba pesadamente. Humedeció sus labios con su lengua.-Yo… Me equivoqué. Esta no era la manera… En la que todo debía ir.

Shikamaru la apretó contra su cuerpo. La fuerza de Anna parecía irse con cada palabra.

Shikamaru- No… Es mi culpa por no haber podido darte antes lo que deseabas. Este era nuestro destino.- En la garganta de Shikamaru, algo hacía presión. Era como si le impidiera hablar correctamente, cerrando su laringe.

Anna sonrió. Volvió a humedecer sus labios, para poder continuar hablando.

Anna- Has hecho tanto por mí… Desde que nos conocimos, tú eres el único que me ha apoyado. Solo nosotros nos entendíamos. Sabíamos que sentía el otro.- La chica paró para tomar aire.- No importa cuán imposible fuera aquello que deseábamos, el otro estaba ahí.

La mano de Anna acarició el pelo de Shikamaru, que apartaba su mirada la apretó nuevamente contra su pecho, intentando notar el ritmo de su corazón. Notaba como se aceleraba poco a poco. Temeroso por que se parase, dejó su propia energía fluir hacia la chica.

Shikamaru- No dejaré que te vuelvan a hacer daño… Aunque tenga que volver a cruzar las puertas del infierno, nadie te volverá a herir. Yo…

Las manos de Anna giraron su cabeza, obligándole a mirarle.

Anna- Ni se te ocurra decirlo.

Estaban tan cercan que notaban sus alientos. Sus ojos se cerraron, mientras sus labios se rodearon suavemente. Incluso en el infierno que les rodeaba, ese momento era para ellos. Shikamaru notó a través de su pecho como el corazón de la chica latía con más fuerza. Al separarse de ella, comprobó como sus heridas se estaban curando, mientras una sonrisa cruzaba su cara.

Shikamaru- ¿Me has tomado el pelo?- Shikamaru sonaba ligeramente incrédulo. De repente, Anna puso algo en su mano. Shikamaru vio como Moka, la gemela de Yamato, brillaba con fuerza.

Anna- Ahora es cosa tuya. Sobre si te he tomado el pelo… ¿No era mejor así?

Anna, se levantó, alejándose hacia la puerta. Shikamaru quedó parado, sujetando ambas espadas. Volvió a la realidad cuando Tao y Tenshi cayeron a su lado.

(Si la música no ha terminado, parala aquí)

Tao-Rod- Es imposible… No solo es más rápido, nos supera en fuerza como si nada.-Tao se resintió de la espalda mientras se erguía.

Tenshi- Joder, esperaba que como Serafín pudiera cazarle, pero cuando crees que le tienes, usa las malditas colas…-Tenshi aun mantenía las 6 alas a sus espaldas, pero su rostro empezaba a mostrar agotamiento.- Mierda… Usar mi línea a tope agota mucho más de lo que esperaba…

Shikamaru había permanecido callado. Desenfundando a Moka y Yamato, sujetó una espada con cada mano.

Shikamaru- Tres segundos.- Shikamaru miró a Kyubi, que permanecía riéndose desde su posición.- Haced que esté parado 3 segundos, y prometo que acabaré con esto.

Tao miró inseguro la espalda de Shika. Tenshi soltó un suspiro.

Tenshi- Si tú lo dices... Pero pides demasiado. Acabamos de darle con lo mejor que teníamos, y se ha deshecho de nosotros en 2 segundos.-El alado joven se quitó el polvo de la blanca capa que llevaba.- En fin, me gustan los retos.

Tenshi empezó a caminar el solo hacia el zorro, cuando una mano se posó en su hombro.

Juroyi- Déjame a mí.

Tao- Juro…

Juroyi miró a Tao-Rod, ignorando a los otros dos.

Juroyi- Es mi promesa, Tao. Mi promesa a Kurenai…-Juro volvió a mirar a Kyubi, tensando sus musculos.

Tao-Rod asintió. Juroyi debía haberle visto con el Byakugan, pues devolvió el gesto.

En la puerta de la sala, Anna llegaba junto a Aika.

Anna- Tsukino…-Anna miró a Aika, con un gesto algo irregular, al no saber que decir.- Yo… ShikaII…

Aika- No es necesario.- Aika mantuvo el rosto impasible.- Parece que has vuelto en ti. Espero que tengas en cuenta lo que él hizo.

Anna agachó un poco la cabeza, al mirar el combate, vio como Juro estaba con los demás.

Anna-¿Por qué ha ido allí el Hyuuga? No tiene nada que hacer allí.- Anna miró con preocupación la situación, al ver que ninguno de los ninjas que se enfrentaba a Kyubi atacaban.

Aika Negó con la cabeza.

Aika- Solo ha dicho una cosa y se ha ido allí. Creo… Que va a cumplir su destino.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:36 pm

Nara (Parte Final)



Juro mantenía las manos juntas. Tenía los ojos cerrados, mientras su cuerpo estaba enfrentado a Kyubi.

Kyubi- Jinchuriki de Sanbi… Ya has demostrado ser inútil en este combate. ¿Acaso crees que muriendo serás un héroe o algo? Toda la raza humana será enviada al olvido… No te molestes en intentar que nadie te recuerde.- Kyubi mantenía su sonrisa, mientras permanecía relajado. Casi comprendía el placer del que había hablado Shikamaru sobre jugar con sus presas.

Juroyi permanecía con ambas manos juntas enfrente de su cara. Parecía estar recitando algún poema. De pronto, realizó sellos, y abrió sus ojos, mostrando el Byakugan.

Juro- Ahora estas dentro de mi rango.

El suelo se iluminó, mostrando un círculo parecido al de los 128 golpes, pero a diferencia de este, en el centro o había un Yin Yang, si no una cruz gamada.

Juro- La técnica que desarrolle con Kurenai… ¡Fusagareru! (Bloqueo del camino)

Juro empezó a golpear el aire con la punta de sus dedos. En ese mismo instante, el cuerpo de Kyubi empezó a ser golpeado.

Kyubi-¿¿??-La sorpresa le hizo vacilar, pero empezó a correr en dirección a Juroyi.- Maldito niño…¡Desaparece!

Kyubi empezó con su alta velocidad, pero a medida que se acercaba, empezó a decelerar de manera desorbitada. Cada vez se movía más despacio.

Tenshi-¡Guau! ¡Así se hace chico!- Tenshi animó al chico al ver su técnica, pero al igual que Tao y Shikamaru, era consciente de lo que ocurría al joven.

Todo su cuerpo empezaba a consumir más energía de la que disponía para mantener la técnica. A simple vista se veía como la velocidad con la que golpeaba el aire y la energía que liberaba le consumían. Su cuerpo estaba empezando a brillar, a punto de convertirse en energía pura.

Juroyi- ¡Ahora…! Por…Favor… ¡Hacedlo!- La voz de Juro sonaba demasiado agotada. Kyubi estaba ahora casi paralizado por los impactos, a 3 metros de Juro.

Shikamaru- He de decir que te subestime, Hyuuga.- La voz de Shikamaru sonaba seria, mientras colocaba su cuerpo en una posición donde colocaba ambas espadas como si estuvieran envainadas.- Ciertamente, eras el elegido.

En el rostro de Juro, donde nadie podía verle, se dibujó una sonrisa. Frente a sus ojos, ya solo veía la figura de su maestra. Todo su cuerpo brillaba, y toda su energía fluía hasta Kyubi. En un último destello, su cuerpo desapareció, convertido en cientos de flechas de luz que atraparon al Bijuu.

Kyubi-¡Mal…di…tos!-Kyubi no podía ni siquiera hablar bien, mientras las flechas de luz le mantenían paralizado.

(Si la musica no ha terminado, parala aquí)

Shikamaru respiró hondo con los ojos cerrados. Pensó en el dolor que Kyubi le había causado a Anna. Pensó en la sensación de impotencia cuando la tenía apresada. Pensó en la ira que le causó el hecho de que Tao le hubiera salvado le causaba. Todo fluía por su mente, de tal manera que disparaba sus emociones. Al abrir los ojos, estos habían cambiado.

El sharingan de Joshua que Anna le había implantado había despertado. Su propio Mangenkyo Sharingan.



Shikamaru - ¡Ni Amakakeru No Kusuryusen! (Dragón divino doble de 9 cabezas)

Las espadas de Shikamaru cortaron y empalaron a Kyubi, haciéndolo desaparecer de en una nube irregular. Ambas espadas se quedaron empaladas en el nucleo solido irregular.

Shikamaru- ¡Desaparece en las dimensiones demoniacas!-Moka y Yamato brillaron en las manos de Shikamaru, enviando el chakra de Kyubi entre dimensiones.

La nube empezó a coger consistencia, intentando reformar el cuerpo del bijuu. Su voz sonaba por toda la sala.

Kyubi- Te lo concedo, Nara… No ha estado mal… Pero el poder de tus espadas no es suficiente para sellarme en las dimensiones demoniacas…- La voz sonaba furiosa- ¡Cuando reúna mis fuerzas, dejaré de jugar, y todos os convertiréis en mi cena!

Shikamaru variaba las dimensiones por las que enviaba el chakra del demonio pero no era suficiente, pues Kyubi usaba el mismo poder para recomponerse. Era solo cuestión de tiempo para recomponerse. Shikamaru usaba todo su poder intentando evitar lo inevitable. Tao-Rod y Tenshi por su parte, discutían un plan.

Tao-Rod- Esto es inútil… ¿No conoces ninguna manera de sellar a Kyubi en Kyobu, con los otros demonios?-Tao conocía las capacidades del Sorakahi, pero realmente se agarraban a un clavo ardiendo.

Tenshi vaciló un momento.

Tenshi- Kyubi es demasiado poderoso. Para sellarle haría falta un cuerpo humano, un Jinchuriki… Y no tengo los conocimientos de sellado necesarios para crear uno. Puedo contener la energía de los que ya tienen un sello, pero tanto como eso…

Tao maldijo entre dientes.

Tao-Rod- ¿No tenemos otra opción?- Tao intentaba evaluar todas las opciones que se le pasaban por mente.- ¿Y sellarlo en las dimensiones inferiores? Solo se completaría lo que Shikamaru está intentando hacer. ¿No podemos acelerarlo de algún modo?

Tenshi- Hay una posibilidad pero…- El Sorakahi miro como el Nara aún contenía la energía de Kyubi, que estaba volviendo a tomar forma, con sus espadas- El sello que necesito hacer para eso absorberá cualquier energía demoniaca. Esas espadas que el ninja porta, la energía del Sanbi que aún está en el ambiente, tu propio demonio… - El chico paró un segundo.- Mi propia energía esta ahora infectada por el poder de Kyobu. Si realizo el sello seré absorbido antes de terminarlo.

Tao-Rod- ¿Entonces… no hay salida?- El Baransu recordó a Tsuyoku, quien le esperaba en la lluvia. Tenía una promesa que no podía incumplir.- Estoy dispuesto a ahcer el sacrificio que sea necesario, Tenshi.

Tenshi observó al que había sido su único “compañero” durante algunos años. Su determinación era inmensa. Cerró los ojos, intentando acceder a su memoria.

Tenshi- Podemos hacerlo.- Abrió los ojos, mirando como Shikamaru empezaba a tener problemas contra un Kyubi que había empezado a rehacer huesos y musculos.- Si preparo el sello, libero el tuyo y me encierro en la espada, podrías activar el sellado. Te librarías de la maldición del bijuu, yo quedaría oculto en la espada... Y ese tal Shikamaru quedaría encerrado con los demonios. Es la única manera.

Tao tenía ante sí la decisión de librar al mismo no solo del Kyubi, sino también del mismo peligro que Shikamaru representaba. Aún así, todo había cambiado. Si el Nara había estado siendo controlado por Kyubi, o incluso influido por él, merecía una segunda oportunidad. Aún no había tomado la decisión cuando la voz de Shika se dirigió hacia ellos.

Shikamaru- Lo he oído. Adelante- Shikamaru utilizaba sus últimas fuerzas en contener a Kyubi el tiempo necesario para realizar la técnica..

Tenshi estaba rodeando corriendo su zona con la mano ensangrentada, dibujando el sello en el suelo. Tao aun estaba algo confuso.

Tao-Rod- ¡Shikamaru! ¡No sabes si sobreviviras ahí dentro!- Tao apretó los puños.-
No quiero detenerte, pero has de saber… ¡El mundo no olvidará este sacrificio!

Shikamaru rió tenebrosamente. Su risa apenas podía oírse tras las maldiciones que Kyubi soltaba.

Shika-Tantos golpes en la cabeza te han debido dañar el cerebro, hombre balanza.-Sus ojos miraron a los del Baransu, con una mirada de odio.- Yo lo único que haría por el mundo seria tal vez plantar un árbol.... Esto es solo un pequeño paréntesis entre la destrucción absoluta y mi dominio sobre este infecto mundo. Algún día volveré... Las dimensiones demoniacas no son más que patio de juegos…

La risa de Shikamaru empezó a sobreponerse a los aullido de un Kyubi que casi se había recuperado, Tenshi llegó hasta Tao, dibujándole en el estomago un nuevo sello.

Tenshi- Aquí acaba mi papel. Cuando me encierre, solo tendras que introducir chakra en el sello y todo acabará…-Tenshi miró nuevamente al rostro de Tao, mostrándole una sonrisa.- Ha sido un placer volver a verte.

El Baransu le devolvió la triste sonrisa.

Tao-Rod- Lo mismo digo.

(Si la musica no ha terminado, parala aquí)



Tenshi desenfundó su espada, recoriendo con su dedo la hoja. La espada empezó a brillar, al mismo tiempo que Tenshi. Mientras resbalaba su dedo dibujando el sello, el joven añadió un pequeño dibujo. Parte del chakra de Shikamaru que había aun en la instancia quedo grabado. Con una última sonrisa picara en la cara, el Sorakahi se convirtió en puro chakra, siendo absorbido por la espada.

Tao notó la fuerza de su demonio emergiendo de nuevo. Antes de perder el contr´l, dirigió su chakra hacia la mancha de sangre que rodeaba a Shikamaru y al Kyubi.

El efecto fue inmediato. La sangre empezó a brillar. Una luz cegadora se formó entre el Kyubi y Shikamaru, engulléndolos a ambos. La energía de Sanbi, que había quedado debilitada en el aire, fue absorbida. Del pecho de Tao, una flecha de luz de varios colores salió disparada hacia el centro del sello. La luz tomó la forma del demonio antes de ser absorbida por completo. En la entrada de la sala, Aika y Anna tapaban sus ojos, incapaces de contemplar el espectáculo.

De pronto todo paró. Solo el cuerpo de Tao, tirado en el suelo junto a Yaong y la espada de Tenshi, quedaban en la sala.

La paz había vuelto al mundo.

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Ginsen Himura
Jounnin
Jounnin
avatar

Mensajes : 618
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 29
Localización : No Data

Hoja Ninja
Win :
0/0  (0/0)
Lose:
0/0  (0/0)
Warning:
0/0  (0/0)

MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   Mar Mar 27, 2012 5:37 pm

GAIDEN: EPILOGO(Leer en sentido oriental, de derecha a izquierda) Epílogo




Mimiko- ¿Y como termina la historia, Aika-Sensei?

Aika- Pues… Así termina. Tras eso, llegó nuestra querida paz. ¿Acaso no es un buen final?

La pequeña niña de 5 años infló sus mofletes. Su pelo, castaño con mechas blancas, estaba recogido en un pequeño moño con palillos. En sus manos tenía una rosa amarilla. La niña se levantó, limpiando la parte de atrás de su kimono, mientras se acercaba corriendo a una bella joven, que no debía tener más de 27 años. La chica tenía su largo cabello castaño recogido en una coleta ceremonial, adornada con 3 trenzas. En una cesta llevaba un ramo de rosas blancas y negras. La pequeña la agarró de la parte de abajo del Kimono de seda que llevaba, dándole pequeños tirones.


[img][/img]


Mimiko- ¡Mami! ¡La tita Aika no quiere contarme el final de la historia!-Los mofletes de la pequeña volvieron a hincharse, mientras cruzaba sus brazos.

La joven se agachó, mostrándole una maternal sonrisa a la niña. Poniéndole una mano suavemente sobre el pelo, le colocó bien el peinado.

Tsuyoku- Ya lo sabes. El final de la historia te lo contará cuando seas más mayor. Por ahora solo tienes que saber, que fue un final feliz.

Mimiko- Jo…- De repente, un gatito rubio apareció de la nada, robándole a la chiquilla la rosa. La niña empezó a correr detrás de él- ¡Aika-Sensei, Rinko-Chan me ha robado la flor!

El gatito rubio se escondió tras un arbusto del camino, que segundos después abandonó una niña con un kimono amarillo. La niña parecía de la misma edad que la
pequeña de pelo bicolor.

Rinko- ¡No es verdad mamá! ¡Solo estaba jugando!- La pequeña de traje amarillo se acercó corriendo hasta Aika. La joven madre Tsukino estaba ataviada en un traje parecido al de Tsuyoku, pero de colores crema con adornos azul cielo.

Aika- Rinko-Chan, ya sabes que venimos a hacer aquí. Ese no es comportamiento para una niña como tú. Por cierto, ¿Dónde esta tu hermano?

Un niño vestido con un kimono masculino azul pasó corriendo por donde momentos antes había aparecido el gato.

Seiichi-¡Rinko-nee, no es justo, yo no puedo convertirme en animal!- El joven era un vivo retrato de su padre, aunque había heredado los ojos de su madre.

Aika- ¡Silencio los dos!- Aika puso un gesto severo mientras sujetaba a ambos niños de los brazos.- ¡Rinko, devuélvele a Mimiko su rosa, y adelantaos con ella! ¡Las mamas tenemos cosas de que hablar!

Con sus últimas palabras, Aika dejó escapar de su garganta el sonido de un cacareo. Los 3 infantes empezaron a reír, mientras salían corriendo por el camino. La sombra de los árboles protegía la senda del fuerte sol de esa tarde de primavera.

Tsuyoku- Parece que se llevan muy bien. ¿No crees? Apenas puedo creer que peleases estando embarazada de mellizos.- Tsuyoku no pudo evitar sonreír, mirando como su pequeña niña corría junto a los otros dos niños.

Aika- En ocasiones a mi también me cuesta creerlo. Ni siquiera sabía que estaba en estado. Mis propios hijos... A veces desearía que aquellas dos no se hubieran largado a vivir su vida. En ocasiones necesito una mano en casa.- En clara referencia a sus hijastras, Aika puso una mueca de desesperación.- Me cuesta creer lo poco que necesitaron para irse por su cuenta. A veces pienso que jamás me respetaron como madre.

Tsuyoku liberó una pequeña risita.

Tsuyoku- Es normal después de todo.

Siguieron caminando, escuchando a lo lejos los pasos de los niños.

Aika-¿Se sabe algo de los miembros restantes?- La joven del kimono de colores crema tenía la mirada perdida en el horizonte, mientras su corazón vagaba en sus recuerdos.

La otra joven negó con la cabeza. También su rostro estaba ahora melancólico.

Tsuyoku- Nada. Tras la batalla, los restantes fueron asesinados o desaparecieron. Escuché rumores de que Sasori había huido perseguido por ninjas de la Niebla. Arc desapareció sin más. Cuando pregunté a Anna la última vez, ella tampoco sabía nada.

Aika bajó su rostro al suelo.

Aika- Anna… No se si algún día llegaré a perdonarle… Si Tao no me lo hubiera pedido, posiblemente no hubiera ayudado con el encubrimiento. Si no fuera por él, ahora ella sería una fugitiva más, o estaría en una cárcel, y mírala, sacerdote consejero de Konoha.

Tsuyoku respiró hondo. Comprendía el pesar de la joven.

Tsuyoku- Ese es Tao para ti. Puede que jamás llegue a entender los motivos que le llevaron para tomar las decisiones que tomó, pero… Así era él. El bien o el mal no eran siempre lo importante para él, si no mantener la balanza. ¿Realmente martirizar a Anna era lo correcto? Tras lo ocurrido allí, ella ya no era una amenaza, y de esta forma, al ver cumplido su sueño, se llegó a un status quo. Creo que para Tao, eso era lo más importante.

Siguieron caminando unos metros. Las risas de los niños en el mas adelante en el camino les impedían preocuparse. Esta vez fue Tsuyoku la que inició la conversación.

Tsuyoku- Al final… Volverán las 7 aldeas, ¿no es así? No quedaban suficientes supervivientes para recuperarlas todas…

Aika asintió.

Aika- Así es. Por eso mi trabajo como Kage terminó. Desde la censura… No me he sentido cómoda. Comprendo que no quieran recordar nada de lo que “él” hizo, pero intentar borrarle de la historia… Para bien o para mal, no creo que sea lo adecuado, Tsuyoku…

Tsuyoku asintió.

Tsuyoku- Te entiendo. Quieren borrar cuanto mal hizo al mundo, pero no pueden borrar su recuerdo de nuestras mentes. Comprendo que quieren proteger nuestro futuro, pero… -Miró intranquila la curva tras la cual se oía a los pequeños jugar.- “Él” aun sigue ahí.

El rostro de Aika se ensombreció.

Aika- Así es. Eso es lo que dijo a Tao. Shikama…”Él” no parecía preocupado cuando fue absorbido en la luz. Su risa… Es algo que no podré olvidar mientras viva.- La joven había cerrado los ojos, mientras respiraba profundamente.- ¿Qué fue de aquella otra espada, la del amigo de Tao? Juraría que él también desapareció, pero Tao-Rod jamás me contó nada sobre ello.

Tsuyoku volvió a negar con la cabeza.

Tsuyoku- Tao insistió en que debía esconderla, pero jamás me dijo por qué. Un día, desapareció sin más con ella, y al volver no la llevaba. Por aquel entonces el ya estaba…

La chica dejó de hablar, notó como un pequeño nudo en la garganta le oprimía. La mano de la otra joven se posó sobre su hombro.

Aika- Su enfermedad era algo que nadie podía prever. Su conexión con Suroku era demasiado nociva para él, y durante aquel día… Nunca volvió a ser el mismo. Su cuerpo y alma sufrieron más traumas de los que un humano debería soportar. Aguantó un año por ti, y por ver nacer a su hija.

Tras la última curva, tras un gran roble, una gran explanada llena de lapidas se levantaba. Era el cementerio conmemorativo de la guerra. Su existencia era un secreto a voces. Con la censura, aquel lugar sería olvidado en unos años, pero serviría como memento de aquellos que perdieron sus vidas.

A unos 50 metros unos de otros, Mimiko y los mellizos estaban parados frente a sendas tumbas.

Aika- Bueno, nos vemos dentro de unos minutos. Vamos a hacerle la ofrenda a ShikaII.

La joven se fue con sus hijos, arrodillándose frente a la tumba, junto a sus hijos. Entre los tres, rezaron una plegaria por la persona allí conmemorada.

Tsuyoku se arrodilló junto a su hija. La rosa amarilla ya descansaba frente a la lapida. Con sumo cuidado, Tsuyoku fue sacando una a una las rosas negras y blancas, creando un curioso dibujo. Tras terminar, ambas quedaron en silencio. Al minuto, la niña preguntó.

Mimiko- Mami… ¿Por qué papi se murió tan pronto?

De los ojos de Tsuyoku brotaban lágrimas, a pesar de la sonrisa que mostraba a su hija. Su voz brotó casi quebrada, mientras intentaba mantener la compostura.

Tsuyoku- Porque papa… Era un héroe, que nos consiguió un final feliz…- Su voz se quebró del todo, mientras apoyaba su cabeza contra la tumba.- Que comprenderás cuando seas mayor.

La chica se pasó varios minutos junto a su hija, quien la abrazaba, acompañando en el llanto a su madre, sin llegar a comprender por qué. Cuando el tiempo de las lágrimas se acabó, madre he hija volvieron al camino. Allí, Aika y los mellizos esperaban.

Aika- El futuro es brillante. No dejemos que el pasado nos quite la esperanza de una vida llena de luz. Por eso murieron ellos, y por eso mismo lo hubiéramos hecho nosotras.

Tsuyoku, con su hija en brazos, asintió. Dejó a la pequeña en el suelo, junto a los dos hermanos. Los 5 emprendieron el camino hacia el atardecer, de vuelta a casa.

A un futuro esperanzador.
(Si la musica no ha terminado parala aquí)





La más espesa oscuridad estaba arremolinada. Su figura estaba en el centro de las sombras, en el unico sitio donde alguna luz aun llegaba.

...

Shikamaru—Vaya, olvidarme... Eso es bastante duro... ¡Pero si yo no les he hecho nada! Jaja



Shikamaru- Nuestra... parece que alguien no entiende que estamos en un limbo gracias al ángel y a la balanza... Aunque podría romper el sello si así quisiera…



Shikamaru- En parte tienes razón y en parte sigues siendo un idiota... ¿Cuando te permití que me llamaras Nara?



Shikamaru- Destino bla, bla, bla…, Reino bla, bla, bla... Mira quien habla, señor pedacitos... Una mancha te arruino tu plan... Por cierto, ¿cuanto dices que tardaras?



Shikamaru-..Si tuviera a Yamato seria en extremo facil... Pero que va... Que dices ¿trato hecho? Mi querido "amigo"… Tú me das lo que yo quiero y yo te doy algo parecido…



Shikamaru- 100 años pues… No importa. Tengo tiempo de sobra. Hahaha… Jajajajajaja….MUAJAJAJahahajahaAHAhahahajAhjahjahajHaa!

La oscura risa se perdió entre las sombras…








¿FIN?





Continuará en: Naruto Historias. Solo tú puedes ayudar a seguir la historia.



Nota del autor: Fue un placer hacer un trabajo que les haya gustado, aunque me
quito bastante de mi tiempo. Afortunadamente... Conseguí a alguien tan loco
como yo para terminarlo mis mas estimados saludos... =w0


Fdo: Shika


Nota del transcriptor/infiltrado: Creo que ya puedo quitarme las cadenas…
*Ruido metálico de cadenas al chocar contra el suelo* Al fin podré

_________________



Ficha De Kazejin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://narutohistoria.foroactivo.mx
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: "NH Gaiden"   

Volver arriba Ir abajo
 
"NH Gaiden"
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Naruto Historia :: Off topic :: Fan zone-
Cambiar a: